viernes, 9 de noviembre de 2018

LA CRUZADA CONTRA LOS CUENTOS TRADICIONALES, LAS PRINCESAS EMANCIPADAS Y LOS REBUZNOS DE LA CORRECCIÓN POLÍTICA






No es de hoy la guerra de la corrección política y el feminismo contra los cuentos de príncipes y princesas, los de toda la vida y que todos conocemos. Desde hace bastante tiempo, en efecto, no están de moda ni los cuentos tradicionales ni las películas Disney rodadas antes de la era de la corrección política, aproximadamente hasta mitad de los años ochenta. Películas con las cuales han crecido muchos niños y que, aunque sea de una manera edulcorada, han transmitido una parte de ese acervo de cuentos populares europeos (en sus versiones originales bastante más duros) muchos de los cuales vienen de tiempos antiquísimos y tienen un simbolismo profundo, que reducido al formato de cuentos para niños, de alguna manera ha logrado llegar hasta nosotros.

Estas historias de hadas y brujas y princesas, de orcos y príncipes, están bajo ataque y específicamente bajo ataque feminista. La mayor parte de estas críticas, en el desconocimiento de las fuentes originales, arremeten contra las películas Disney pero, en cualquier caso, hoy la mayor parte de los niños no leen cuentos y menos aún se los leen los padres. En nuestra generación sólo algunos bichos raros (como el que escribe estas líneas) han “perdido” el tiempo leyéndoles alguna vez cuentos a sus hijos antes de dormir. Lo cual no quiere decir, naturalmente, que la generalidad de padres no pierda mucho más tiempo (esta vez perdido de verdad) de otras mil maneras estúpidas e indecorosas. Pero no salgamos del tema.

Las motivaciones, si es que merecen ser llamadas así, para la caza de brujas (pero aquí son las brujas las que cazan) contra las honestas figuras protagonistas de los cuentos infantiles, son de este tenor: que las niñas aprenden estereotipos sexistas, que crecen con la idea equivocada de que va a llegar el príncipe azul, que las niñas aprenden a ser salvadas por el susodicho príncipe y no a ser empoderadas. O que fomentan el abuso sexual (y ésta se lleva el primer premio a la majadería) porque el príncipe besa a la princesa dormida sin su consentimiento. Además de una larga sarta de otros despropósitos.

Uno se queda con la impresión de que la única figura de los cuentos tradicionales que las feministas no critican es la del orco y la razón es obvia: representa el aspecto brutal y negativo de lo masculino. Cualquiera puede ver hasta qué punto las críticas feministas a los cuentos de hadas son pedestres y zafias, groseramente literales sus percepciones y lecturas, burda y chabacana su visión de las cosas, diría casi de una chabacanería metafísica y que los filósofos me perdonen por semejante expresión. Pero es que la incomprensión radical, el fanatismo y las anteojeras mentales del feminismo no pueden dejar tranquilo ni el más pequeño rincón; es como una invasión de cucarachas que se meten por todas partes.

Las historias infantiles y sus personajes tienen un sentido simbólico-evocativo, sus situaciones y personajes son arquetípicos; de una manera sencilla y comprensible a una mente infantil nos introducen a experiencias y conocimientos que, en parte, son testimonios de otras épocas y en parte son atemporales, siempre válidos. Se nos habla del eterno masculino y del eterno femenino, de aspectos positivos y negativos de ambos polos: el hada, la princesa, la bruja, el príncipe, el orco. Se nos habla de pruebas de iniciación, del lenguaje de la naturaleza y de la realidad, en definitiva de la psique del ser humano y las formas de su experiencia.

También nosotros podemos aprender algo de los cuentos infantiles. Para ello, ante todo, ignoraremos los rebuznos feministas y leeremos por ejemplo a Marie-Louise Von Franz. Esta gran estudiosa fue discípula y colaboradora de Carl Gustav Jung; tras la muerte de éste continuó en el estudio de la psicología del profundo y fue autora de numerosos volúmenes, dedicándose especialmente al tema de los cuentos infantiles que estudió desde el punto de vista de su disciplina.

Naturalmente, todo ello es “territorio comanche” para las empoderadas; para ellas el contenido de estas historias se reduce a que la princesa no está emancipada y que el príncipe la besa sin pedirle permiso. Consecuentemente con este tipo de mentalidad han empezado a producir hediondos cuentos de hadas políticamente correctos, que son probablemente los que será más fácil encontrar en las bibliotecas y los colegios. Hadas peludas, repelentes princesas agresivas y emancipadas, mejor si lesbianas; príncipes calzonazos o maricas, etcétera.

Los padres están avisados para que no permitan la contaminación de la mente de sus hijos con estas gigantescas mierdas pinchadas en enormes palos, y para continuar con los cuentos de toda la vida; que además de ser mucho más entretenidos y poéticos que las historias-bazofia políticamente correctas, no les van a convertir a los hijos ni en ilusos ni en incapaces. Todo lo contrario.

Pero vayamos algo más en profundidad: la mentalidad actual tiene, con todo, válidas y verdaderas razones para rechazar los cuentos tradicionales. No las esgrimidas por las feministas naturalmente: éste es sólo el nivel pedestre-chabacano de las cosas. La verdadera cuestión es que los cuentos nos hablan de masculinidad y feminidad, nos hablan de figuras sexuales diferenciadas, de la profundidad del ser humano y la polaridad entre masculino y femenino como fuente de vida, regeneración y salvación contra el enemigo oscuro, nos hablan de la existencia de figuras y tendencias malignas de ambos sexos. Y esto precisamente es lo inaceptable para la mentalidad decadente y degenerada que hoy impera; éste es el motivo más profundo del rechazo hacia los cuentos infantiles.

En efecto ¿Qué pueden significar la masculinidad y la feminidad, el eterno masculino y el eterno femenino, la polaridad sexual masculino-femenino como fuente de vida, para los tarados espirituales y a menudo físicos que se esfuerzan obsesivamente por igualarlo todo, por confundir las identidades sexuales, por amariconar a los hombres y masculinizar a las mujeres?

¿Qué pueden significar las figuras sexuales positivas y negativas, de ambos sexos, para un fanatismo feminista que se obstina en identificar todo el mal con el varón y todo el bien con la mujer? Evidentemente es un mensaje intolerable: para las feministas los hombres deberían ser todos orcos en los cuentos, las princesas no deberían existir y todas deberían ser brujas como ellas.

Porque es evidente, y es una de las razones profundas de la rabia feminista contra los cuentos de hadas, que las activistas feministas son la encarnación moderna de la figura intemporal de la bruja y, como es de esperar, no les gusta verse retratadas. Ellas son las brujas y por ello mismo, exactamente como sucede en los cuentos infantiles, encarnan el peor enemigo de la feminidad y de la verdadera mujer. De hecho hay grupos feministas que se identifican explícitamente con la figura de la bruja, símbolo del poder femenino.

Como vemos los “inocentes” cuentos de hadas son más actuales de lo que parece a primera vista, y pueden enseñarnos más cosas de las que pensamos.

Con todo, hemos de reconocer, en efecto, que los cuentos tradicionales son poco adecuados para la sociedad actual. De modo que intentaremos adaptarnos a los tiempos: en un esfuerzo creativo hemos ideado finales alternativos para tres de los cuentos clásicos, que están sumamente adaptados a los tiempos; también en esta versión, como se verá, tienen sus implicaciones simbólicas.


La Bella Durmiente en el bosque. En realidad no es un bosque sino un polígono industrial, y además el cuento lo rebautizamos La Bella Durmienta, en nombre de Su Majestad la Ignorancia; pero esto es lo de menos. Lo importante es que antes de dormir se le olvidó, a la bella, firmar el impreso de consentimiento para el beso. Ese despiste selló su destino porque el príncipe, en realidad un pagafantas y calzonazos con el cerebro totalmente podrido por la formación en nuevas masculinidades, ni siquiera se plantea besarla sin el impreso firmado. De manera que Bella Durmiente no logra despertar jamás, a pesar de todos los expertos que lo intentan y los besos de las lesbianas (que sí pueden hacerlo). Con lo cual acaban dejándola allí durmiendo, aunque no para la eternidad, porque mucho antes su cuerpo y su cerebro terminan comidos de gusanos hasta que ya no queda nada que despertar. 

Cenicienta. Humillada sí por sus hermanas y madrastra, pero lo suficientemente empoderada como para encontrar más inaceptable todavía la prueba del zapatito de cristal: cuando llega el príncipe se lo rompe en la cabeza gritando que el pie es suyo, que ella se lo gestiona y que no tiene por qué adaptarse a nada ni a nadie. El príncipe regresa a Palacio con una brecha en la cabeza, pero también inmensamente aliviado por no haber cometido el error de su vida. En cuanto a Cenicienta, unos meses después la encuentran ahorcada en su habitación, no habiendo podido soportar por más tiempo el maltrato y las vejaciones por parte de las otras tres mujeres. Sin embargo éstas le echan la culpa a la estructura heteropatriarcal del reino en general, y al príncipe en particular acusándolo de maltrato psicológico, por no haberse casado con Cenicienta.

Blancanieves y los siete enanitos. Todo va bien (por así decir) hasta que Blancanieves llega asustada a la casa de los enanitos. Pero estos le cierran la puerta en las narices. ¿Por qué? Pues porque Blancanieves es efectivamente dulce y laboriosa, pero les podría salir rana la niña. ¿Y si les acusa de maltrato y, bien asesorada por una abogada-culebra, les quita la casa? Por no decir lo fácil que lo tendría, la muchacha de piel blanca como la nieve, en mostrarse ante una jueza feminista como víctima de explotación doméstica y quizá incluso sexual, haciendo palanca sobre la constelación de sugestiones y sobreentendidos eróticos asociados al enanito que llega sudoroso después de una jornada de trabajo en el bosque (y no digamos siete de ellos).

¿Han trabajado durante años para esto, para eso descienden todos los días a la mina de piedras preciosas? Desde luego que no. De manera que la pobre Blancanieves, culpable de ser inmensamente femenina en el Nuevo Orden instaurado por la Reina Feminista, encuentra cerrada la puerta de los enanitos y ninguna súplica por su parte logra ablandarlos.

En realidad Blancanieves no tiene intenciones aviesas, no les jugaría una mala pasada a los enanitos. En realidad sí que funcionaría la convivencia, al menos el tiempo necesario hasta lo de la manzana envenenada y el beso del príncipe. Porque en algún lugar sí hay un príncipe que quiere besarla, un príncipe de verdad que viene de otro tiempo y de otro lugar, uno que no es gilipollas porque no le han comido el cerebro con la nueva masculinidad.

Si hablaran, ella y los enanitos, se entenderían fácilmente; si lograran comunicarse entre ellos el cuento tendría un final feliz y armonioso, educativo y moralmente impecable: tras despertar Blancanieves del sueño inducido por la manzana, el príncipe atravesaría con su espada a la Reina y tras decirle unas palabras edificantes le cortaría la cabeza, para casarse después con su amada y llenar el palacio de hijos y de alegría. Pero este final posible no lo veremos porque falta el entendimiento; porque no se hablan entre ellos y no pueden comunicarse, la feminidad pura de Blancanieves y la masculinidad agreste de los enanitos. Desde la instauración de la Perspectiva de Género en el reino, la masculinidad y la feminidad no pueden decirse nada fuera del puro intercambio genital.

Por tanto, y es el final de esta historia, Blancanieves es rechazada por los enanitos y el día siguiente es hallada en el bosque, mientras intenta inútilmente esconderse, por el equipo de operaciones especiales que la Reina ha enviado en su busca. Tipos duros, con un corazón menos delicado que el cazador que tenía que matar a Blancanieves y ahora se está pudriendo en una celda, por haber intentado engañar a la reina trayéndole el corazón de un jabalí como prueba. Por cierto que este episodio fue motivo de escándalo para los animalistas que, furibundos, protestaron durante días porque se había matado a un pobre jabalí en vez de a la chica. Volviendo a los sicarios, esta vez hicieron el trabajo a conciencia y dejaron a Blancanieves degollada y atada a un árbol, arrancándole el corazón para llevárselo a su severa ama.

Creo que todos estarán de acuerdo en que estos finales alternativos son mucho más apropiados para los tiempos en que vivimos. Además representan muy veraz y plásticamente, si bien de manera algo cruda e hiperbólica, el destino de la mujer bajo el imperio del feminismo.

MAX ROMANO

lunes, 5 de noviembre de 2018

LOS MAJADEROS DE LA ANTIEDUCACIÓN LO HAN CONSEGUIDO






¿Qué es lo que han conseguido? Pues destruir la enseñanza hasta el punto de que los profesores de la próxima generación o sabrán ya leer ni escribir.

Habrá quien considere esta afirmación exagerada o apocalíptica. En el mejor de los casos, tal opinión será debida a que no tiene ni idea de la degradación del sistema educativo, de los daños gravísimos y la devastación que las ideas dominantes en este campo, infinitamente estúpidas e ineptas, han provocado en pocos decenios. En el peor de los casos, quien niegue estos daños o incluso le parezcan bien (porque no los vea como tales) opina de esta manera porque, probablemente, él mismo no sepa ya leer ni escribir; por tanto y habiendo perdido la capacidad de medir la propia decadencia intelectual y cultural, mucho menos podrá percibir la ajena.

Tomaremos como símbolo de los tiempos las últimas oposiciones para profesor de Secundaria, veinte mil plazas y un número diez veces mayor de aspirantes. Hasta aquí todo normal, pero lo anormal es que hayan quedado vacantes casi el diez por ciento de estas plazas, porque los aspirantes no daban el mínimo nivel requerido. En particular, además de una escabechina en matemáticas parece que han tenido mucha importancia, penalizando a gran número de opositores, cuestiones como las faltas de ortografía, los errores gramaticales, el bajo nivel de redacción; para muchos incluso, parece, la incapacidad de comprender lo que se les preguntaba y de responder de acuerdo con ello.

Gente que pretende enseñar en un aula y que redacta una prueba escrita como si estuviera escribiendo un SMS o un WhatsApp, que no sabe escribir correctamente en lengua española ni sabe redactar. Gente que no se lee ni siquiera un libro al año, porque la diferencia entre no cometer faltas y cometerlas, entre saber utilizar la lengua o no saberlo, no está en recordar o no unas cuantas reglas sino en tener o no tener la costumbre de leer libros, tener o no tener contacto con la tradición y el patrimonio cultural que un profesor debe transmitir.

Y la mayoría de los que aspiran a profesores no tienen ni p… idea de la lengua o la cultura que deberían enseñar; esto es obvio porque si el diez por ciento no saben ni siquiera usar correctamente la lengua, que es el mínimo, siendo optimistas habrá por lo menos un setenta u ochenta por ciento que sí alcanzan el mínimo pero no van mucho más allá. Una analogía con las matemáticas servirá para explicar este punto: si en unas oposiciones a profesor al diez por ciento tiene problemas con las cuatro operaciones elementales (sumar, restar, multiplicar y dividir) esto quiere decir que la mayor parte carecen del conocimiento necesario para enseñar las matemáticas de verdad, que van mucho más allá de las cuatro operaciones aunque se esté enseñando a alumnos de Secundaria.

Es lo que han conseguido en pocos decenios los majaderos de la anti-educación: los promotores de las varias LOGSE;  los imbéciles del aprobado para todos; los cretinos de la abolición del bolígrafo rojo en las correcciones porque daña la autoestima de los niños; los necios que pretenden convertir las aulas en ludotecas y quieren que los alumnos vayan para jugar y no para aprender; los mentecatos de la corrección política, del evitar los “traumas” a toda costa, de la inclusión y la socialización y la dinamización y la imbecilización masiva.

En pocas palabras, una alianza impía de los estúpidos que no saben lo que hacen y los malditos que sí saben lo que hacen. Ahora las generaciones por ellos formadas se asoman al mercado laboral. Y ellos serán el referente cultural de la próxima generación, pues como faltarán profesores, se acabará aceptando también a los que no saben leer ni escribir.

Para esto ha servido la complicación absurda a la que hemos llegado, la proliferación de títulos, los requisitos de habilitación, las legiones de pedagogos y psicólogos pontificando estupideces. Una de dos: o no querían llegar a este resultado o sí querían. Es decir, o no saben lo que hacen o sí lo saben: o estúpidos incompetentes o malditos enemigos de la cultura y la inteligencia.

A los majaderos de la anti-educación, a sus referentes políticos, a los ideólogos y maestros de marionetas en la sombra, les importa poco o nada esta degradación del nivel de la educación. Les da igual que los alumnos sepan o no hacer la O con un canuto. Después de todo a la sociedad le basta un número bastante pequeño de técnicos para mantener funcionando las cosas. En esta época de ordenadores e inteligencia artificial, la cantidad de personas con dos dedos de frente realmente necesaria para que esto siga funcionando (quiero decir para que no se caiga todo a pedazos, para que sigamos teniendo energía eléctrica y comida en los supermercados y estupideces en la televisión para embrutecernos y cobertura de móvil) es sorprendentemente pequeña. Los demás da un poco igual lo que hagan y por eso podremos permitirnos, durante algún tiempo, el lujo de una infantilización masiva y una devastación del sistema educativo. A más largo plazo, naturalmente, la cosa ya no es tan sencilla: el futuro pertenecerá a quienes hayan mantenido el principio de la meritocracia, a quienes hayan sabido, en alguna medida, resistir a esta ola inmensa de estupidez y corrección política que nos sumerge. Pero ello está, como decimos, en el futuro y no les importa, a la alianza de estúpidos y malditos.

No les importan ni la cultura ni el conocimiento ni la inteligencia. En cambio, lo que sí les importa de verdad es el repugnante adoctrinamiento ideológico que están imponiendo en las escuelas, sin  preguntarle a nadie y menos aún a los padres. Propaganda de las lobbies LGTB, de la nefasta igualdad de género, de esa apología de la confusión sexual llamada ideología de género, denigración de la masculinidad y la feminidad, sexualización de la infancia a edades cada vez más tempranas, lavado de cerebro por parte de la mafia feminista y en especial contra los varones, a quienes se les quiere meter en la cabeza un complejo de culpabilidad por haber nacido con pene.

Todo este inmenso montón de EXCREMENTO es lo que les están enseñando a nuestros hijos; todo ello sí que les interesa enormemente inculcarlo a nuestros hijos, metérselo en la cabeza cueste lo que cueste. Es igual que no sepan leer ni escribir, que no sepan matemáticas o historia o filosofía. Pero esa copa de heces que han preparado para ellos, llena hasta el borde con degeneración y decadencia, la tendrán que apurar hasta el fondo.

MAX ROMANO