martes, 13 de mayo de 2014

EUROVISIÓN TRANSEXUAL, SÍMBOLO DE UNA EUROPA ENFERMA



Cuando supe que un transexual barbudo iba a representar a Austria en el festival de Eurovisión comprendí que tenía las mejores papeletas para ganar y no me equivoqué. Gran satisfacción – supongo – para los progresistas y los apóstoles de la degeneración por haber logrado un nuevo éxito propagandístico en su apología de la anormalidad; o como ellos dicen en su insoportable jerga y su baboso moralismo pedagógico, educar en valores de tolerancia y respeto a la diversidad.




Porque de eso se trata. Evidentemente Conchita Würst no ha ganado el festival por su canción y menos aún por su talento artístico, sino porque es un transexual barbudo. El festival de Eurovisión, deleznable como es artísticamente, ofrece de todos modos una imagen de la sociedad, transmite mensajes. En este caso el mensaje dirigido a todos los europeos es la apología de lo grotesco y anormal como modelo; el mensaje dirigido al mundo entero es que un transexual barbudo es el símbolo y la misma imagen de la Europa de hoy.

Una persona nacida en el cuerpo equivocado, por así decir, tendrá derecho a vivir como mejor considere y no voy a negar que tiene un problema que ha de resolver, ni digo que haya que perseguir a esta persona. Pero esto es una cosa y otra muy distinta presentar esa condición como modelo, hacer apología de ella como equivalente a la normalidad, destruir la misma noción de normalidad, contaminar y corromper a la infancia y la juventud.

Más allá del caso particular, se trata de un episodio más de la infame y grandiosa campaña de propaganda global a favor de la homosexualidad y la transexualidad, que persigue la demolición de las identidades sexuales y la polaridad masculino-femenino para llegar a una humanidad basura de seres indefinidos, fomenta e impone como normalidad estilos de vida aberrantes y desviaciones sexuales de los cuales hace continua apología.

En una palabra, la campaña cuyo objeto es fomentar de la enfermedad y la decadencia, borrar hasta la percepción de lo que es normal y lo que es anormal, en la sociedad y la conciencia de las personas.Y por tanto persigue a quienes conservan todavía un recto criterio, una sensibilidad sana y no pervertida, intenta convencerles de que los anormales son ellos.

Como todos podemos ver lo están logrando. Triunfa en este momento y por todo lo alto esta secta de ratas de alcantarilla – no tienen otro nombre - que cuenta con grandes apoyos financieros y políticos, que tiene a su disposición los grandes medios de comunicación y la industria cultural.

El barbudo declaró tras ganar el festival: “somos imparables”. Repugnantes palabras que lamentablemente son verdaderas, hoy, en Europa. Es imparable en efecto la degeneración y la podredumbre de esta sociedad, es imparable la decadencia y el proliferar de gusanos y larvas que crecen en una sociedad enferma. Una sociedad dirigida por una secta de canallas en la sombra, que durante decenios han ido inoculando su veneno, contaminando a las nuevas generaciones, infiltrándose en todas las posiciones clave para mejor corromper la sociedad, descomponer y destruir cualquier criterio de normalidad, rectitud y elevación humana.

Este es el símbolo de la Europa actual, La Europa de los burócratas de Bruselas, de los banqueros internacionales y los poderes ocultos que dirigen a un rebaño drogado e hipnotizado a la esclavitud y a una degradación sin fondo.

Porque todo ello está relacionado. Las fuerzas que trabajan para dominarnos a todos bajo la tiranía del dinero electrónico y el sistema bancario mundial son exactamente las mismas que trabajan para fomentar la degeneración moral, humana y espiritual.

Las mismas que han ocupado el sistema educativo, y utilizan el poder del Estado para imponer una tiranía silenciosa, en que se obliga a los padres a aceptar el adoctrinamiento de sus hijos, la pornografía, la sexualización temprana, la propaganda homosexual. Pequeñas noticias ignoradas por los grandes medios, de cuando en cuando, muestran la realidad a quien la quiera ver: que ya vivimos en la dictadura ideológica de los degenerados, que deciden lo que aprenden nuestros hijos y persiguen a los padres que no agachan la cabeza, a los que se niegan a pasar por el aro, como si fuesen criminales:



Esta es la Europa y el Occidente que están construyendo para nosotros, un mundo en que todo lo mejor que nos han legado quienes vinieron antes que nosotros se tira a la basura, un mundo donde se ha contaminado el cerebro de las personas, pervertido su juicio, atrofiado su sensibilidad, para que ya ni siquiera sepan qué es la degradación.

Esta es la Europa que elige ser representada y se identifica no con lo bello, lo fuerte, lo sano, sino con lo grotesco, lo aberrante y lo patológico. EL nivel de una civilización se mide por las representaciones que da de sí misma. Y el nivel de ciertas representaciones, como el caso concreto que nos ha servido para introducir el tema, verdaderamente no necesita comentarios.

Lo sano, lo bello y lo normal son hombres masculinos y mujeres femeninas, bien definidos, claros y fuertes y hermosos cada uno a su manera. Lo anormal y lo patológico es la transexualidad, la feminización del hombre, la masculinización de la mujer. Nuestra sociedad padece una enfermedad profunda, ha sido envenenada por los ideólogos de la degeneración, que llevan trabajando incansablemente desde hace decenios y hoy recogen su cosecha de frutos malditos.

Europa y Occidente están podridos, son un cuerpo moribundo con la necrosis que invade ya todos los tejidos. Lo único que nos puede salvar es restaurar la salud y la normalidad, barrer la basura en una limpieza a fondo y radical; expulsar de las posiciones de poder a los propagadores de la degeneración, prohibirles el acceso a la educación de nuestros hijos, impedirles la manipulación de las masas, echarles a patadas de cualquier posición de poder económico, mediático, cultural.

En una palabra enviar a los corruptores de la sociedad y los ideólogos de la degeneración a las cloacas que son su lugar natural; cerrando bien las tapas para que ellos y la suciedad que arrastran no vuelvan nunca más a contaminar y a degradar.

7 comentarios:

antonio momia dijo...

Esperaba en breve tu comentario sobre este tema de acuerdo por completo en todo un saludo

Anónimo dijo...

estaba claro que iba a ganar de antemano

Anónimo dijo...

Bravi,ottimo articolo!

Anónimo dijo...

Festival gay infantil en Noruega

http://www.intermagazin.rs/evropske-vrdnosti-u-norveskoj-odrzan-decji-gej-festival/

Aryan dijo...

Lo curioso de este esperpento es que si según el marxismo cultural los transexuales lo son por "ser mujeres atrapadas en un cuerpo de hombre", no tiene mucho sentido que se dejase barba. Aunque bueno, no le puedo pedir lógica a un hatajo de escoria con la amígdala atrofiada (raíz de la necedad izquierdista). Pero no me extrañaría que "Conchita" fuera en realidad un personaje montado para que un mediocre sin talento musical alguno se catapulte a la fama y la riqueza aprovechando la ola de la histeria progre. De todas formas no veo Eurovisión, ni lo veré, me parece un show de tercera: tal vez los focos de colores y demás fanfarria impresionen al populacho, pero a mí no.

Lo de la burocracia es curioso, porque define aún mejor que plutocracia nuestro sistema, por ej es casi imposible tener éxito laboral sin un contacto en las altas esferas, un padrino que te abra las puertas del muro burocrático, infranqueable para el ciudadano de a pie. Se está llegando a un punto en que casi sería un alivio que solo hubiera plutocracia, lo que creo es muy significativo. No me sorprenden esas noticias, ni siquiera las de USA: los mismos FF, los geniales escritores de su Constitución ya advirtieron que a pesar de todos sus esfuerzos su amada patria acabaría consumida por la tiranía. Este tipo de cosas, además, hacen que los occidentales K-Selectivos casi no tengan hijos, ya que a diferencia de los fornicadores descerebrados R-Selectivos, el no poder legar un futuro digno es algo que les angustia hasta tal punto que ahoga su deseo de formar una familia: esto conduce a la idiocracia. El NOM no necesita exterminar a toda la raza blanca para triunfar, sino tan solo al 20% que tiene en sus genes la inteligencia suficiente para suponer un peligro. Sin esta minoría genial, los mediocres serán como negros adaptados al frío, dóciles esclavos de los nuevos faraones como antes lo fueron de los viejos.

Saludos

Anónimo dijo...

Actriz porno levanta el "ánimo" de selección alemana para el mundial 2014

http://www.youtube.com/watch?v=xnTd32wJ6yk

Anónimo dijo...

Está claro que el hecho de que apareciera y ganara un hombre vestido de mujer y con barba no fue fruto de la casualidad, de hacerlo por llamar la atención, fue producto del marxismo cultural impuesto por el NOM en su tarea de continuar exaltando la transexualidad en su afán de convertir a Europa y gran parte de occidente en lo que vemos a diario, una degradación moral constante.
Por otro lado el festival de Eurovisión es una farsa, ya lo sabemos, los países se votan entre sí según los intereses de toda índole que les unen, por eso pocas veces han ganado los mejores y otros que han merecido mejor puntuación no consiguen puntuar mejor.