jueves, 31 de diciembre de 2009

YA ERA HORA

Me refiero a la reacción que se está empezando a producir en este país contra la tiranía feminista que se ha instaurado en los últimos años, por obra del iluminado de mirada limpia y soñadora.

Ya era hora de que alguien empezase a hablar públicamente contra toda la la porquería feminista que el deleznable gobierno que tenemos ha introducido en este país, que se atreviese a romper el tabú, la capa plúmbea de la censura políticamente correcta, que han conseguido imponer estas dementes que odian a los hombres, ayudadas en ello con entusiasmo por los tontos útiles, que las feministas utilizan en su guerra contra el enemigo de clase.

Quien siga este tema con atención se habrá percatado de que son muchas las personas que han empezado a reaccionar, a levantar la voz, cada vez con mayor determinación e incluso rabia -totalmente justificada-, a criticar los despropósitos y las injusticias del feminismo, especialmente la infame y aberrante Ley de Violencia de Género. Han empezado a aparecer en los medios opiniones que durante los años anteriores eran casi invisibles, porque censuradas y sobre todo auto-censuradas por parte de quien ocupa posiciones públicas, por culpa del amedrentamiento general, el chantaje moral que es una de las armas preferidas del feminismo -y en general del progresismo- para cerrar la boca a sus adversarios.

Durante este mes de Diciembre hemos asistido a la valiente toma de posición del juez Serrano, que con dos cojones grandes como una casa ha denunciado la citada ley, el escándalo de las denuncias falsas por malos tratos y ha hablado de dictadura feminista. Pero no tiene sólo cojones, es un juez como la copa de un pino que tiene inteligencia, una honorable carrera a sus espaldas y la estima de sus colegas. He aquí el enlace de su denuncia inicial


El tema ha seguido dando de que hablar durante estos días y quien lo desee puede seguir los artículos que han aparecido en los medios. Lo que llama la atención es que se ha empezado a hablar de ello, índice de que bastante gente ya empieza a estar realmente harta. Otro enlace a un artículo que habría sido difícil de encontrar en un periódico hasta hace poco


Estas verdades hace mucho que se pueden leer en la red; existen muchas voces libres que  desde hace años  están denunciando la situación que vivimos. En particular, desde su nacimiento este blog se ha ocupado del tema, hasta el punto de haber tenido que dedicarle la mayor parte de las entradas. No por una obsesión personal. No por gusto; hay muchos otros temas que merecen la pena. Y tampoco porque quien escribe haya sufrido en primera persona  los atropellos de la justicia feminista. Simplemente porque esta cuestión es actualmente LA cuestión social en las sociedades occidentales, porque hay que ser un borrego ciego y estúpido para no ver la guerra sin cuartel que se está librando contra el hombre y la masculinidad, la dictadura que el feminismo está imponiendo por todas partes.

Aunque uno quisiera mirar para otro lado, dedicándose exclusivamente a sus propios asuntos y escondiendo la cabeza en la arena -elección te todos modos discutible y poco viril donde las haya- no podría hacerlo, porque las hijas de puta vendrían a sacarle la cabeza de la arena para ponerle delante un manifiesto contra la violencia machista. O se encontraría con que a sus hijas les han lavado el cerebro para que odien a su padre y le consideren un opresor. No podríamos ignorar al enemigo aunque quisiéramos porque se mete en nuestra casa, en nuestra alcoba, en nuestros afectos.

Volviendo a la denuncia del juez Serrano, ni que decir tiene que inmediatamente se le ha echado encima la jauría rabiosa del feminismo militante, pidiendo sanciones contra el juez por decir la verdad. Desde su punto de vista esta actitud es muy comprensible, ya que la verdad es la mayor amenaza para el castillo de mentira y manipulación que han construido, y del que viven: el negocio de la violencia machista. Y por supuesto les molesta y les llena de cólera, con típica intolerancia progre, que se discutan los dogmas que han pretendido imponernos a todos, y que para ellos deben ser verdades reveladas. Pero el linchamiento no parece que les esté saliendo muy bien porque hay, y muchas, muestras de apoyo al juez Serrano, que  no ha hecho más que decir en voz alta lo que muchos pensaban y no se atrevían a decir.

En esta especie de debate, el diario El País se ha distinguido una vez más por su sectarismo y ha demostrado -si es que hacía falta- ser el periódico oficial del feminismo, con artículos bochornosos y demenciales como el siguiente:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Maltratadas/sospecha/elpepisoc/20091228elpepisoc_5/Tes

Además de insultar la inteligencia del lector diciendo que se ha demolido el "mito" de las denuncias falsas, se pretende que las víctimas de la violencia psicológica sean las mujeres, que sean ellas las que soportan situaciones intolerables a manos de sus compañeros.

Vale la pena considerar brevemente esto. El feminismo, en su grosera manipulación de la realidad, ha presentado siempre a los hombres como eternos maltratadores que abusan de su fuerza física, y a las mujeres como eternas víctimas del hombre, como seres inocentes y angelicales, ignorando totalmente la maldad y las sombras que residen en ellas como en los hombres. Ignorando el hecho -que todos conocemos y las víboras feministas mejor que nadie siendo lo que son- que cuando la mujer se pone realmente borde es mucho más hija de puta que el hombre. Y por tanto, si la expresión maltrato psicológico debe tener un significado, la mujer está en posición privilegiada para cometerlo, mucho más que el hombre, quien a menudo sólo sabe recurrir a la fuerza física. Con mayor razón en una sociedad como la actual, en que las leyes dan siempre la razón a la mujer y ponen en sus manos instrumentos que parecen pensados para someter al hombre a un chantaje permanente. Por todo ellos, si fuera posible definir y demostrar objetivamente el maltrato psicológico,  sería el hombre la víctima principal.

Pero naturalmente es algo indemostrable, perteneciendo a la esfera de los sentimientos íntimos y a la vida privada. En la cual nadie debería tener derecho a entrar, mucho menos los jueces y la constelación de psicólogos, asistentes y abogados al servicio del feminismo, que entran en la vida de  personas y familias como una piara de cerdos en una tienda de porcelana, y cuando se marchan la dejan destrozada.

Y es que los cerdos, después de haber comido en los cubos de la basura y haber defecado por todas partes, siguen buscando comida y modos de satisfacer su instinto marranesco en cualquier lugar al que puedan acceder.

Metidos en la cárcel los maltratadores y asesinos reales, para las feministas eso no es todavía suficiente: necesitan más, como ciertos dioses antiguos que necesitaban cada vez más sangre. Y así nos encontramos con que los roces y discusiones que hay en una pareja, las putadas grandes y pequeñas -que no somos santos ni unos ni otras- se convierten en maltrato psicológico, donde por supuesto es el hombre el maltratador. Todo con el objeto de mantener e intensificar la guerra contra el hombre. Un ejemplo sacado del repugnante artículo: la violencia patrimonial, cuando el hombre no permite el acceso de la mujer  a su cuenta bancaria (la del hombre).

Sobran los comentarios ante semejante basura.

Pido disculpas por la excesiva extensión de esta entrada, pero no quiero terminar sin ocuparme de las vomitivas declaraciones sobre este tema de dos personajes que ya conocemos en el blog, puesto que están en primera línea en la campaña contra el hombre, y que no han desperdiciado tampoco esta ocasión para seguir lavando el cerebro a la gente y falsificando la realidad. Se trata de la Presidenta del Observatorio para la Violencia de Género y el Delegado del Gobierno para la Violencia de Género.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/25/espana/1261765714.html

No tienen pérdida las declaraciones del amigo Lorente Acosta. Su vocabulario se enriquece con la expresión contrarreacción posmachista, que significa atreverse a criticar los cada vez más intolerables abusos del feminismo. Criticar la infame discriminación positiva que regala privilegios a la mujer y penaliza al hombre por serlo, ridiculizar el lenguaje no sexista o sea el lenguaje políticamente correcto  que nos quieren imponer, santificar (?) el síndrome de alienación parental,  es decir reconocer los daños que crea en los niños el que un progenitor les lave el cerebro contra el otro. Entre paréntesis, esta infamia en la inmensa mayoría de casos la cometen las mujeres; si fuese al contrario ni que decir tiene que el señor Lorente Acosta sería el primero en santificarlo.

Yo recomiendo leer en profundidad lo que escribe este personaje porque la nueva forma de ser hombre que promueve es la total rendición del hombre ante la mujer, el punto de vista de los enemigos de la masculinidad, la renuncia del hombre a sí mismo. Nos indica el camino a evitar.

Pasemos a las declaraciones de Inmaculada Montalbán:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/29/espana/1262078669.html

Esta señora nos tiene acostumbrados al peor cinismo y  manipulación, sin que se le caiga la cara de vergüenza, y no se desmiente tapoco esta vez. Ya la frase "La sociedad puede estar tranquila y confiada"   basta para desenmascarar su mala fe, negando la realidad de las denuncias falsas cuando sabe perfectamente que la ley las fomenta. Pero la catadura del personaje se revela claramente cuando intenta convencernos de que el blanco es negro, citando un estudio del CGPJ en el cual del estudio de 503 sentencias firmes se concluye que sólo en una había motivos para pensar que la denuncia era falsa.

Primero, este porcentaje soviético -o búlgaro, o cubano- de errores no me lo creo, estoy seguro de que es mentira; el estudio apesta a manipulación por parte de sus colegas feministas, que no habrán tenido dificultad para hacerlo, infiltradas como ella en el CGPJ. Es muy fácil seleccionar los casos estudiados para obtener el resultado que uno quiere. Y si algún hombre se ha atrevido a protestar, la acusación de estar a favor de los maltratadores le habrá reducido al silencio. Es una opinión personal pero, repito, apesta a falso más que una moneda de tres euros.

Segundo, y esto ya no es una opinión, admitiendo que el porcentaje búlgaro fuese correcto, se habla de sentencias firmes, no de denuncias. La señora naturalmente no habla de denuncias porque sabe perfectamente que el hombre es castigado ya por el mero hecho de que se ponga una denuncia: antes de que se averigüe si está fundada o no puede ir a la cárcel, ser alejado de su casa y separado de su mujer e hijos, porque en este tema la presunción de inocencia no vale. Y aunque luego no se le condene, el castigo ya lo ha sufrido, y pueden pasar meses o años antes de volver a la normalidad si es que lo consigue. Si la denuncia falsa ha sido puesta como arma contra él en un proceso de separación o divorcio, el daño puede ser permanente y su vida muy difícil de rehacer. Todo ello porque la Ley castiga preventivamente al hombre y la mujer sabe que no tiene que temer prácticamente nada por haber acusado falsamente. Por todo ello, es evidente la mala fe, la intención falsificadora y manipuladora dque se esconde detrás del estudio citado y en las palabras de la Montalbán.

Sin nada más que añadir, termino con un enhorabuena de corazón al juez Serrano y a todos los demás hombres que se mantienen de pie y luchan contra el cáncer feminista.

Un fuerte abrazo a todos los blogueros amigos. El Oso os desea a todos un Feliz Año Nuevo

miércoles, 9 de diciembre de 2009

LA FEMINISTA, LAS PUTAS Y EL CALENTAMIENTO GLOBAL

Hoy vamos ocuparnos de una cuestión bastante jocosa, al margen de esa inútil cumbre del clima que se está celebrando en Dinamarca. Naturalmente me refiero a la noticia siguiente, que tiene bastante miga:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/09/ciencia/1260345390.html

Ya esta cumbre empezó con un slogan que debe ser uno de los más estúpidos jamás inventados: "Cuando la gente lidera, los líderes siguen". Demagogia barata que habrá salido de algún bromista con un retorcido sentido del humor. Porque en efecto esta frase, vista desde otro ángulo, es hasta verdad: si por "gente" entendemos quien maneja el poder financiero internacional, la casta de los banqueros cosmopolitas, y por "líderes" la clase política, todo cae en su sitio limpiamente. Quien haya pensado la frasecita y su "gente" deben estar doblándose de la risa.

Pero no es este el tema de hoy, sino las putas y su efecto en el calentamiento global del planeta; no creía que los escandinavos tuvieran aptitud para transformar todo en esperpento y farsa, habilidad poseída en sumo grado por los italianos. En efecto parece una comedia italiana: la alcaldesa feminista que distribuye panfletos animando a no ir de putas porque es más "sostenible" (!!!), el sindicato de putas que se lo toma a mal y ofrece servicios gratis...

Lo de las feministas es ya de risa: no es la primera vez que nos echan la culpa a los hombres del cambio climático, naturalmente presentando a las mujeres como sus víctimas, pero que uno contribuya al calentamiento global por ir de putas no se me había ocurrido.

Porque lo que uno pensaría es justo lo contrario: un sano revolcón es la actividad más ecológica y amiga del medio ambiente que exista. Actividad que no consume combustibles fósiles ni electricidad, no necesita una base industrial, produce exclusivamente residuos biodegradables, no requiere la tala de bosques...justo lo contrario de imprimir estúpidos panfletos feministas que habrán requerido la tala de bastantes árboles. Mucho más ecológicamente sostenible, además, ir de putas que trabajarse el tema de la otra manera: ¿Alguien ha calculado el impacto ambiental de los regalos, las cenas (a base de carnes y pescados, némesis del medio ambiente) la gasolina empleada en los desplazamientos, las flores cortadas (miles de hectáreas de cultivos donde podría haber naturaleza virgen)? ¿Las montañas destripadas para arrancar oro y piedras preciosas? No hay color. El impacto ambiental derivado de la satisfacción de los caprichos femeninos es devastante. Una cumbre del clima digna de tal nombre debería proponer la reconversión de todos los centros comerciales en puticlubs.

En fin, por donde se mire la cuestión, las feministas no se desmienten nunca en su odio hacia el sexo. Porque esta es la verdadera cuestión, la razón profunda de su empeño en erradicar la prostitución, independientemente de los pretextos con que quieren ocultar su obsesión, y sin que les importe mínimamente la opinión de las mujeres a las que quieren "salvar". Por la misma razón querrían abolir los concursos de belleza, y en general les molesta la exposición del cuerpo femenino. En el fondo les gustaría eliminar toda relación sexual entre hombres y mujeres; según las más exaltadas figuras del feminismo todo coito es una violación. Y desde luego han conseguido avinagrar y envenenar la relación entre hombres y mujeres en todo Occidente, en particular en nuestro país, como demasiado bien sabemos.

Un saludo del Oso a todas las putas de Dinamarca y del resto del mundo. Recurso imprescindible en la lucha por el medio ambiente.

domingo, 29 de noviembre de 2009

PRESUNTO CULPABLE

Con un cierto retraso voy a hablar del caso de Diego, el chaval de Tenerife que fue detenido el martes pasado, acusado de matar y violar a la hija de su compañera, que tenía tres años. En el centro de salud donde Diego llevó a la niña encontraron "evidencia" de lesiones genitales y quemaduras. Naturalmente los medios de comunicación se le echaron encima, dando por demostrada su culpabilidad, y con ellos toda la opinión pública de este país de borregos; por supuesto las feministas no perdieron la ocasión de obsequiarnos con una sesión de propaganda antimasculina y vomitar su odio hacia el hombre.

Ha sido liberado ayer, porque ha resultado ser inocente.La niña se cayó de un columpio y las lesiones consecuentes fueron la causa de la muerte. ¿Las lesiones genitales y anales? Inexistentes. ¿Las quemaduras? unas manchitas rojas que probablemente tengan origen alérgico. La noticia se puede consultar en este enlace:



Entonces ¿Por qué Diego fue acusado de un crimen tan atroz y linchado en los medios? La respuesta es evidente.

Porque es hombre. Así de sencillo.

Porque en este país el feminismo ha conseguido crear un clima de odio contra los hombres, alimentado por los medios, todos los medios, que colaboran con entusiasmo en criminalizar al hombre por ser tal, en resaltar la maldad de los hombres y esconder la de las mujeres, en lavar el cerebro a la gente. Hemos tenido una muestra clara durante toda la semana pasada con la vomitiva campaña televisiva sobre la "violencia machista" y la "igualdad".

Porque para el hombre no vale la presunción de inocencia. Si un hombre lleva a un hospital una mujer o una niña, ya se le mira como presunto maltratador y violador. Hay gente que está deseando echarle la culpa de algo sólo porque es hombre. ¿De dónde salieron las presuntas lesiones genitales de la niña? ¿De dónde salieron las quemaduras que no eran tales? ¿De dónde salieron los médicos que visitaron a la niña? Probablemente de algún seminario sobre violencia machista, pagado por todos nosotros e  impartido por imbéciles domesticados y perturbadas mentales que se corren de gusto cada vez que un hombre es enviado a la cárcel.

Este es el resultado de años de propaganda machacona y adoctrinamiento feminista. Las víboras han conseguido que cale en la sociedad la presunción de culpabilidad para el hombre. Han conseguido que un hombre ya no pueda llevar tranquilamente al hospital a su hija o a su compañera, sin que sea sospechado de haber cometido violencia. Es peor que en una novela de Kafka. La sociedad en que vivimos se está convirtiendo en irrespirable para los hombres, cada día un poco más.

Hombres que no pueden dar un paso en falso porque saben que no se les va a perdonar nada, mientras a las mujeres se les perdona todo. Porque sabe que hay por todas partes manadas de hienas dispuestas a saltarle al cuello a la menor ocasión que se les presente. Tanto si ha hecho algo mal como si no. Hienas que imponen su chaladura en el gobierno, que escriben las leyes, que aplican la "Justicia".

¿Servirá para algo este episodio? ¿Los españoles reflexionarán y abrirán los ojos?

Pues lo dudo mucho. Se me perdonará el sarcasmo, pero leyendo artículos y comentarios en Internet parece que a periodistas y lectores, de un día para otro, les ha dado un ataque de cordura: que si perdón por haber condenado sin pruebas al chico, por haber deseado su muerte, que si hace falta más ética profesional en el periodismo. Que si los periodistas deben fiarse del informe de los médicos, que si los médicos deben denunciar cualquier sospecha de abuso.

Mierda. Todos estos mea culpa, penosos actos de contrición, justificaciones y palabras vacías no son más que mierda.

Porque si uno es un borrego que se traga toda la basura que le propinan los medios de comunicación, si alcanzada una cierta edad no ha entendido todavía que son propaganda y no información, probablemente no lo entenderá jamás. Seguirá siendo un borrego hasta que haga un esfuerzo de voluntad.  No es ni siquiera una cuestión de inteligencia; es una cuestión de voluntad. Quien no está dispuesto a hacer este esfuerzo, quien no quiere ver la realidad, no la verá nunca.

Porque los periodistas y los medios en general han sido el instrumento principal en la creación del clima de odio contra el hombre. Ellos han seguido dócilmente el diktat feminista, con escasas distinciones de color político. Ninguno ha tenido el valor de enfrentarse a las injusticias feministas; no sólo, sino que  han colaborado plenamente. Al unísono, siguiendo las directrices de quienes los controlan. Porque, entre paréntesis, la independencia y objetividad del periodismo en general no son más un cuento de hadas. La fingida autocrítica por su parte, cuando la hay, no vale ni para papel higiénico.

Si este episodio ha de servir para algo, es para ayudar a alguien a abrir los ojos, a pasar del estadio de borrego al de hombre. Aunque sólo sea un puñado de personas. O una sola.

Lo cual es también el fin que modestamente persigue este blog. Con menos diligencia de la que sería oportuna, como algún bloguero amigo me ha recordado con un amable tirón de orejas.

Saludos del Oso.

sábado, 31 de octubre de 2009

TOROS


Hoy vamos a hablar de un tema que hasta ahora no había tocado, y es que me ha llamado la atención una reseña de un libro que acaba de salir y que voy a procurarme inmediatamente: "Filosofía de las corridas de toros" de un autor llamado Francis Wolff


http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/27/cronicasdesdeeuropa/1256656631.html

No sorprenderá nadie que el autor de este blog sea aficionado a la tauromaquia, aunque no frecuenta los ruedos tan asiduamente como le gustaría. Pero ciertamente está entre los defensores acérrimos de la fiesta.

No sé si existen libros parecidos de autores españoles (aunque Sánchez Dragó en un libro reciente dedica muchas páginas al tema) pero lo interesante es que se trata de una defensa de los toros desde un punto de vista externo a nuestro país, un libro que reflexiona sobre los valores y el significado de esta hermosa fiesta desde una perspectiva más amplia, casi diría universal aunque expresada con un lenguaje filosófico europeo. Y por lo poco que el artículo deja adivinar del contenido del libro, el autor ha conseguido una rara profundidad, y ha conseguido también resaltar el porqué del rechazo de la sociedad moderna, de las corrientes de pensamiento que la dominan, hacia esta fiesta, en resumen porqué los toros son tan políticamente incorrectos.


El tipo de sociedad que se está imponiendo en Occidente los rechaza como rechaza todo lo que es intenso y profundo, como rechaza la idea de la muerte y por tanto rechaza la vida, la creatividad y el pensamiento, para sustituir todo con una mediocre melaza políticamente correcta, sentimientos prefabricados, sistemas de medición matemática de la felicidad y el bienestar; en resumen, mediocridad a todos los niveles. La fiesta de los toros es un insulto, un desafío abierto a esta concepción del mundo, como lo es cualquier fiesta verdadera, en la cual existe siempre de una manera u otra, explícitamente o no, una conexión con aspectos oscuros de la vida, con el riesgo, la sangre o la muerte.


Es inútil repetir aquí las bellas frases del autor, invito a visitar ante todo el enlace y a comprar el libro, porque en mi opinión lo merece. También dedica alguna estocada a los animalistas haciendo notar el sentimentalismo  ("Vemos los animales como creaturas de Disney") que hay detrás de su ideología. Y también esta consideración es plenamente válida. La relación entre el animalismo y la ecología es la misma que hay entre las películas de Walt Disney y los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente. Seguramente las películas de Disney son entretenidas para los niños pero desde luego inadecuadas para formarse una concepción de la naturaleza en general, del mundo animal y del ser humano.

lunes, 26 de octubre de 2009

CIENCIA BASURA Y MALTRATO

Hoy vamos a hablar brevemente de otro ejemplo de ciencia basura al servicio del feminismo y de su criminalización del hombre. Naturalmente el tema tiene que ver con la violencia machista con  la que nos lavan el cerebro un día sí y el otro también.

Se trata de estudio de la Universidad de Alicante, que en esencia dice que la información sobre violencia de género en los medios de comunicación disminuye el número de agresiones. El enlace es


De este estudio conozco sólo lo que dice el artículo, pero es suficiente para verle el plumero y su carácter instrumental; pues lo que se pretende es intensificar aún más la campaña de propaganda machacona sobre la violencia machista que sufrimos, alegando que ayuda a disminuir las agresiones. A la directora del estudio le parece que debería "darse mayor visibilidad a las asociaciones de mujeres", "llevar a cabo más campañas preventivas", ir más allá de la noticia y recordar en cada ocasión los teléfonos contra el maltrato...ante tanta desvergüenza no sabemos si reír o llorar; a esta señora no le parece suficiente la avalancha de propaganda diaria que nos obligan a soportar y quiere aún más. Pues no sé cómo van a hablar más del tema, ya directamente que dediquen todo el tiempo de los telediarios a la violencia machista, a las campañas preventivas y a las asociaciones de mujeres. Estamos a un paso de ello.

También le molesta mucho que a veces se dé una información sesgada, queriendo decir (aunque parezca increíble) sesgada contra la mujer. Ya esta frase, por sí sola, permite comprender la falta de honestidad intelectual y de respeto a la verdad de esta señora, y por tanto la clase de bazofia manipulada y mentirosa que puede ser cualquier estudio científico dirigido por ella. Pero naturalmente no se puede esperar nada más cuando la meritocracia, la preparación y el rigor son sustituidos por la discriminación positiva y el sectarismo feminista. Si tenemos varias ministras semianalfabetas, incompetentes y más brutas que el cemento, que han llegado a ministras sólo por ser mujeres, qué podemos esperar en el resto de la sociedad...

Volviendo a la informacion "sesgada", se indigna cuando a veces se filtra la consideración que la víctima también puede tener su parte de culpa y dice que "no se puede permitir" esta consideración. Pero sospecho que cuando una mujer mata a un hombre, esta "estudiosa" justifica la violencia: él se lo tenía merecido porque la maltrataba. Por tanto lo que debemos entender por información no sesgada está bastante claro: el hombre siempre es culpable y la mujer siempre es inocente.

La "estudiosa" no parece tampoco escandalizada de que no se hable jamás del incremento de suicidios masculinos tras la aprobación de la injusta Ley de Violencia de Género. Eso también debe ser información no sesgada. Pero ya sabemos que según las feministas las denuncias falsas no existen, las mujeres son  buenas por naturaleza y tienen siempre razón, que los hombres se suicidan porque son débiles y están impreparados para las asperezas de la vida.

La primera tarea de un hombre libre es limpiar su cabeza de toda esta mierda, estas mentiras y esta propaganda, abrir los ojos y abrírselos a los demás. Ya mucha gente empieza a comprender lo que está pasando y a distinguir el verdadero rostro del monstruo feminista.

viernes, 23 de octubre de 2009

LA GORDA Y LOS ASISTENTES SOCIALES

Una curiosa noticia que viene de Inglaterra: los servicios sociales retiran la custodia de un recién nacido a sus padres porque temen que se convierta en un obeso. Temor justificado: les han quitado ya la custodia de otros dos -gravemente obesos- y tienen otros dos niños con el mismo problema. Como su madre, gorda con avaricia. La noticia se puede encontrar aquí:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/21/internacional/1256153747.html

Aunque en este caso parece clara una dejadez y falta de preocupación de los padres por la salud de sus hijos, diré enseguida que me parece una monstruosidad separar a un niño de su familia natural por este motivo.

La medida drástica de quitar la patria potestad a unos padres debería estar reservada exclusivamente para graves casos de abuso, violencia, maltrato. Nada de ello hay aquí aunque la situación de obesidad extrema en los otros niños objetivamente entrañe un riesgo para la salud, aunque los padres sean inconscientes y negligentes. Son dos tipos de situaciones distintas, y el Estado -aunque deba intervenir en estos casos por motivos de salud pública- debería arrogarse el derecho de romper una familia sólo en las situaciones arriba mencionadas. Dicho de otro modo, debería poner un límite a su intervencionismo, aunque tenga la mejor intención.

Y sin embargo lo que estamos viendo es justamente lo contrario. Un Estado, unos servicios sociales, un enjambre de expertos que no reconocen ningún límite a su misión de cuidar de nosotros. En este caso como en otros, ello puede parecer justificado, pero hace mucho se dijo eso de que el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones. Si reflexionamos sólo un poco es evidente la deriva totalitaria que esta actitud implica, en un futuro que ya está aquí. ¿Dónde se detendrá el celo de estos misionarios del moralismo salutista? Recuerdo un caso en Italia (distinto pero pertinente aquí) hace varios años, en el cual el estado secuestró a un niño y lo separó de sus padres porque tenían un nivel cultural muy bajo. Probablemente eran casi analfabetos, pero sólo un perturbado mental puede quitarle un hijo a sus padres por un motivo así. Recuerdo a los padres en un servicio del telediario, que no parecían comprender ni siquiera lo que les estaba pasando, el motivo por el que sufrían un tal atropello. Ignoro cómo terminó el asunto, pero el problema general es claro.

¿Cuál será el próximo paso? ¿Quitar los hijos a los padres por no ser éstos políticamente correctos, lo que en definitiva significa estar contra la ideología dominante en la sociedad? ¿Porque son racistas, homófobos, o cualquier otro epíteto que las mentes embotadas represente el mal absoluto? ¿Porque fuman o tienen el colesterol alto? Una vez superados ciertos límites cualquier abuso es posible.

Una observación final. Una sociedad que quita los hijos a sus padres porque están gordos pero permite que parejas homosexuales los adopten está totalmente enferma y en proceso avanzado de degeneración.

EL JUEZ HOMÓFOBO

Después de un período de inactividad, el Oso Solitario vuelve a merodear por Internet.

El juez homófobo. Así era calificado el juez Ferrín Calamita en el título de un artículo, en El País esta mañana. Ahora han cambiado el título y utilizan simplemente su nombre, pero naturalmente en el texto siguen acusándolo de homofobia, la palabra con la cual los mentecatos políticamente correctos descalifican cualquier opinión sobre homosexualidad que no les guste, cualquier punto de vista que no esté totalmente alineado a las ideas que nos quieren imponer, con una campaña machacona de propaganda y un continuo lavado de cerebro a través de la prensa, el cine, la televisión. Todo ello habla claramente de los inmensos recursos que las lobbies homosexuales tienen a disposición. Pero del tema hablaremos en otra ocasión porque da para mucho. El artículo es el siguiente:




El delito de este juez ha sido obstaculizar la adopción de una niña por un "matrimonio" de dos mujeres lesbianas; puesto que la aberrante ley española lo permite, como permite los aberrantes "matrimonios" homosexuales, el juez no teniendo base legal para impedirlo, ha puesto trabas y dificultades hasta donde le ha sido humanamente posible para intentar evitar esta monstruosidad. Pensando en el bien de la niña, en su derecho a tener un padre y una madre, y poniéndo este derecho de la niña por delante del capricho de dos lesbianas de tener una hija, cosa que pueden hacer sólo de forma artificial.

El juez Calamita quizás haya incumplido la ley y desde un punto de vista legal haya prevaricado -no estoy en condiciones de emitir una opinión- pero lo que para el vomitivo artículo de El País es una culpa gravísima, para quien escribe es un enorme mérito. Si lo que ha hecho es irregular o ilegal,  en este caso la admiración que debemos sentir por este juez se redobla, porque podía haberse lavado las manos tranquilamente; y sin embargo ha decidido arriesgar su carrera intentando obstaculizar la aplicación de una ley odiosa. Comprometiéndose personalmente porque siendo juez conoce perfectamente las consecuencias negativas que puede tener su rebelión, y a pesar de ello ha luchado hasta donde ha podido. Quien escribe querría tener algún día el valor y la capacidad de sacrificio de este señor.

De parte del Oso Solitario la más completa solidaridad al juez Ferrín Calamita.

sábado, 8 de agosto de 2009

ALMODÓVAR MAESTRO DE VIDA


Bueno, parece que el buen Almodóvar, además de hacer porquerías subvencionadas por motivos ideológicos que nos venden como obras maestras del cine, nos da lecciones de vida. Recientemente ha criticado al Papa por la posición católica respecto a la familia, específicamente por no reconocer los nuevos “modelos familiares” de maricones, tortilleras, madres solteras y –palabras suyas- “travestís, transexuales, hermanas que padecen sida (?), padres separados”…sus declaraciones aquí


No soy aficionado en exceso al Papa o a la Iglesia, pero en este tema debo darle toda la razón. Que este individuo (Almodóvar) se permita decir que el Papa debería salir del Vaticano y ver cómo vive la gente, que pretenda que la auténtica realidad humana sea la que presenta en sus películas, es grotesco.

La familia está basada en la polaridad de lo masculino y lo femenino, como toda sexualidad normal. Esto es de cajón, hombres y mujeres lo han sabido desde siempre; nuestros mismos cuerpos y mentes nos hablan claramente: no se trata de ninguna construcción cultural como pretende la ridícula ideología de género, y menos aún imposición religiosa. Simplemente es un dato antropológico; también lo es –inútil negarlo- por otra parte la existencia de la homosexualidad, y en general las desviaciones sexuales, los casos de imperfecta o confusa sexuación, hermafroditismo, etc…que han existido probablemente desde los albores de la humanidad; pero nunca, ni siquiera en épocas y sociedades ajenas al ámbito cristiano (bestia negra de los progres) y donde la homosexualidad era aceptada sin gran escándalo, se han pretendido imponer estos comportamientos como normalidad. Al contrario, ha estado siempre presente la conciencia de que se trata de desviaciones, por mucho que fueran aceptadas y practicadas. Mucho menos aún se ha pretendido defender modelos alternativos de familia, en detrimento de la familia normal basada en el hombre y la mujer.

Sólo en una época totalmente degenerada como la nuestra se puede pretender lavar el cerebro así a la gente, convencerla de que deben tener la misma dignidad las relaciones normales y las realidades desquiciadas y anormales que nos presenta Almodóvar en su cine de régimen. Porque es un cine de propaganda del régimen progre, cuyo objetivo es indoctrinar a la gente y volver el mundo cabeza abajo. Convencernos de que la auténtica verdad humana es lo que este señor nos presenta en los bodrios que hace.

DENUNCIAS POR MALTRATO


Volvemos a ocuparnos de este tema. Casi merecería la pena abrir un blog dedicado. Pero vayamos al grano. Se trata de la última idea que han parido las feministas para aumentar el número de denuncias por maltrato: someter a todas las mujeres que acudan a una consulta médica –por cualquier motivo- a un cuestionario para detectar una situación de maltrato no denunciada o potencial. Se puede ver la noticia en este enlace:

Evidentemente aquí se trata de considerar a cada mujer una víctima en potencia y a cada hombre un maltratador potencial; un avance más en la enfermiza campaña de las feministas para criminalizar al hombre. Porque el objeto de todo ello es fomentar las denuncias contra los hombres.

¿Que una mujer no ha pensado nunca en denunciar a su hombre? Pues se lo recordamos cuando va al médico, aunque sólo sea para tratar un resfriado, haya motivo o no para pensar que sufre maltrato. Esto evidentemente es empujar a la mujer a que denuncie, con razón o sin ella. Una vez las asistentes sociales y psicólogas feministas metan baza en la vida de esa mujer, ya se ocuparán ellas de convencerla de que sufre maltrato; o de que se lo invente, porque le ilustrarán las ventajas que tiene denunciar al hombre.

El objetivo de esta gente no es luchar contra una “emergencia social” totalmente inventada, sino que haya el mayor número posible de denuncias, hombres en la calle y familias destrozadas, porque viven de ello. Así de simple. Un sistema monstruoso que necesita un número cada vez mayor de víctimas, sacrificios humanos para seguir viviendo y prosperar.

Y quien crea exageradas mis afirmaciones que considere con atención dos de las preguntas mencionadas en el artículo, para ilustrar el ridículo e infame cuestionario:

¿Son las peleas frecuentes en el hogar?
A menudo: 2 puntos
¿Te ha dicho alguna vez que no eres suficientemente buena?
A Menudo: 2 puntos

Con cuatro puntos o más se considera que la mujer está en riesgo de sufrir violencia doméstica. Y estas son sólo dos preguntas de un cuestionario que seguramente comprende bastantes más y probablemente algunas aún mas demenciales …

¿Han entendido ustedes bien? Si han criticado a su mujer o si discuten con ella –aunque no le hayan puesto jamás la mano encima- su mujer será considerada a riesgo y usted un sospechoso de maltrato. La gentuza que se gana la vida destrozando familias meterá sus sucias narices y sus sucias mentes en su vida y hará lo posible para arruinarla.

Quien quiera abrir los ojos tiene la evidencia delante. Quien no lo desee que siga siendo toda su vida un borrego y un gilipollas domesticado que pide continuamente perdón por haber nacido hombre.

Basta ya con la infame tiranía feminista. Basta con la criminalización del hombre.
Saludos del Oso.

martes, 2 de junio de 2009

DENUNCIAS FALSAS

Aunque ya me he ocupado del tema de la violencia de género en otras entradas, y ahora lo hago con retraso respecto a varios blogs que han comentado la noticia, creo que el Oso debe decir algo sobre el caso del hombre que ha pasado once meses en prisión por culpa de las denuncias falsas de maltrato de su ex-mujer. No solamente ha pasado por la cárcel como un criminal sino que ha perdido la actividad comercial que tenía. En resumen, al hombre le han jodido la vida a base de bien y le costará trabajo volver a levantarse. La noticia por ejemplo está aquí:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/31/andalucia_sevilla/1243764411.html


¿Qué decir? En primer lugar lo que me parece evidente: que esto no es ni mucho menos un caso aislado sino simplemente el caso de un hombre que ha conseguido demostrar su inocencia, a diferencia de muchos otros que no han sido tan hábiles o afortunados. Es un principio elemental de justicia que sea el acusador quien deba demostrar la culpabilidad del acusado, pero para los hombres este principio no vale en la era de tiranía feminista que nos ha tocado vivir. Para quien ha escrito la Ley de Violencia de Género el hombre es culpable hasta que no se demuestre lo contrario.

Podemos expresarlo así: si en general las garantías jurídicas de lo que llamamos Estado de Derecho se basan en el principio de que es mejor un culpable libre que un inocente en la cárcel, para las feministas son mejor cien hombres inocentes en la cárcel que un culpable libre. Naturalmente cuando se trata de mujeres la proporción se invierte: mejor cien mujeres culpables libres que una inocente en la cárcel. Aunque ellas en definitiva lo que de verdad quieren -su sueño húmedo- es que ninguna mujer sea castigada y que todos los hombres lo sean. Esto y no otra cosa es el feminismo. En la práctica la legislación y la justicia feministas ponen al hombre totalmente en manos de la mujer. Si uno tiene mala suerte, está a la merced de una hija de puta o una chalada que puede arruinarle la vida con la colaboración de la "Justicia".

Volviendo al caso concreto que nos ocupa: heridas que la mujer se produjo sola, pruebas de que el hombre se encontraba en otros lugares cuando se produjeron las supuestas agresiones...pero todo ello por lo visto no ha impedido a nuestra "Justicia" enviarle a prisión y arruinarle su vida. Cabe preguntarse por qué a quien le envió a la cárcel en primer lugar se le permite seguir administrando "Justicia".

La Ley de Violencia de Género es basura, un puro destilado de odio feminista hacia el hombre que fomenta las denuncias falsas. Si en este caso la cosa ha salido a al luz porque, repito, el hombre ha conseguido demostrar su inocencia, ¿Cuántos inocentes habrá en prisión porque no han conseguido demostrar que son inocentes, víctimas de la infame ley pensada para perseguir al hombre? Nadie lo sabe pero está claro que son miles y miles...es un deber luchar contra estas leyes y contra esta tiranía feminista en que vivimos, contra las perturbadas mentales y contra los borregos y mentecatos que ven muy normal todo lo que está pasando.

No ha perdido ocasión para intervenir -cómo no- el nefasto delegado del gobierno para la violencia de género, Miguel Lorente Acosta, del que nos hemos tenido que ocupar varias veces en este blog, cada vez haciendo esfuerzos sobrehumanos para reprimir las arcadas -esta vez especialmente intensas- que nos producen sus palabras. He aquí lo que dice:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/01/espana/1243865294.html

Sin comentarios porque ya me repugna ocuparme de este individuo. Sólo un enlace para quien quiera comprender mejor quién es el personaje en cuestión y en general la gente que nos gobierna:

http://blogs.hoy.es/masculino-en-positivo/2009/5/5/-femilistas-toda-verdad-sobre-miguel-lorente-acosta-


Sólo cabe esperar que el señor Lorente Acosta sea un día víctima de su propia medicina; que por una denuncia falsa o por un roce insignificante con su mujer acabe en la cárcel por culpa de la ley que tanto defiende.

Volviendo al hombre injustamente encarcelado, espero que tenga la fuerza para llevar adelante su batalla contra este sistema aberrante, que transforme su amargura en voluntad de luchar. Habría que meter en la cárcel no solo a las mujeres que denuncian en falso, sino a las abogadas feministas que las asesoran, a los jueces (o sobre todo juezas) que meten en prisión a un inocente sin pruebas y le arruinan su vida solo porque es hombre. Esta gente debe pagar por lo que ha hecho, por lo que está haciendo.

Pero entre líneas también se puede adivinar también el miedo que tienen a que se empiece a comprender la verdad, a levantarse el velo de los ojos y ver la realidad, a rebelarse contra los monstruos que han creado, contra la infamia y la injusticia que esparcen a manos llenas. Que empiece a despreciarles a todos ustedes, su gobierno, sus leyes, sus asquerosos telediarios manipulados y su "Justicia".

Esta es nuestra lucha. Si una sola persona lee esta entrada y ello le ayuda a abrir los ojos, daré por bien empleado el tiempo que he dedicado a escribirla.

Saludos del Oso.

jueves, 21 de mayo de 2009

CONDENADO POR SER PADRE

Hoy voy a ocuparme de una noticia que nos hace comprender -un poquito más- hasta qué punto de delirio ha llegado esta sociedad. Se trata de la sentencia que condena a un padre a un año de cárcel, a una cuantiosa indemnización y a cinco años de alejamiento por haber colocado una cámara en el lavabo, con el objeto de verificar su sospecha de que una de sus hijas adolescentes padecía anorexia y se provocaba el vómito tras las comidas, en las temporadas que pasaba con su padre. La noticia original se puede encontrar por ejemplo aquí:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/ano/prision/grabar/hija/lavabo/comprobar/tenia/anorexia/elpepusoc/20090521elpepusoc_3/Tes

Parece que el juez ha aplicado la pena mínima, con la atenuante de cumplimiento del deber. Sin intención de criticar al juez, que probablemente ha sido todo lo benévolo que podía, debemos notar que la sentencia tiene un profundo valor simbólico: cumplir el propio deber de padre es un delito. Castigado con la cárcel, la orden de alejamiento y robo avalado por el Estado -porque de eso se trata-. Uno puede dudar de que lo que hizo este hombre fuese lo más adecuado, pero no cabe duda de que lo que quería era simplemente ayudar a su hija. De forma diría casi que desesperada, porque tuvo que recurrir a un expediente tan discutible.

Pero este hombre no comprendió quizás en qué clase de sociedad demente vivimos. O quizás no quiso comprenderlo. O lo comprendió pero pensó que valía la pena intentar ayudar a su hija y pagar el precio por ello.

Vivimos en una sociedad en la que el padre debe limitarse a proporcionar dinero sin intervenir en la educación ni en la vida de sus hijos. Que debe estar a la merced de la mujer porque en caso de conflicto las leyes y la magistratura están en su contra. Y ay del que intente cumplir con su deber y tomarse en serio su misión de padre, porque en ese caso la Ley, la Justicia, las víboras feministas, los imbéciles con el cerebro lavado por las feministas, estarán todos esperando que dé un paso en falso para caer sobre él.

Como en este caso. ¡Qué bien le ha venido a la ex-mujer el asunto para quitarse de encima al padre y separarlo de sus hijas! Naturalmente el hombre deberá seguir pagando como probablemente venía haciendo, pero ahora ya ni podrá acercarse a ellas. El periódico no dice qué estaba haciendo la madre para ayudar a su hija o si se había percatado de que la chica tenía un problema. De lo que sí se percató inmediatamente fue de la oportunidad que se presentaba para expulsar al padre de la vida de sus hijas, sacarle más dinero con la complicidad del Estado y de paso mandarle a la cárcel.

Cada día realmente da más asco vivir en esta sociedad, con estas leyes y esta justicia aberrante que condena a la cárcel a un padre, por algo que como mucho es un error, mientras las calles están llenas de basura humana y verdaderos delincuentes. Que, ellos sí, tienen todos los derechos y la comprensión del mundo. Pobrecitos, son víctimas.

Pero para el padre no existe esa comprensión. Sólo por ser tal es ya sospechoso de todo y presunto machista, maltratador, violador; como he apuntado antes, le basta dar un paso en falso y caerá sobre él todo el peso de la Ley, será arruinado, separado de su familia, tratado como un criminal.

Porque ser padre es para cierta gente una falta peor que traficar con drogas o robar. Gente para la cual es una misión destruir la figura del padre a cualquier precio, y que poco a poco está construyendo un estado policial, una tiranía en la que el hombre es perseguido y condenado por ser padre.

domingo, 10 de mayo de 2009

AZOTES DE NUESTRO TIEMPO: CORRECCIÓN POLÍTICA


¿Qué es exactamente la political correctness que tan de moda está hoy? Aunque en realidad se debe hablar de imposición más que de moda: el infame movimiento de la political correctness no es sino un aspecto más de la intolerancia de los autodenominados progresistas y la degradación de nuestra sociedad, cada vez más evidente.

Por otra parte fenómenos como el feminismo, la ideología de género y demás azotes del mundo en que vivimos no podrían tener la fuerza que tienen sin una profunda degeneración de las facultades mentales. O quizás sea que los imbéciles -que siempre han existido- hoy imponen su ley a todos. Pero viene a ser casi lo mismo.

En resumen porque en este blog me he propuesto ser breve, la corrección política tiene dos aspectos: el no llamar a las cosas por su nombre a costa de inventar términos cada vez más delirantes y absurdos, y por otra parte censurar y suprimir cualquier discurso que pueda ofender a alguien o a algún grupo.

Sobre los términos políticamente correctos uno no sabe si reír o llorar:

Diversamente hábiles, Other Visioned, Mentally Challenged, Developmentally Disabled, Afrodescendiente, Migrantes, Persona Horizontalmente Diferente, Non-Verbal, Orally Challenged

Para decir en realidad:

Lisiados, Ciegos, Subnormales, Retrasados Mentales, Negros, Inmigrantes, Gordos –manda cojones-, Sordomudos

Uno se pregunta qué tipo de Diversamente Inteligente o quizás Brain Challenged puede inventar esto. Y se trata sólo de ejemplos, muchos en inglés porque el mundo angloparlante es la cuna del movimiento de la PC. Poco a poco van llegando a nosotros así que probablemente dentro de no mucho puede que empecemos a decir Oralmente Desafiados o Diversamente Oyentes en vez de mudos y sordos.

¿Cuál es el sentido de todo ello, el objetivo que se persigue con tanta necedad?

Podemos intentar comprenderlo examinando alguno de los términos políticamente correctos

Migrantes: esta palabra nos ha sido impuesta desde hace unos años, en vez de inmigrantes o emigrantes, porque estas últimas contienen en sí la idea de pertenencia a un país y el traslado a un paíes extranjero. La imposición del término migrantes pretende destruir la distinción entre quien pertenece a una nación y quien es huésped, pretende hacer pasar la idea de que todos tienen el mismo derecho a entrar y vivir en cualquier país y que es ilegítimo oponerse a ello.

Afrodescendientes: Si yo fuese negro creo que me sentiría ofendido profundamente por el lenguaje políticamente correcto. Porque lo que implica es que ser negro es algo tan feo que es incluso innominable, que no se debe decir y por tanto se inventan eufemismos para no tener que decirlo. Que términos como de color y afrodescendiente sean considerados antirracistas denota sólo la degradación de las facultades mentales, la profunda habilidad mental diferente de los políticamente correctos. Creo que si alguien me llamase de epitelio pobre en melanina en vez de decir que soy blanco como mínimo le retiraría el saludo.

Habilidades diferentes, Other Visioned, Orally Challenged: estos términos hacen referencia a situaciones objetivamente negativas, taras físicas o psíquicas que suponen una minusvalía. Muchos de los términos verdaderos –retrasado mental, ciego, sordo, mudo- se aplican efectivamente como insulto o calificativo denigrante, y tal es la justificación de los patéticos términos políticamente correctos que se han inventado para sustituirlos. Pero es desde luego evidente que el no llamar a las cosas por su nombre no las hace desaparecer o ser de otra manera. Simplemente nos impone eufemismos que niegan la realidad. ¿Cuáles son las habilidades diferentes? ¿Qué significa la estúpida expresión other visioned

El objetivo perverso que persigue este lenguaje es volvernos a todos tontos a fuerza de no llamar a las cosas por su nombre, el embotar las facultades mentales para hacernos ver que todos somos iguales cuando no es así. Este es el meollo: el igualitarismo y el buenismo chocan frontalmente con la realidad, y por tanto hay que volvernos a todos bobos para que no la veamos, hay que degradar la capacidad de pensar con este lenguaje absurdo. La idea que está detrás de este movimiento es cambiar la realidad cambiando el lenguaje: pero la mentalidad progresista, basada como está en la utopía igualitaria, puede triunfar sobre la realidad solamente destruyendo nuestra capacidad de percibirla.

La idea central de la political correctness es evitar cualquier palabra o pensamiento que pueda ofender. Ante ello haré dos observaciones que para mí resumen el motivo por el que esta aberración es un enemigo mortal de la libertad humana.

Primero: la verdad ofende. Frase tópica que nunca fue más importante que en el momnento actual. No ofender a nadie significa decir sólo y únicamente cosas falsas o insignificantes. Parte integral del pensamiento vivo, el que transforma el mundo y hace del ser humano lo que es, es la polémica, violenta cuando es necesario; lo contrario es el conformismo, la sofocante melaza políticamente correcta de seres insignificantes que dicen cosas insignificantes.

Segundo: la definitiva censura se alcanza cuando el lenguaje es incapaz de expresar pensamientos prohibidos. El lenguaje es la estructura del pensamiento y la campaña por la political correctness ha sido iniciada por la izquierda americana, escuela ideal de nuestros progres que siguen su labor destructiva con algunos años de retraso. Lo que se persigue es deformar el lenguaje para conformar nuestro pensamiento a la visión del mundo igualitaria y progresista, hacer que seamos incapaces de pensar de otro modo. Y de hecho se les ve el plumero, el contenido ideológico bajo un falso barniz de objetividad, cuando nos damos cuenta de que está permitido hablar mal y ofender a ciertas categorías y realidades, los malos del progresismo: los hombres, especialmente si de raza blanca, la tradición europea en general y en resumen todo aquello que resulta hoy en día de moda criticar.

Por todo ello, este fenómeno es una aberración contra la cual es necesario luchar con todas las fuerzas que tengamos. Negarse a utilizar este grotesco léxico y a aceptar esta tiranía progre sobre nuestra mente. Porque exactamente de ello se trata.

Concluyendo ya, quien desee tener una visión del mundo políticamente correcto que esta gente quiere construir, del desierto humano y espiritual al que conduce la mentalidad que hay detrás de ello, debería leer Fahrenheit 451, esta obra maestra de Ray Bradbury en la cual, hace ya muchos años, supo mostrar a la luz del sol no sólo la futura political correctness, sino también el monstruo totalitario que se esconde tras la utopía ugualitaria de la felicidad universal, perseguida con ahínco por la raza de los iluminados negadores de la realidad.

viernes, 24 de abril de 2009

IGUALDAD Y ESTUPIDECES DE GÉNERO


En la entrada de hoy voy a comentar unas interesantes declaraciones de Miguel Lorente Acosta sobre la educación en clases separadas de niños y niñas. Nos hemos ya ocupado de este nefasto personaje en el blog, concretamente cuando hablamos del posmachismo y el hombre domesticado. En efecto este individuo, delegado del gobierno para la violencia de género y brazo derecho de la ministra del Privilegio Femenino Aído –lo cual ya dice todo-, cada vez que abre la boca consigue resumir en pocas palabras la mentalidad del hombre feminista y el fanatismo igualitario de la izquierda, en toda su abyección. Las declaraciones están en este enlace que recomiendo leer acompañado de un chupito para resistir la náusea:


Estas declaraciones realmente no tienen pérdida. La segregación en el colegio “impide la identificación entre hombres y mujeres”. ¿Y por qué deberían identificarse hombres y mujeres? Somos distintos: es justo y hermoso que sea así. Estoy harto de ver hombres degenerados que se comportan como mujeres y mujeres degeneradas que se comportan como hombres. Este lamentable fanatismo de la igualdad del que este personaje se hace portavoz pretende reducir la humanidad a una masa amorfa de zombies todos iguales. Porque la zombificación es el único modo en el cual podemos ser todos iguales.

Sigamos con la exposición de tan aberrantes ideas: Los niños verán a las niñas como “un desigual, un otro distinto a lo que ellos son como hombres”...

Esto debe ser el colmo de la injusticia... por lo visto es un pecado capital que las mujeres sean vistas como distintas a los hombres. Alucinante. Demencia pura. Pero el fondo lo tocamos cuando sugiere que la separación en las aulas del colegio fomenta la...

¡VIOLENCIA DE GÉNERO!

Manda huevos...ahí teníamos que llegar, a la idea fija de esta gente. Por lo visto si un violento pega una paliza a su mujer o la apuñala es porque en el colegio no tuvo la oportunidad de estudiar en una clase mixta. Como chiste -malo- en un programa de telebasura podría pasar, pero es que el hombre lo dice en serio. Y si consideramos que esta gente es la que gobierna España, que hay millones que "razonan" de esta manera y que estas delirantes empanadas mentales son la directa consecuencia de la ideología progresista que ha impuesto su ley entre nosotros, entendemos por qué nuestro querido país se está yendo a la mierda, y por qué nos estamos convirtiendo en una masa de tarados y borregos.

Pero siempre hay espacio para la lucha. Lucha ante todo interior, que uno vence cuando decide ponerse de pie y no esconder la cabeza en la arena. Cuando intenta actuar porque es su deber como hombre defender su idea del mundo, y si es necesario hacerlo solo. Pero en realidad somos muchos, aunque la propaganda del régimen quiera convencernos de lo contrario.

Y además diez hombres libres valen por mil borregos domesticados.

domingo, 12 de abril de 2009

AZOTES DE NUESTRO TIEMPO: JUECES MISIONEROS

Como el lector intuirá fácilmente, el tema de esta entrada es la llamada Justicia Universal. Concepto jurídico según el cual los tribunales de justicia de un país no reconocen límites a su jurisdicción y por tanto se consideran con derecho a meter las narices y a intervenir en cualquier parte del mundo para perseguir crímenes, especialmente cuando la justicia del país en cuestión no pueda o no quiera hacerlo. Naturalmente no se trata de perseguir carteristas en Bangladesh ni rateros de apartamento en Vladivostok, sino las actuaciones de gobiernos de otros países, presentes o pasados, que en la opinión de los jueces misioneros vulneran lo que ellos entienden como principios de Justicia Universal.

En la España actual tenemos la Audiencia Nacional como tribunal pionero en este delirio de omnipotencia, y un defensor de este concepto de justicia en el famoso juez Baltasar Garzón, acerca del cual no nos interesa en este momento la polémica política sobre sus actuaciones sino su pretensión de enmendarle la plana al mundo entero y saltarse a la torera la soberanía de los demás países. Ejemplos no faltan: una denuncia admitida a trámite el año pasado contra dos ministros y otros cinco altos funcionarios del gobierno chino por un supuesto delito de crímenes contra la humanidad, a raíz de la represión de los desórdenes en el Tibet; una denuncia contra abogados norteamericanos relacionada con los abusos de la cárcel de Guantánamo que está siendo estudiada; saliendo del ámbito español tenemos la orden de arresto contra el presidente del Sudán Bashir por parte del tribunal Internacional...hay bastantes ejemplos y es una tendencia en auge.

Las reales posibilidades por parte de los autoproclamados jueces universales de efectivamente poder castigar a los acusados son variables de unos casos a otros, según quién haya detrás de ellos. Naturalmente es una cuestión de fuerza y política como siempre ha sido: los americanos y los chinos se pueden reír tranquilamente en la cara de nuestros juececillos; en cuanto al amigo sudanés podrá ser castigado sólo si pierde el poder y sus enemigos lo entregan al tribunal farsa de La Haya. Pero se tratará siempre de política y no de justicia. Como es inevitable.

Pero aunque no se llegue a la ejecución de la sentencia la condena siempre es posible, si la Justicia se empeña en jugar hasta el final este absurdo juego de naipes solitario y autorreferente. Lo que importa –y así lo entienden probablemente los jueces misioneros- es por ahora el valor simbólico, que se reconozca y acepte como normal el derecho y la legitimidad del poder judicial del estado X –naturalmente democrático, es decir autoungido con superioridad moral- para intervenir en hechos acaecidos en un país extranjero; no solamente si hay implicados ciudadanos de X –lo que ya es discutible- sino en asuntos totalmente internos a la otra nación. Como he mencionado no se trata de delitos comunes, castigados por los tribunales ordinarios, sino de acciones de un cierto tipo, que no son perseguidas por la justicia en el otro país, ante lo cual los tribunales del país X se consideran con derecho a hacerlo, por encima de la soberanía nacional, en cuanto vulneran presuntos derechos o valores universales.

Por lo menos, hay que reconocer a estos jueces, y en general a los defensores de la Jurisdicción Universal, el punto a su favor de que actúan movidos por ideales de justicia y no por motivaciones políticas; ello los pone ya un peldaño por encima de esa farsa que han sido y serán siempre los procesos por crímenes de guerra. Tribunales farsa que no son otra cosa que la justicia del vencedor, comenzando por el proceso de Nuremberg (continuación del esfuerzo bélico de los aliados, por explícita admisión del tribunal) hasta el Tribunal de La Haya para los crímenes cometidos en las guerras que acompañaron la disolución de Yugoslavia. Procesos tendenciosos que utilizan siempre dos raseros distintos, castigando los crímenes reales o inventados de los Malos –los vencidos- e ignorando los de los Buenos –que son siempre los vencedores-. En realidad no puede ser de otra manera, porque una sentencia judicial necesita un brazo armado, un poder para ser aplicada. Y en una situación de conflicto entre entidades soberanas lo que manda es el resultado de la confrontación y las relaciones de fuerzas. Hacer intervenir en ello la Justicia es solamente arropar el veredicto en un manto hipócrita de palabras para legitimarlo moralmente.

Esta última consideración toca uno de los puntos esenciales: se puede hablar de Justicia super partes cuando existe un poder capaz de imponerla, que garantiza el orden en el espacio jurídico al interno del cual existe y opera la administración judicial. De lo contrario las sentencias no son en definitiva mucho más que opiniones. Pero –he aquí el punto- el ámbito de las relaciones entre entidades soberanas con poder propio trasciende el de aplicación de la administración judicial. En efecto el Derecho Internacional esencialmente pertenece al ámbito de los acuerdos o tratados entre naciones: una nación lo respeta porque así lo ha decidido –o ha sido obligada por otras más fuertes- pero no porque exista una policía mundial capaz de imponer esa legalidad. Por tanto cualquier pretensión de aplicar una justicia super partes a las naciones está condenada a la impotencia, porque un país que tenga fuerza suficiente no podrá ser jamás obligado a nada –al menos en asuntos realmente importantes- y si se la quiere dotar de un brazo armado, automáticamente la justicia será parcial. No es que las leyes sean inútiles en ámbito internacional, todo lo contrario: incluso en cuestiones políticas, evitan que haya que recurrir al conflicto continuamente para resolver los problemas, evitan la ley de la selva. Pero no se debe olvidar que su base última son las relaciones de poder y que éstas son las que cuentan; lo demás es palabrería.

En la raíz de todo este tema está el engaño de los valores y criterios universales, que la corriente de pensamiento del universalismo igualitario, dominante en las organizaciones internacionales y que podemos considerar el corazón del evangelio progresista, se obstina en imponer a todo el mundo, pasando por encima de las diferencias enormes de historia, cultura y ser de los pueblos.

Observemos además que -por supuesto- hay una universal falta de acuerdo sobre lo que son valores universales. La célebre fatwa de Jomeini contra el escritor Salman Rushdie es otro ejemplo de jurisdicción universal. Porque así lo entienden cientos de millones de musulmanes, y se la trae bastante floja que la Audiencia nacional considere valores universales los Derechos Humanos, porque para ellos es universal la sharia o ley islámica. ¿Entonces? Está bien claro y la historia lo muestra: los valores universales los impone quien tiene fuerza para ello. Es sólo un ejemplo pero podría extenderse el discurso al infinito. ¿Serán otros valores universales la Igualdad y el Feminismo? A lo mejor los stakanovistas misioneros de la Audiencia Nacional mañana perseguirán a los países que no están aún dominados por los fanatismos igualitario y feminista, a los que no acepten políticas de discriminación positiva y cuotas.

Inquietante y paralela expresión de la misma mentalidad es la creciente tendencia del Poder Judicial a extender su intervención en todas direcciones, metiendo las narices en todos lados, en la vida privada y familiar, en cualquier aspecto de las relaciones personales, paralizando al poder político y en definitiva usurpando territorios que no deberían corresponderle. Este poder claramente ha salido de sus límites, que son los de la Administración de la Justicia, y pretende guiar la sociedad. El tema da para mucho y sería poner demasiada carne en el asador hablar aquí de ello, por tanto me limitaré a observar que este delirio de omnipotencia de los jueces está estrechamente ligado a la aspiración de sustituir los valores de la personalidad y de la autoridad con reglas y mecanismos. De aquí todos los fenómenos que se pueden notar en las democracias occidentales avanzadas: proliferación de normas, controles y vigilancia sobre todos nosotros, mediocridad absoluta de los políticos que llamar nulidades es quedarse corto, arrogancia del poder judicial que se entromete en todo y que pretende pasar por encima de la soberanía política.

En definitiva la misma clase dirigente que intenta imponer su visión universalista en todos los ángulos de mundo es la misma que trabaja para destruir nuestra identidad como europeos y como españoles. Y de hecho los daños mayores no los hacen a miles de kilómetros de distancia sino aquí: disolver la noción de ser europeo o español y reducirnos a una masa dócil de individuos aislados sin pasado, futuro ni identidad...porque en la mentalidad que hay detrás del universalismo está enraizado –podemos decir por definición- el odio contra todo lo que hace irreducible un pueblo a criterios universales, lo que le da su ser y su personalidad única. Invadir el espacio del Otro en nombre de pretendidos criterios universales tiene como contrapunto inevitable trabajar para la destrucción de la propia identidad en nombre de los mismos criterios universales. Raza, cultura, tradición...no tienen cabida en la cuadrícula que nuestras traidoras clases dirigentes en Occidente quieren imponer a toda la humanidad. Pero mientras en el resto del mundo la gente sabe muy bien quién es, los únicos imbéciles que no queremos saber quiénes somos y –para colmo- cuando lo recordamos nos sentimos culpables por ello, intoxicados y envenenados por una ponzoñosa propaganda, somos los occidentales.

lunes, 30 de marzo de 2009

EL GEL DEL ORGASMO


Vayamos al grano enseguida: hoy me voy a ocupar brevemente de la novedad que acaba de llegar a las farmacias españolas: el gel para ayudar a las mujeres a alcanzar el orgasmo. Se puede encontrar la noticia aquí:


No deja de ser curioso que en la sociedad posmoderna que nos ha liberado de complejos, tabúes, represiones y prejuicios –por usar la jerigonza progre- relativos al tema del sexo, necesitemos cada vez más ayudas para fornicar como Dios manda. Algo tan simple y aparentemente natural se ha convertido en una cuestión compleja que requiere sexólogas y psicólogas –en gran parte mujeres-, estudios científicos, artículos y programas sobre el sexo omnipresentes en los medios de comunicación...vamos, que no se comprende cómo nuestros padres y abuelos eran capaces di chingar sin asistencia.

La realidad es que todo ello, lejos de indicar una mayor salud y felicidad sexual, es un síntoma exactamente de lo contrario. Necesitamos cada vez más ayudas, más expertos que non asesoren, más “transgresión” y más “sensaciones nuevas” justamente porque ya somos incapaces de vivir el sexo de forma normal. Es ya un lugar común la caída del deseo, el aflojamiento de la atracción entre hombres y mujeres acompañado del aflojamiento general de los penes, si interpretamos correctamente la ventas masivas de viagra; es un dato científico la degradación de la calidad del esperma masculino en Occidente, su capacidad cada vez menor para fertilizar a la mujer.

Después de todo nos lo merecemos: una sociedad que se deja dominar por el igualitarismo y por el feminismo merece morir, porque son enfermedades degenerativas. Feminista es el viperino odio por el sexo y la incapacidad de vivir la feminidad. Igualitaria es la estupidez de querer ignorar o borrar las diferencias entre hombres y mujeres, volviéndonos todos iguales. Los fanáticos de la igualdad no se  deberían sorprender de que cuando hombres y mujeres se vuelven cada vez más iguales ya no sientan atracción entre ellos. Se niegan a ver que la fuente de la vida no es la igualdad, sino la diferencia.

Naturalmente quien se niega a ver la realidad no la percibirá aunque la tenga delante de las narices, y así se inventará explicaciones peregrinas o simplemente ridículas para explicar los fenómenos de que estamos hablando. Se dará la culpa a los tabúes y a la represión sexual; ¿no se van a acabar nunca estos tabúes y esta represión, a más de 40 años de la revolución sexual?.

La relación de todo esto con el dichoso gel del orgasmo femenino es obvia. Leyendo este artículo se intenta dar la culpa de que tantas mujeres sean incapaces de un orgasmo (datos científicos: el último informe durex sobre salud sexual. Manda cojones) a los tabúes relativos a la masturbación (!) y parece sugerirse -cómo no- que los hombres tienen su parte de responsabilidad.

La verdad es mucho más sencilla, aunque indigerible para nuestros amigos progres y más aún para las mujeres modernas intoxicadas por la propaganda de las dementes feministas: las mujeres son incapaces de disfrutar en la cama porque el feminismo les ha prohibido ser femeninas. Les ha prohibido abrirse y recibir, les ha impuesto una dureza masculina, una competición en todos los terrenos con el hombre y a menudo una masculinización de su comportamiento. Les ha dicho que la mujer debe penetrar, aunque no tenga pene. Este es el cogollo de la locura feminista. Y naturalmente la otra cara de la moneda es que el hombre no debe penetrar, aunque tenga pene. De aquí la feminización del hombre y la campaña contra los valores masculinos.

En la relación sexual el órgano muliebre recibe y acoge el órgano masculino, el hombre entra dentro de la mujer. Precisamente ahí está el significado de la experiencia sexual normal, no sólo a nivel físico sino sobre todo psíquico porque los dos niveles son inseparables. Precisamente ahí está el núcleo del odio feminista contra el sexo, la realidad que se niegan a aceptar y que no soportan. El feminismo ha enseñado a la mujer que –simbólicamente- debe negarse a abrir las piernas y acoger al hombre, lo que significa que aun cuando físicamente las abra, su mente seguirá estando cerrada.

Quien ha causado su propio mal que se joda, que siga viviendo de ilusiones y de mentiras, embadurnándose cuanto quiera el coñito con gel, que seguramente el borrego domesticado de turno le habrá regalado. No le servirá de nada porque el problema no lo tiene entre las piernas sino en el cerebro.

Lo lamentable es encontrarse estas mujeres fallidas escribiendo las leyes, aplicando la justicia y envenenando la vida de todos. Con el apoyo entusiasta de los mentecatos domesticados que lamen el gel –es apto para sexo oral- pidiendo perdón por haber nacido hombres.