viernes, 13 de mayo de 2016

SANTIAGO MATAMOROS, LOS SARRACENOS MUERTOS Y LOS BÍPEDOS EN MINIFALDA




Una detestable tendencia a bajarse los pantalones y avergonzarse de la propia historia recorre todo el mundo blanco, el continente europeo y en particular nuestra nación, España. Como en todo lo demás, también aquí en lo pequeño se anuncia lo grande y episodios lejanos entre sí tienen el mismo significado.

El visitante de la catedral de Santiago habrá notado que en una conocida imagen del siglo XVIII de Santiago Matamoros ha sido censurada con ridículas florecitas la parte inferior, que representa tres sarracenos enteros y la cabeza de un cuarto, todos muertos por la justa furia del Apóstol guerrero, que se llama Matamoros porque mataba moros y no porque le gustara poner florecitas a los pies de su caballo: en tal caso se habría llamado Santiago Hijo de las Flores.

No es de ahora esta detestable medida, fue decidida ya hace años en esa catedral, como por lo demás se han vuelto habituales, un poco por todas partes, análogas prácticas de pantalones bajados para no ofender a los musulmanes. Se trata de esconder, como si fuera una vergüenza, nuestra propia historia, nuestra cultura y nuestra tradición, los testimonios de nuestro que en el caso de España están ligados a una guerra que duró ocho siglos y cuyo significado fue exactamente una guerra de civilizaciones donde se decidía si la Península Ibérica iba a pertenecer al mundo islámico o al mundo cristiano medieval.

No se entiende muy bien en qué medida todo ello se debe a la arrogancia de ciertos musulmanes, y en qué medida se debe a los mediocres y acomplejados españoles que se avergüenzan de la propia historia y odian lo que son. O no quieren problemas, hasta el punto de que permiten al huésped mandar en la propia casa, nuestra casa. Esta es la esencia de la pusilanimidad: no querer líos, no querer polémicas, evitar el conflicto y que alguien se sienta ofendido.

Lo realmente ofensivo y odioso es que alguien pretenda que nos "retiremos" de nuestra historia y nuestra cultura porque no sea de su agrado, o del agrado de otros. Por parte de un invitado en nuestro país, pretender que ocultemos nuestra historia porque le ofende es un acto de arrogancia que lo descalifica y es motivo suficiente para echarle a patadas. Por parte de un español, pretender lo mismo es un acto de vileza que lo califica como indigno de ser español y europeo.

España se ha forjado en la Reconquista, en una guerra religiosa, y esto es inseparable de nuestra Historia. No quiere decir que ahora debamos seguir en guerra, ni que se deba cultivar el odio o la enemistad por fuerza, hoy en día, ni que vayamos a volver a la Edad Media. El pasado es pasado, pero está ahí y pretender que nos avergoncemos de ello es un insulto.

Para terminar, me gustaría hacer notar que la actitud de aquellos españoles que, por no ofender al musulmán, quieren que se censure y oculte nuestra historia y nuestra cultura, es exactamente la misma actitud que el de aquellos bípedos con documento de identidad masculino (no los llamaré hombres) que en Holanda, para protestar contra las agresiones a mujeres por parte de inmigrantes, se “solidarizaron” con ellas manifestándose en minifalda.

El mismo tratamiento que estaban pidiendo a gritos los bípedos holandeses en minifalda, es el que piden quienes cubren con flores los sarracenos muertos en las imágenes de Santiago Matamoros.

Max Romano

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Los progres son dignos de estudio realmente....atacan a los cristianos (no me considero cristiano), pero ante los musulmanes agachan la cabeza (a ver si los follacabras agarran su cimitarra y decapitan a cada progre que les agache la cabeza XD).

Juliano

VICENTE Ai dijo...

Has dado en el clavo, los huéspedes son los que mandan en la casa y el europeo pusilánime por no "querer líos" ha cedido un terreno legal y mental que no sé si podrá recuperarlo.

Anónimo dijo...

Creo que cofundes las dos epocas. En la edad media, y durante casi ocho siglos Al Andalus fue un territorio tan hispano como los reinos cristianos.Ser musulman no equivalia a ser un extrajero, y tan enraizado a esta tierra podia estar como un cristiano de origen visigodo o vandalo. La cultura islamica de la que quedan incontables muestras es legitmamente española, y no considero que una Catedral sea mas nuestra que la Alhambra de Granada.Las dos culturas forman parte del acervo cultural de nuestra patria.

Otra cosa es la demencial inmigracion que nos ha invadido en los ultimos años con la aquiescencia de los politicos corruptos. No creo que un norteafricano sea peor que un rumano o un chino.

Max Romano dijo...

Para Segundo Anónimo

No me parece propio hablar de "Hispanos" en un período en el que no había una nación española, excepto en el sentido de los herederos de la "Hispania" romana, pero estos eran culturalmente cristianos, herederos de los romanos y las invasiones germánicas (los visigodos). La invasión musulmana dio origen a lo que fue esencialmente una guerra religiosa que duró siglos, durante los cuales la Península era un conjunto de dominios diferentes que a través de las guerras y de la Reconquista fueron dando forma a la nación española como tal.

No dudo que los musulmanes estuvieran enraizados como los cristianos, pues el proceso duró siglos enteros, pero no es menos cierto que España se forjó en una guerra de civilizaciones en la cual la cristiana salió triunfante. Si hubiera sido de otra manera no habría sido España sido otra realidad, la Península Ibérica habría salido de Europa para entrar en el mundo islámico y hoy sería algo así como la actual Turquía, en la que no hubo ninguna "Reconquista" porque el mundo cristiano allí no recuperó jamás los territorios perdidos.

Sin duda ha habido aportaciones islámicas a nuestra cultura que también por eso es diferente de otras europeas. Pero independientemente del tema de la inmigración hoy en día, no se pueden poner en el mismo plano la herencia musulmana y la cristiana en la identidad española, precisamente porque España fue el resultado de "elegir" a través de la reconquista el mundo cristiano europeo y no el islámico norteafricano.

Por cierto que hoy en día hay una mentalidad difundida entre los musulmanes que lamentan haber "perdido" Al-Andalus y sueñan con revertir el resultado de la historia, lo cual es perfectamente posible porque la historia nunca se detiene y depende de la voluntad humana. Esto te demuestra hasta qué punto se percibe aún hoy el carácter de guerra perdida desde la "otra parte".

Frel dijo...

No se trata de que aquí los "políticos", progres o como se les quiera llamar ceden ante los musulmanes por no querer líos, porque antes de que se produzcan problemas no se les debería dejar entrar y si los hay que se comportan de esa manera habría que expulsarlos, es que esta misma castuza política obedece a las élites mundialistas que les han dado la orden de abrir las fronteras masivamente al islam con el claro objetivo que ya conocemos, y como buenos lacayos del NOM así actúan. No confundamos los verdaderos orígenes del problema, porque esto está pasando en toda Europa.
Por otro lado muy acertado el último párrafo del texto, ya lo creo que perciben todavía el carácter de guerra perdida, lo cual se puede interpretar como revanchismo.
Al segundo anónimo habría que recordarle que hubo una guerra de reconquista durante ocho siglos, si la hubo fue por algo, debido al choque de culturas, esto no se puede negar por mucho que se quiera minimizar el problema. Es más después de la reconquista se mantuvo el reino musulmán de granada en el sur español, el cual a partir de 1609 la monarquía hispana tuvo que disolverlo por los problemas de convivencia con los musulmanes(Convertidos al cristianismo, que fueron los que quedaron en España después de la reconquista) es más expulsaron a los musulmanes que quedaban en el resto de España porque además entre otras acciones celebraban y colaboraban con los ataques de los piratas berberiscos a las costas españolas, actuaban como una quinta columna, no digamos ya lo que hubiera supuesto la colaboración de estos moriscos con los piratas del imperio Otomano.

Anónimo dijo...

Es comprensible bajo su punto de vista, auque a nosotros nos resulte.un didpatate, que muchos islamicos -en espevial los mas radicales-, pretendar reconquistar sus antoguos territorios hispanicos. Considerar que la conquista arabe del s. Vlll fue una invasion lo situa a la misma altura que sus precedentes invasores (romanos, suebos, alanos, vandalos y visigodos).
Su asentamiento durante casi Vlll siglos dota a su conquista fue una importancia capital pues aporto un esplendor culítural y una riqueza que no alcanzaron sus predecesores germanicos.
El Caifato de Cordoba fue un emporio de podery un foco cultural digno del mayor elogio en su epoca.No veo razon para su menoscabo y su desprecio.
Lo que distingue basicamente a los musulmanes de entonces de los venidos en los ultimos años es su procedencia: de la lejana arabia los primeros, en numero escaso, y los actuales, prpcedentes de el Magreb, muy numerosos y de bajo nivel cultural.
Dudo mucho que al NOM le interese "islamizar" europa, cteo, mas bien que buscan un proceso desintegrador de la cultura europea y un mestizaje etnico.

Anónimo dijo...

El Islam es la unica religion que respeta y apoya los valores de la masculinidad. A diferencia de otras mas integradas en la cultura europea, de sesgo entreguista y al servicio de los pseudovalores imperantes. Y eso, de por si, ya merece respeto.