miércoles, 18 de julio de 2018

LA FÁBULA DEL LOBO Y EL CORDERO: EL SÍ, EL NO Y LA INFAMIA DE LAS LEYES FEMINISTAS





La reciente amenaza de la vice-empoderada de reformar el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el sentido de criminalizar y hacer punible (exclusivamente contra el varón, como es evidente) toda relación donde no haya habido un “sí” explícito, es la nueva barbaridad de la secta feminista; de esta manera, establece el plan de operaciones para el próximo paso en su delirio punitivo contra el varón, ya reducido a un ciudadano de segunda por la odiosa legislación persecutoria en vigor y sus tribunales bolcheviques de género.


El que sea una barbaridad no significa que no vaya a hacerse realidad; si bien las reacciones adversas han aconsejado momentáneamente a la vice-empoderada mayor discreción, podemos estar seguros de que volverán a la carga y seguramente estén ya de todos modos trabajando en la sombra, para imponer por medio de este gobierno contrahecho un nuevo atropello legislativo contra los ciudadanos varones.


Barbaridad es la infame e injusta Ley de Violencia de Género, legislada contra el hombre y fomentadora de denuncias falsas; barbaridad son los tribunales especiales que llamo bolcheviques porque cumplen la misma función de aquellos otros de infausta memoria; hace cien años perseguían al enemigo de clase, el burgués y el aristócrata; hoy persiguen al enemigo de género masculino. Sin embargo, que lo anterior sea una barbaridad no obsta para que se haya hecho realidad y vaya cada vez a peor. No por casualidad la vice-empoderada dice que toma ejemplo de la legislación sueca, que es por cierto la peor dictadura feminista de Europa.


Esto último no impide desde luego que Suecia sea víctima de una epidemia de violaciones, donde las mujeres en muchos lugares no pueden ir seguras por las calles. Y ello por dos órdenes de motivos. El primero es que han castrado mentalmente a sus hombres con su rabiosa dictadura feminista; y los pocos que a pesar de todo se salven del ideal emasculado de la nueva masculinidad, difícilmente caerán en el estereotipo machista y heteropatriarcal de defender a sus mujeres, tan mal visto socialmente. El segundo orden de motivos es que, con su política suicida de inmigración masiva a incontrolada, han dejado entrar a hordas de salvajes que ahora son incapaces de controlar; los cuales gozan además, por motivos antirracistas, de una mayor indulgencia o benevolencia cuando agreden a las mujeres. Indulgencia seguramente política y mediática, quién sabe si también judicial.


Y esto vale también, en un previsible futuro, para nosotros y para todos los países donde las empoderadas imponen su ley.


¿O es que pensaban que las iban a proteger de los verdaderos violentos la criminalización del piropo, la perspectiva de género por todas partes, las leyes y las abogadas y los tribunales feministas, las tarjetas rojas al maltratador, las penosas y ridículas campañas de lavado de cerebro, la palabrería mendaz y etérea sobre el maltrato psicológico? ¿Por un momento alguien ha podido pensar que todo lo anterior va a servir de algo contra los salvajes de verdad? Pues va a ser que no porque el realmente violento se las pasa, las leyes y la perspectiva de género, por donde todos sabemos. Las leyes feministas no sirven para proteger a la mujer; sirven para castigar al hombre, principalmente al hombre civilizado y decente y especialmente al hombre blanco; sirven para ejercer la extorsión judicial, afectiva y financiera sobre éste, para mantener un repugnante entramado para-mafioso que vive de todo ello.


Y es que el objetivo final, cerrando este paréntesis y volviendo a nuestro tema, es quitarles todos los derechos a los hombres y someterlos a una inseguridad jurídica total. Personalmente llevo muchos años denunciando la mafia feminista que vive de la destrucción de las familias, de la persecución contra el varón, de la industria del maltrato y la emergencia inventada de la violencia de género (cuando la verdadera violencia de género es la ejercida por la legislación y la justicia hembrista contra el varón) en este blog y en mis libros publicados. Quienes hemos abierto los ojos hace tiempo sabemos que no hay que esperar más que injusticia, aberraciones jurídicas y persecuciones de género cada vez más feroces, por parte de esta piovra feminista de infinitos tentáculos que goza de enorme poder, con sus centros de poder y propaganda, con sus nidos de víboras odiadoras del varón abundantemente financiadas y subvencionadas, por cierto también con impuestos extorsionados en su mayor parte a los varones.


Podríamos hacer consideraciones a propósito del “sí explícito” y del no implícito, de lo enfermizo y miserable de querer regular con este nivel de detalle las relaciones humanas, convirtiéndolas casi en actos formalizados ante notario; observar que en ausencia de registros todo es indemostrable y se resolverá en la palabra de uno contra la otra, lo que en el régimen feminista actual significa que la mujer siempre tendrá razón; notar que incluso en el caso de que haya constancia de un “sí” explícito registrado por medios físicos o electrónicos el varón no tendrá garantías: en efecto y como bien sabemos, incluso si existe un vídeo con la mujer solicitando como una perra en celo que la penetren, con la justicia occidental el hombre puede ser condenado si en un momento posterior Su Majestad decide que la han violado.


Todas estas son observaciones válidas que ya han sido hechas por muchos, pero en realidad extenderse sobre ello es marear la perdiz porque no son los detalles lo importante ni está ahí el quid de la cuestión. Es un poco como en la fábula del lobo y el cordero: que el cordero ensucie el agua del lobo (a pesar de estar aguas abajo) es solamente el pretexto, cuya veracidad es totalmente irrelevante. Lo importante es que el lobo se quiere comer al cordero. En el tema que nos ocupa lo esencial no son los detalles ni las objeciones racionales, sino la intención que hay detrás, la verdadera lógica subyacente: y ésta es simplemente que se trata de buscar cada vez más motivos, agarres legales, justificaciones para condenar a un varón si una mujer lo denuncia. Lo de menos y lo accesorio es el detalle, lo decisivo y principal es que ella ha denunciado y por tanto el hombre debe ser condenado. 

MAX ROMANO

viernes, 6 de julio de 2018

EL ODIO CONTRA EL VALLE DE LOS CAÍDOS: LAS SANCHOPEDRADAS, LOS MEMOHISTÓRICOS Y SU MISERIA


Artículo publicado en El Correo de Madrid el 1 de julio de 2018


Dudo que esa nulidad completa que ejerce de presidente se haga fotos con el cadáver profanado y desenterrado de su enemigo, que pretende exhumar del Valle de los Caídos; pero es el digno heredero de quienes sí gustaban de estas prácticas: de esa hez pescada en el fondo de las aguas turbias de la peor España, que durante la Guerra Civil sí se hacía fotos con cadáveres de religiosos profanados cuando ya no tenían a mano ninguno para fusilar. Heredero no diremos espiritual (palabra que verdaderamente le queda muy grande a esta gente) pero sí necromántico.


En efecto esta sanchopedrada de verano es una operación de necromancia política, que se basa en una invocación negativa del cadáver de Francisco Franco. Con mucha prisa además, como si supiese que su tiempo está medido. En efecto, el sujeto en cuestión es consciente de que sus pies se apoyan en el fango de una alianza compuesta de chusma, políticamente hablando; sabe que la chusma no es de fiar y no quiere dejarse escapar la ocasión.


La miseria moral, intelectual e histórica de esta izquierda española no podría ser mayor de lo que es. Esa España estúpida, fanática y malcriada de la que me ocupé en un anterior artículo está dando verdaderamente lo mejor de sí.


No pueden admitir que el régimen de Franco tiene su lugar en la Historia española, con sus luces y sus sombras como los otros períodos de nuestro pasado. No pueden dejar en pie un monumento de gran valor como el Valle de los Caídos, testimonio de una época y de sus ideales; para que cada uno lo frecuente o lo evite o vea en él lo que quiera, pero siempre reconociendo que forma parte de la historia española y que amputar una parte de historia y cancelarla, como pretende la miseria de los memohistóricos, significa empobrecernos a todos.


Que nadie se engañe, en efecto: el objetivo no es sólo eliminar la tumba de Franco (y luego la de Primo de Rivera) sino acabar con este monumento, emulando a los talibanes afganos que dinamitaron los monumentales Budas de piedra de Bamiyan.


Los memohistóricos no quieren de ninguna manera hacer justicia a las víctimas olvidadas, ni mejorar nuestra comprensión de la verdad histórica; menos aún superar la supuesta parcialidad de la historiografía heredada del período franquista (después de más de cuarenta años a qué imbécil le van a venir con ese cuento); tampoco les interesa tratar ese pasado de la manera más objetiva posible, para llegar a un verdadero entendimiento de sus méritos y deméritos.


No quieren nada de lo anterior, porque sería generosidad y esta chusma es sólo capaz de miseria, miseria interior ante todo. Ni se les pasa por la cabeza aceptar un debate objetivo, pesar lo bueno y lo malo, afrontar una correcta contraposición de ideas y puntos de vista: eso es lo último que desean, porque entonces sería transparente la falsificación que intentan operar en la historia, se harían evidentes a todos sus groseras manipulaciones y su sectarismo.


Lo que quieren en cambio (y lo han dejado bien claro) es prohibir libros, censurar medios, apartar de la enseñanza e inhabilitar para cargos públicos, procesar en los tribunales, multar y meter en la cárcel a quien diga algo positivo del régimen de Franco, a quien se atreva a recordar algo del bien que hizo en España. Perseguir no sólo socialmente y políticamente, sino penalmente a los disidentes que discrepen de su propaganda, de esa lectura totalmente sectaria y falsa de la historia que pretenden meternos con calzador. Un proyecto infame, una nueva sanchopedrada digna de esa España, además de estúpida, fanática y malcriada, inmensamente inculta.


Si le tienen tanto  miedo al cadáver de Franco y al Valle de los Caídos, si son incapaces de dejar en paz a las piedras y a los muertos es que, verdaderamente, hay mucha más vida en esas piedras y en esas criptas que en todas sus cabezas huecas, estériles y rencorosas.

MAX ROMANO

jueves, 28 de junio de 2018

NO SIN MUJERES, EL ENÉSIMO PATALEO DE GÉNERO


Publicado el 25.06-2018 en El Correo de Madrid

 
La nueva frontera de la arrogancia y la presunción feminista, delegada a los tontos útiles de la guerra contra el varón.


A la galería interminable de estupideces que nos afligen se ha añadido hace poco una más: una siniestra y penosa iniciativa llamada “no sin mujeres” que ha nacido en el mundo académico. Consiste en negarse a participar en cualquier evento (ponencias, conferencias, congresos, etcétera) donde no haya una representación femenina.


Este tipo de imposiciones, de manera abierta o encubierta, ya son habituales en los países y los ambientes que han caído bajo el triste dominio de la corrección política, esa tiranía que donde triunfa convierte la vida cultural en un contenedor de basura, crea una atmósfera irrespirable y un ambiente liberticida donde está prohibido hablar y pensar. Pero ahora se está dando un paso más: se busca la imposición explícita y automática (es el evidente objetivo al que esta gente quiere llegar) de la presencia de mujeres en todas partes, tengan o no algo que decir y cualquiera que sea la calidad de su trabajo, sólo por ser mujeres.


Evidentemente se trata de un nuevo pataleo feminista, purísima tiranía feminista en su impúdica pretensión, como siempre, de que se le regalen puestos a las mujeres porque sí. Se trata de la llamada perspectiva de género, repugnante expresión en código que está muy de moda como todos sabemos, y cuyo verdadero significado es favorecer a las mujeres, regalarles privilegios y prebendas. En virtud naturalmente no de sus méritos sino exclusivamente de su sexo; en este caso imponer una participación femenina a la fuerza en cualquier actividad del ámbito académico.


Esta iniciativa lamentable no ha partido de las mujeres sino de un grupo de hombres. De esos hombres domesticados y esos cerebros totalmente lavados por el feminismo que hemos aprendido bien a conocer en su abyección; completamente dominados y teledirigidos por el principio femenino, llevan interiorizada la propaganda feminista que desde decenios está arrojando fango sobre los varones y la masculinidad.


Buceando entre las páginas y los foros de esta gente nos damos cuenta de los límites y la mediocridad aplastante que reina en este tipo de ambientes. Por ejemplo en los ridículos “debates” sobre si ésta es una iniciativa “paternalista” hacia las mujeres, cuando es simplemente la enésima auto-humillación del hombre domesticado y el enésimo pataleo de féminas inútiles que, incapaces de hacer valer sus inexistentes méritos, exigen que se les regalen puestos porque ellas lo valen, utilizando a sus teledirigidos mentales para que den la cara.


Otra “crítica” a este tipo de políticas es que las perjudicadas son en primer lugar las mujeres de valía que podrían ver así puesto su trabajo en tela de juicio. Esto tiene su parte de verdad, evidentemente. Pero en primer lugar los perjudicados por esta discriminación positiva son los varones que dejarán de participar en conferencias y ponencias para cumplir con la imposición de la presencia femenina, una vez que el criterio del mérito se abandona y se introduce la perspectiva de género. Sólo de manera secundaria las perjudicadas son las mujeres capaces.

Es exactamente análogo a lo que sucede con la epidemia de denuncias falsas por violencia doméstica, fomentadas por la repugnante legislación que todos conocemos y también aplica una perspectiva de género. Las principales perjudicadas no son de ninguna manera las mujeres realmente maltratadas, sino los hombres falsamente denunciados.


Concluyendo ya, es oportuno insistir (y obligado reconocer) en que con este tipo de cosas también las mujeres de valía salen perjudicadas, aunque sea de manera indirecta. Y es que hoy en día existe tal obsesión por favorecer a la mujer, tal afán por regalarle prebendas y privilegios, por imponer su presencia en todas partes, que hasta prueba de lo contrario hay que desconfiar, por principio, de cualquier mujer que sea nombrada para cualquier cosa, y muy especialmente para puestos de responsabilidad. Se han ganado a pulso esta desconfianza, cada vez más y más justificada a medida que la igualdad de género e iniciativas como la comentada en estas líneas impongan su sinrazón.

MAX ROMANO