lunes, 26 de abril de 2010

LOS MARICONES Y LA FERIA DE ABRIL

La entrada de hoy comenta una noticia que se resume en pocas palabras: una pareja de maricones que había sido invitada a una caseta en la Feria de Abril de Sevilla, a un cierto punto se dieron un beso y los socios de la caseta les expulsaron. A uno de los invertidos casi le dio un ataque de ansia (pobrecito) y el día siguiente pusieron una denuncia por "homofobia". Naturalmente estaba cantado que saliera la  palabreja de marras. He aquí el enlace:


La primera observación es que una caseta de feria es un lugar privado, no público. Se entra por invitación. Por tanto los socios tienen derecho de admitir o no a cualquiera si les sale de los cojones, por cualquier motivo. Como si no quieren dejar entrar a los que tienen pelos que les salen de las orejas; es su casa y en la propia casa uno tiene derecho absoluto de admisión. Esta es una de las libertades más básicas del ser humano, la sacralidad e inviolabilidad de la casa. Y esta tiranía del políticamente correcto, esta inquisición progre, se está metiendo también con esto.

La arrogancia de los homosexuales y sus lobbies hoy en día no tiene límite: nos quieren imponer a todos su comportamiento como una forma más de normalidad, y nos quieren imponer su exhibición pública como un derecho fundamental; cuando alguien no pasa por el aro se consideran víctimas de una injusticia, les dan ataques de ansia, y corren a denunciar escupiendo por la boca la palabra homofobia, amparados por las infames leyes liberticidas que sus repugnantes grupos de presión y asociaciones  han conseguido imponer en todas partes. Ya es bastante lamentable la invasión de mariconeo en los medios, naturalmente fomentada desde arriba con claros objetivos corruptores. Pero es aberrante que ni siquiera se les pueda pedir pudor y discreción, que tengamos que soportar mariconeo exhibido sin protestar, bajo la amenaza de ser acusados de homofobia.

Hablemos un momento de esta palabra. En rigor su significado debería ser "odio hacia los homosexuales". En realidad la propaganda manipuladora de la political correctness  la aplica a toda persona o punto de vista que considere la homosexualidad una desviación, con la intención de hacer colar la mentira según la cual si no se aceptan estos comportamientos o se les considera  negativamente, el motivo es el odio patológico. Es evidente que considerar normal la relación entre hombre y mujer y asignar un disvalor a la inversión del comportamiento normal no significa odiar a los homosexuales. Lamento decir tan a menudo que dos y dos son cuatro, pero ael continuo lavado de cerebro al que somos sometidos, su lenguaje auténticamente orwelliano, lo hace necesario.

La palabra homofobia es otra impostura, otro deshonesto engaño más del progresismo, simplemente un arma para cerrar la boca a todo aquel que no comulgue con las ruedas de molino de la progresía, para quitar legitimidad a cualquier punto de vista diverso. Ellos mismos, que se llenan continamente la boca con las palabras diversidad, libertad, tolerancia, son los que más desean imponer un pensamiento único, los que más crean leyes liberticidas y quieren cerrar la boca a todo el que dice algo que no les gusta, los que imponen tabúes, crean inquisiciones, invaden la vida y la intimidad de todos para homologar la sociedad entera a las vulgaridades que tienen en la cabeza.

Resumiendo, esta gentuza pretende incluso quitarnos la libertad de criterio para considerar la homosexualidad una desviación: no otro es el sentido y la intención de la palabra homofobia. Incluso decir que está mal que un niño crezca con  dos "padres" homosexuales basta para ser tachado de homófobo; dentro de pocos años, en algunos países quizá sea incluso delito, si no lo es ya. Esta es la tiranía que llaman  sociedad avanzada.

Avanzada en el proceso de descomposición y putrefacción.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo en tu comentario. Esto me trae a colación un "acontecimiento" que presencié viajando en el metro de Madrid hace un par de semanas.

Hacia las diez de la noche tome el metro para regresar a mi domicilio después del trabajo tal como hago todos habitualmente. Había pocos pasajeros y un par de "mujeres", una de veintitantos años y otra algo mayor, se sentaron frente a mí. Cual no sería mi sorpresa -debo de ser un ingénuo- cuando la mayor le estampó un beso en la boca a su compañera con el mayor descaro del mundo. Mi reacción fue inmediata: les dirigí una mirada entre sorpresa y asco que debió de impactarlas pues se fueron al otro extremo del vagón.

No quiero pensar lo que hubiese ocurrido si hubiesen estado allí más pasajeros de su calaña o se me hubiera ocurrido pedirles un poco de decoro y respeto.Con toda seguridad habría terminado en una comisaría por atentar contra la "libertad sexual"

tresmontes dijo...

homo-fobia: palabro de etimologia absurda. "homo", en griego, significa "igual", "fobia" significa "temor"... Luego, ..."Temor a lo igual"...
Algunos ignorantes, equivocadamente, creen que la citada palabreja procede del latín "homo"= "hombre"...
Pues NO, es "homo"... en el sentido de homogeneo, ghomologar, etc...
En alguno de mis blogs he explicado ntambién la absurda y manipuladora invención de otras palabras: "Homosexual" y "Heterosexual"...

julio sanz dijo...

en algúnos sitios ya he insistido --no sólo yo, también otras muchas personas lo hacen-- en poner de relieve que desde un estricto rigor filológico o etimilógico noo se puede dar circulación a un palabro tan gotesco como "homofobia". Veamos:
"homo", del griego, igual a, semejante a (por ejemplo en homogeneo, homologar, etc...)... "fobia" significa "temor a", rechazo de algo (por ejemplo, en agorafobia, hidrofobia, etc).
Luego... "homofobia" es temor o rechazo a lo igual ó semejantre...
Hay que señalar que esa palabra (homofobia) la emplean los sanedrines del pensamiento único y obliogatorio, como asimismo: sexista, machista, islamofobia, xenofobia, etc... (por supuesto, nunca usarían la palabra --que existia en el siglo XIX) "cristofobia" ó "clerofobia"... por más que el odio contra el cristianismo está creciendo en todo el mundo... Hoy en mi blog IRANIA informo sobre una obra de teatro titulada "42 formas de matar a un cura"...)

Oso Solitario dijo...

Agradezco sus comentarios a Tresmontes y Julio Sanz, que puntualizan lo absurdo del término "homofobia", como tantos otros hoy de moda.

En la propaganda progresista el "palabro" viene utilizado con el sentido de "odio hacia los homosexuales" y empleado para culpabilizar a quien piensa que la homosexualidad es una desviación, a quien se pretende acusar de un odio patológico; también sugiriendo veladamente que este odio procede de una homosexualidad latente o reprimida. Es esta grosera manipulación y distorsión de la realidad que es necesario combatir.

Anónimo dijo...

la palabra exacta en griego sería homoios, tresmontes.

Xabi

Anónimo dijo...

Joven de 20 años denuncia a médico por tocamientos indebidos
Vera Lucía es una joven de 20 años que sufre de migraña. Ella fue hasta la clínica Providencia en San Miguel para iniciar un tratamiento, pero lo que sucedió fue realmente aterrador.
Vera Lucía es una joven de 20 años que sufre de migraña. Ella fue hasta la clínica Providencia en San Miguel para iniciar un tratamiento, pero lo que sucedió fue realmente aterrador. El Dr. Paul Portilla Condeso, mediante la excusa de “descartar un problema hormonal”, sometió a la joven a tocamientos en sus partes íntimas por más de media hora, según denuncian. El mal momento había pasado, pero todo tornó en una pesadilla, cuando otro médico, que se le acercó para atenderla, le dijo desconocer a Portilla. El médico no ha querido dar la cara a la prensa y se encuentra no habido.
21.01.2015 | 22:47 pm
Joven denuncia que fue víctima de tocamientos indebidos en clínica
Doctor le habría tocado sus partes íntimas argumentando que su dolor se podía deber a un problema hormonal.
Una estudiante de 20 años denunció al médico Paul Portilla, de la Clínica Providencia, de realizarle tocamientos indebidos cuando llegó a atenderse por un dolor de cabeza.
Según manifiesta, el doctor le tocó sus partes íntimas argumentando que el dolor se podía deber a un problema hormonal.
Según la denuncia de diciembre pasado, el médico jefe del piso donde fue atendida reconoció que Portilla no estaba a cargo del área. En tanto, su abogado señaló que no se ha presentado a las citaciones.

Poul Rogger Portilla Condezo
‎D Fox Portilla‎ en Prensa Libre con Rosa Maria Palacios
23 de noviembre de 2010 ·
Injusticia y corrupción Muy buenas tardes equipo de Prensa libre quien se dirije a ustedes es Jhon Portilla Condezo para solicitar su ayuda en un caso El dio de hoy martes 23 de noviembre del 2010, una amiga se presento a una convocatoria de trabajo en el hospital de Sabogal siendo como fecha de inscripción este mismo dia bueno al llegar a ese lugar mencionan que ya nadie se puede inscribir lo cual causa conmoción a un grupo de personas que asistieron a la convocatoria para la plaza de trabajo.De manera encarecida solicito por favor me ayudaran en este caso, ya que no puede ser posible que ocurra eso como antes mencione la fecha de inscripción para las plazas de trabajos en el área de laboratorio en dicho hospital es este dia martes 23-11-2010Aquí les dejo mi numero 986881923 O 5217696GRACIAS POR SU ATENCION ESPERO SU RESPUESTA