lunes, 24 de junio de 2013

LOS PIGS Y LOS CERDOS



PIGS (cerdos en inglés) es un acrónimo despectivo utilizado por los ambientes financieros anglosajones para referirse al grupo de países de Europa meridional con importantes, crónicas dificultades económicas y financieras (Portugal, Italy, Greece, Spain) y que además han sido objeto frecuente del ataque de los especuladores, sensibles al olor de la sangre cuando un país está en dificultades.

La actitud de arrogancia despectiva que implica el acrónimo es evidente. Nos los podemos imaginar, las hordas de yuppies fabricados en serie mientras, entre un bocado y otro de comida basura o ante el teclado del ordenador, comentan con suficiencia y una sonrisa idiota cómo van a especular con la economía y dejar en pelotas a esos PIGS gilipollas de Europa del Sur, que no son para ellos naciones sino nada más que un mercado y una presa para sus acciones de piratería financiera.

El acrónimo PIGS, más allá de lo particular, es todo un símbolo de un mundo en el que el dinero dicta su ley y es el valor supremo, en el que la casta de los mercaderes del dinero ha escalado el poder. Siendo nada más que la espuma sucia, se consideran en cambio la crema de la humanidad y se permiten mirar por encima del hombro a todos los demás.

Sería interesante saber en virtud de qué superioridad se creen autorizados a una tal arrogante, insufrible presunción, hacia pueblos tan infinitamente superiores a la infracivilización que ellos representan.

Grecia está en las raíces mismas de Europa, nos ha legado su pensamiento, modelos y cánones de belleza artística, imágenes míticas en las que reconocemos nuestro origen, ejemplos de heroísmo y ética guerrera cuya memoria ha perdurado a través de los siglos. En tiempos modernos, ya decaída política y culturalmente, nos ha ofrecido el ejemplo de una defensa obstinada de su identidad durante los cuatrocientos años del dominio turco, cuatro siglos en los que resistió tenazmente y con éxito la islamización.

Italia ha visto pasar el Imperio Romano, con la huella indeleble que ha dejado en nuestra historia, sus instituciones y cultura jurídica, los ideales políticos y cívicos que permitieron a la Roma de los mejores tiempos resurgir tras las peores derrotas; más tarde la era del Medioevo cristiano, el Renacimiento. Ni siquiera tiene sentido intentar resumir en pocas líneas el torbellino de ininterrumpida creatividad artística y cultural italiano, hasta que la fuente se empezó a secar con la gran homologación en el reino de Mammón.

Lo mismo se puede decir de España, y se me permitirá cierta parcialidad siendo español. Recordaremos el Siglo de Oro, Velázquez, Cervantes, Goya. Los valores militares y guerreros forjados en siglos de Reconquista y que han formado nuestra nación. Recordaremos la era de los Tercios españoles, uno solo de cuyos soldados haría ensuciar los pantalones a la redacción entera del Financial Times; la epopeya de los grandes viajes, los grandes peligros y los mares abiertos. La conquista de América, en la cual pocos hombres que afrontaban lo desconocido y se lo jugaban todo, cambiaron la historia del continente americano destruyendo imperios neolíticos – no se puede construir algo sin destruir – para edificar otra civilización que dio nacimiento a veinte naciones.

Portugal, en fin, nación que ha visto nacer a Pessoa y Camoens, que en la medida que sus recursos más limitados le permitían también ha participado en la empresa épica de conquista y civilización, enviando sus barcos y sus hombres por todos los mares, dejando su huella en África y América donde dio nacimiento a  Brasil.

Estos han sido Grecia, Italia, España, Portugal. ¿Cómo se permiten, a quiénes llaman PIGS, estos muertos de hambre espirituales de la finanza internacional? Gente que no sabe hacer más que jugar con dinero virtual, cuya contribución a la sociedad y a la vida consiste en la especulación y en desplumar a los pringados que trabajan de verdad.

Naturalmente no es que desprecien a todos los griegos, italianos, portugueses o españoles. Respetan ciertamente a quienes, como detalle secundario, tienen un pasaporte de estos países pero pertenecen a su misma raza. Se trata de esa subespecie de europeo degenerado que experimenta un turbio placer en hablar inglés y meter palabras inglesas por todas partes, venga a cuento o no, en su afán de ser globalizado y cosmopolita. Sintiendo seguramente una excitación de naturaleza casi sexual cuando de habla de hedge funds, financial derivatives, high frequency trading, y sobre todo la coletilla global que los manda en éxtasis. Para esta clase de infraeuropeo, que aspira a formar parte de la superclase mundialista, también la nación que aparece en su pasaporte es uno de los PIGS.

Se dirá que hoy en día lo que manda es el dinero, que el pasado no cuenta, que la cultura y los valores se miden por la cuenta en el banco y la tarjeta de crédito. Esto es análogo a lo que podría pensar una horda de analfabetos que entraran en una biblioteca y la devastaran, utilizando las páginas de los libros para hacer sus necesidades.

Ciertamente la historia pertenece al pasado, pero también es importante. En primer lugar porque las piedras, las palabras, las hazañas y gestas heroicas que nos legaron quienes vivieron antes, las semillas que plantaron los mejores de entre nuestros antepasados están infinitamente más vivas que una civilización muerta que mide todo con la medida del dinero y el interés económico.

En segundo lugar porque aún hoy, en tiempos de homologación en la mediocridad y la cultura del consumo, de nivelamiento hacia lo más bajo, la parte menos degenerada de la población y la sociedad, la que conserva al menos un recuerdo y una huella de su cultura, expresa una civilización y una forma de vida infinitamente superior a la que los señores del dinero virtual han preparado para todo el planeta.

Amos del dinero que forman una sociedad cosmopolita de nómadas, que no pertenecen a ningún lugar, para los cuales la tierra es nada más que un asset, la nación nada más que el marco en el cual desarrollar sus negocios; ninguna de las dos significan nada para ellos, se pueden cambiar a voluntad, comprar y vender. Y como toda sociedad de nómadas, es una sociedad de bandidos que viven a espaldas de quienes en cambio están radicados, pertenecen a un lugar y a una tierra

Finalizando ya esta entrada y dejando de lado los pigs, me parece evidente que los auténticos cerdos están en otra parte.


22 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen texto el de la entrada, los únicos CERDOS(PIGS), son los que especulan con las finanzas y arruinan a los pueblos mediante la piratería monetaria y financiera. Estos nórdicos de corte anglosajón deberían de pensar un poco más y tener en cuenta que la civilización occidental tuvo su origen en el sur de Europa, especialmente en Grecia y Roma, por lo tanto ellos son lo que son gracias al sur de Europa. Por otro lado estos mismos son los que acuden al sur de Europa en busca de sol, playa y montaña porque en sus países como es obvio la climatología lo impide, al final uno llega la conclusión de que esas críticas tan superficiales son producto de la maldita envidia.

Aryan dijo...

No olvides a Irlanda: en realidad es PIIGS. A mí el desprecio anglosajón por lo celta siempre me ha maravillado por su absurdo, siendo los celtas los pioneros en esas islas, así como los que legaron un legado mitológico (el Ciclo Artúrico). Aunque también habría que señalar que lo que habitualmente entendemos por "anglosajón" en realidad se originó con Guillermo el Conquistador, cuyos normandos (vikingos francófonos, razón de la fuerte influencia francesa en el inglés -que realmente es un pidgin de francés medieval con anglosajón-) fueron los que instauraron esa mentalidad de digamos "eficiente y refinado pillaje", como buenos descendientes de un pueblo de piratas. Por lo demás, es cierto que los brókers son amorales en extremo y desde luego no tienen legitimidad ninguna para despreciar a nadie, ahora bien, creo importante, en defensa de la verdad matizar algunos puntos:

-Grecia fue una gran Civilización de la Antigüedad, y yo mismo soy un firme defensor de que Occidente es hijo del matrimonio de Atenas y Jerusalén. Ahora bien, al igual que (por ej) Egipto antes que ellos, los griegos tuvieron una decadencia terrible, y aunque gracias al cristianismo lograron subsistir como bizantinos, el dominio otomano dejó una huella terrible, y me temo que su independencia no es comparable a la Reconquista española, por varios motivos: 1º, en Al-Ándalus apenas hubo mezclas raciales, siendo la mayoría de la población autóctonos islamizados, gracias al escaso número de los moros: esto no fue así en Grecia, 2º tras la Reconquista hubo un proceso de “limpieza de sangre” que no tuvo lugar en Grecia y 3º, como ejemplificación de la bastardizacion de la Grecia moderna está el que entre los mayores impulsores de su independencia estuvieran románticos anglosajones tipo Lord Byron, más aún que los propios griegos que se habían acomodado a una mentalidad de siervos respecto a los turcos. Por tanto cuidado, porque la grandeza de la Hélade no tiene nada que ver con la Grecia actual, que tanto racial como culturalmente está muy bastardizada por los otomanos.

Aryan dijo...

-Italia es en gran parte un ejemplo análogo al anterior (Sicilia tiene unos niveles de mafia dignos de alguna barriada gitana del sur de España o de Marruecos), ahora bien, es cierto que esta corrupción está más concentrada que en Grecia (por ejemplo los italianos del norte suelen ser muy decentes), y varía mucho según la zona. También es cierto que durante el Renacimiento fue algo así como la “cabeza” cultural y artística de Occidente, esto es innegable, y tanto Roma como el propio Vaticano tienen un arte impresionante, sobre todo en lo pictórico-escultórico (aunque los protestantes desarrollaron la música clásica hasta niveles cuasi-iniciáticos como en el caso de Bach). Ahora bien, el I. Romano también tiene unas sombras demasiado oscuras como para ser pasadas por alto: gran parte de su civilización consistió en plagiar, adaptar y retocar las creaciones ajenas, especialmente Grecia, de hecho los griegos antiguos despreciaban a sus conquistadores romanos como poco más que brutos venidos a más, como prueba está el que Alejandría tolerara la predominancia de Roma mientras se inquietó por la de Constantinopla, ya que no se sentía culturalmente amenazada por la primera, cuyo dominio era esencialmente militar y material. También está la famosa frase “convirtieron la tragedia en pantomima” que denuncia la carencia de sensibilidad de los romanos y su frivolidad. Otro ejemplo fueron los juegos olímpicos, cuya trascendencia esotérica los romanos nunca comprendieron, lo cual fue señalado por los griegos. Y por si fuera poco los pioneros de las “campañas electorales” (entendidas como ganarse el favor popular a costa de calumniar al contrario) tuvieron como pioneros a los romanos, por no mencionar la divinización por decretazo imperial (a diferencia de los griegos, que lo hacían voluntariamente a un nivel más bien mitológico), que condujo a uno de los mayores ejemplos de idolatría y tiranía de la Antigüedad, ejemplificado en Nerón, arquetipo del Anticristo. A eso añadámosle la creación de un desierto artificial con la psicopática destrucción de Cartago (que cerró la puerta a una posible revitalización de Egipto), o el deicidio contra Nuestro Señor Jesucristo en complot con los también deicidas usurpadores fariseo-edomitas, y el resultado creo que iguala sino supera a las luces con sus sombras. Por esto, sin negar el valor de su legado, hay que tener mucho cuidado con idealizar a los romanos.

Aryan dijo...

-España. Aquí tienes mucha razón, aunque yo matizaría algunas cosas: si bien el S. de Oro, cuyo exponente más famoso es el Quijote, y por tanto el que voy a usar como referencia, fue un tiempo de perfección literaria, ya había una cierta semilla de la decadencia moral con respecto a la ética caballeresca del Medievo, ejemplificada en la idealización de Sancho Panza a costa de Don Quijote, o si se quiere otro ejemplo en el nacimiento de la picaresca ejemplificado en el Lazarillo de Tormes. Aún si entonces no había germinado del todo, ya existía una semilla de amoralidad muy oscura que a la larga se ha demostrado letal para España. 2º, aunque Flandes fue ejemplo de grandes fazañas y héroes, la piedra angular de la hegemonía hispánica, en consonancia con su carácter penINSULAR fue romper la hegemonía mongólida a través del Atlántico, siendo pioneros en la hegemonía caucásica de las Américas (los británicos realmente se alzaron a costa de nosotros y siguiendo nuestra estela (aunque evitaron el error de mestizarse, pues también aprendieron de nuestros errores), y los EEUU tienen no poca herencia española, demostrado en topónimos como Texas o Los Ángeles, o en la ayuda que les dimos para independizarse y en la activa colaboración española con la Confederación: de hecho, los sureños tienen mejor opinión de los españoles que de sus compatriotas norteños). Por tanto, y más viendo el carácter libertario español: indisciplinado, gritón, individualista, informal y extremadamente honorable (razón de que a diferencia de en el ejército inglés, en los Tercios fueran raras las flagelaciones y otros castigos infamantes, ya que podía suceder que al reo le diera igual ser colgado con tal de apuñalar a su superior: ese carácter kamikaze ya lo sufrieron los bizantinos con los almogávares, o los romanos con los íberos) está claro que hablamos de una civilización talasocrática, la primera de Occidente el conquistar un océano, y que bien puede ser llamada, para disgusto de adalides de la leyenda negra (unos de forma crítica, y otros de forma laudatoria) nada menos que el primer atlantismo de la Historia. Ciertos que las élites se mantuvieron más centralizadas que en otros países, pero no podemos olvidar que eso tuvo como consecuencia un desprecio popular generalizado (la desconfianza española hacia la autoridad es proverbial) así como una degeneración moral tremenda de las mismas.

-Portugal, si bien tuvo algún que otro mérito destacable (por ej Magallanes o Nagasaki), siempre fue una potencia de segunda, y a día de hoy está tremendamente bastardizada, en concreto mulatizada: no por nada la Libia mora de Gadafi logró alcanzarle en ciertos puntos. Respeto a los portugueses, y soy consciente de nuestro (lejano) pasado en común, pero a día de hoy su idiosincrasia es muy diferente a la Española y para nada veo viable una unificación de Iberia como algunos han propuesto (no lo digo por ti).

Por lo demás, cuidado con despreciar a los nómadas, porque no pocas civilizaciones nacieron de nómadas asentados, y no pocos nómadas forman una parte honorable de nuestra raza (los cosacos por ejemplo, arquetipo ruso del libertarismo frente al zarato así como a los bolcheviques, moros o mongoles). Y respecto a la viñeta, no deja de tener parte de razón, pero por decepciones del pasado yo soy muy escéptico con los que se las dan de “defensores del pueblo” y luego están tan gordos como el banquero con el agravante de la hipocresía más descarada.

Saludos cordiales Max,

Libertad y Tradición bajo Dios

Anónimo dijo...

Cuando se habla de la grandeza de Grecia se hace alusión a su época esplendorosa, no a su época de decadencia, la cual se originó básicamente por la mezcla racial que hizo desaparecer en gran parte a la población nativa griega.
Referente a Roma, el legado que dejó fue muy importante, se heredó de Roma el Derecho romano, lo cual es muy significativo, luego habría que hablar de la otra gran faceta de la civilización romana, que fue la arquitectura, impresionante, variada, adelantada a su época, aunque es cierto que en ocasiones utilizaban cierta brutalidad como conquistadores que fueron, pero esto creo que no tiene nada que ver con la crucificación de JesuCristo en la antigua Palestina, fueron esos fariseos mediante el gran rabino de Jerusalem quien compró mediante el oro a la población judía para condenar al "señor" a la cruz, previamente entregado a los romanos, la idea no partió de estos últimos, aunque obviamente colaboraron por el engaño de los primeros.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Tanto Grecia como Roma tuvieron una decadencia terrible, dos brillantes civilizaciones que sucumbieron por una continua degeneración de los valores que las crearon. Pero referente a Roma no hay pocos que afirman que la decadencia se produjo en el momento que los romanos abrazaron al cristianismo y como consecuencia abandonando a sus dioses paganos, fue a raíz de que Constantino se convirtiera en emperador del imperio cuando Roma abrazó el cristianismo y combatió al paganismo, destruyendo sus templos y las imágenes de sus dioses. Hay que mencionar que los defensores de esta teoría(unas de las que se barajan como origen de la decadencia romana)sostienen que ocurrió porque el cristianismo es un producto del judaísmo y que el mismo Constantino era un judío infiltrado en la corte romana. Si esta teoría fuera cierta es sorprenderte afirmar y creer que la civilización griega logró resistir más tiempo como bizantinos gracias al cristianismo.
Es un tema polémico por la variedad de teorías que hay sobre el tema y los hechos consumados a través de la historia, pero es cierto también que a hay situaciones por las cuales se puede deducir que el cristianismo no es un producto del judaísmo.

Aryan dijo...

Sé a qué se hace referencia. Pero creo que echar la culpa de la decadencia a la mezcla racial, en lugar de ver esta como un síntoma de una degradación moral previa, es un error, y no hay más que ver lo zorras que son muchas nórdicas de pura cepa a lo Heidi Klum. Yo, como esoterista, sostengo que todo cambio (para bien o para mal) empieza por dentro, y luego va manifestándose por fuera. Y es que no se puede negar que en ocasiones la raza blanca puede ser muy degenerada pese a ser superior en general: de nada sirve que una excelente vasija contenga un agua venenosa. Respecto a Grecia, creo que debemos recordar que fueron los muy blancos dorios los que al destrozar la civilización micénica sumieron a Grecia en el analfabetismo y la oscuridad (y aún después la "ciudad" más doria fue Esparta, o la versión antigua de Norcorea con biorrobots de raza blanca): aquí se ve como mientras que los aqueos (y después los jonios) supieron apovechar los conocimientos de los pueblos conquistados, los dorios se comportaron como negros, destrozando todo ciegamente. Y todos estos pueblos eran de raza blanca y helénicos, así que difícilmente puede defenderse una inmaculación moral de la raza blanca cuando puede dar procederes tan diferentes ante una situación similar. Ya he dicho que no niego la obra de Roma, pero no obstante no fue un pueblo caracterizado por su creatividad y abstracción, salvando excepciones individuales: sino fuera por Grecia los romanos nunca hubieran pasado de ser brutos venidos a más, por esto desde su panteón hasta sus principios filosóficos y arquitectónicos se los deben a Grecia, aunque después desarrollaran y matizaran las cosas con su propio estilo. El comportamiento romano me recuerda al japonés: crecen gracias a la creatividad de otros pueblos, pero después mejoran o modifican los inventos que han plagiado. ¿Cierta brutalidad? La Historia, desde Cartago o los celtas hasta Jesucristo, demuestra que la brutalidad, más que ser la excepción, era la norma. Claro que la idea no partió de los romanos, fueron los fariseos los autores intelectuales pero los autores materiales fueron los romanos porque aunque Pilatos sabía que Jesús era inocente le condenó porque era un cobarde que valoraba su posición por encima de la justicia, y los soldados se comportaron con una brutalidad digna de negros que recuerda a los orcos tolkenianos. Cierto que los fariseos son los principales culpables, pero los romanos son cómplices, y no se puede decir que no disfrutaran con ello como buenos psicópatas.

Un saludo

Aryan dijo...

Conozco esa teoría respecto a Roma y el cristianismo, la suelen profesar neopaganos cutres de esos que idolatran el odinismo de Himmler (cuando este parecía un japo de lo mongolizado que estaba, y aún así se creía la reencarnación de Odín, jajaja). Lo cierto es que Roma ya era inmoral desde finales de la República sino antes, así que aunque siguiera siendo poderosa militarmente tarde o temprano tendría que pasarle factura: no se puede dominar eternamente solo por la fuerza, pues tarde o temprano vendrá otro más fuerte que tú y como bien dice la Biblia “antes del quebrantamiento es la soberbia”. Maricones, putas, asesinos y toda clase de degenerados romanos se creyeron “dioses” por decretazo y no eran más que la hez moral de la humanidad entronizada gracias a la opresión de otros pueblos (incluyendo pueblos blancos como nuestros ancestros celtíberos) y a la brutalidad de las legiones. El mismo Tácito alababa a los “bárbaros” germanos por su pureza moral en comparación con su Roma natal y el mismo Vegecio admitió la mediocridad romana respecto a todos los pueblos con los habían combatido, incluyendo africanos y asiáticos: solo en disciplina militar lograron destacar. Los “dioses” paganos no eran más que nefilim o ángeles caídos, por eso se comportaban degeneradamente y si no fuera por su inmortalidad y poder serían indistinguibles de los humanos. Lo de pretender que Constantino fue un “judío infiltrado” es de risa, cuando solo se convirtió poco antes de su muerte y si favoreció a los cristianos fue porque sus antecesores habían fracasado al exterminarlos, de hecho no paraban de crecer así que los favoreció por motivos meramente políticos: se perdía como un niño en los debates teológicos, y por esta misma razón colaboró con la iglesia católica en la represión inquisitorial del resto de cristianos ya que un clero unificado y estatal es mucho más fácil de controlar políticamente: mezquinos intereses mundanos e incomprensión de lo espiritual, como buen romano. De sorprendente nada porque esa teoría es una estupidez cristofóbica como la copa de un pino, hace años yo y un amigo dejamos en ridículo a varios neonazis que sostenían esta mierda, y como se vieron cogidos acabaron estallando en una pataleta de censura e insultos partidistas propia de negros descerebrados. Desde entonces me di cuenta de la influencia perniciosa que Himmler o Nietzsche produjeron y que aunque los cristianos no queremos una guerra de religión entre hermanos, si nos atacan nos defenderemos ya que tanto un vikingo como un berberisco son lo mismo: psicópatas y piratas, y me da igual que biológicamente unos sean de nuestra raza y otros no, si moralmente son unos tarados cainitas. Por tanto, a las hipócritas acusaciones cristofóbicas de "intolerancia semítica" yo respondo que ellos tienen "salvajismo negroide". Y respecto al judaísmo, el bíblico concluye en Cristo y lo que llamamos "judaísmo" realmente es un invento post-diáspora de los jazaros fariseos, por eso el Talmud satánico tiene más autoridad que la Torá para esas gentes.

Anónimo dijo...

Obviamente antes de la degradacióln racial hay un proceso de degradación moral, lo uno conduce a lo otro y no sólo a lo racial, conduce a otros hábitos también muy negativos.
Es cierto que la arquitectura griega influyó en los romanos(no sólo en el panteón), pero no fue algo decisivo, usted mismo indica en uno de sus mensajes como los romanos sobresalieron en sus obras pictóricas y sus esculturas, fueron también muy creativos.
Decir que los romanos se comportaban de forma degenerada debido al culto que profesaban sobre sus dioses no tiene sentido, es la pura degradación moral que surge en una civilización floreciente que al final la hace tambalear y desaparecer(como en el caso de Grecia),¿Cómo van a infundir unos dioses paganos en un comportamiento tan errático?, es algo claramente contradictorio.
Referente a Constantino, el hecho de convertirse al judaísmo(o mejor dicho destapar su judaísmo) en sus últimos días no significa que su mandato no consistiera en fomentar la decadencia de dicho imperio, no hace falta convertirse para ello, de hecho a través de la historia los judíos han permanecido en sociedades ajenas de forma oculta e incluso haciéndose pasar por credos religiosos ajenos y alabando las enseñanzas talmúdicas por otro.

Un saludo.

Aryan dijo...

En efecto, lo uno conduce a lo otro: básicamente la mezcla racial es un resultado de una lujuria cada vez más desenfrenada. Y por cierto, es una forma de adulterio (pecado).
En los orígenes SÍ fue algo decisivo, aunque posteriormente desarrollaran su propio estilo: es idéntico a lo que hace Japón con Occidente. Yo indico que los ITALIANOS del renacimiento fueron muy creativos, los cuales si bien eran históricamente herederos de Roma, ya tenían poco que ver con la idiosincrasia romana original (pagana).
Claro que tiene sentido, ya que la religión influye en la moral: por eso un ateo coherente reconoce que no hay razones para ser moral (por ej Nietzsche defendía algo parecido al anarquismo puro o ley de la selva, lógico ya que su retórica neopagana era solo una forma elegante de presentar el ateísmo militante más radical). Los monoteísmos originales (no derivados de plagios y manipulaciones hechos por motivos políticos más que espirituales) como el zoroastrismo y el cristianismo creían en un Dios Perfecto que trascendía no solo la humanidad sino Su Creación, y eso se veía reflejado en la elevada moralidad de ambos pueblos (contrariamente a lo que peliculejas antihistóricas como 300 den a entender). No es contradictorio: un individuo puede ser muy inteligente, muy culto y muy fuerte y ser un psicópata amoral sin escrúpulos. Igualmente una civilización poderosa puede ser muy degenerada, lo que ocurre es que a largo plazo el Mal se vuelve contra sí mismo y le acaba pasando factura: la Ira de Dios es lenta, pero cuando llega es terrible. Roma fue la tierra de la Loba (la Puta, la Babilonia del Oeste) y acabó siendo conquistada por la Palabra de unos elegidos patriarcales y austeros como el mismo desierto: me parece lógico y bueno, de hecho no está de más recordar que Atila no fue vencido por los soldados romanos sino por el sumo sacerdote de la iglesia católica, en demostración de que la inferioridad de los chatrias, que carecen de recursos una vez se agota su (limitada) fuerza bruta. Y anteriormente, en tiempos paganos (para que luego digan que el cristianismo “debilita” -sic) los partos dieron una paliza de campeonato a las pesada (y caramente) equipadas legiones romanas, con poco más que unos caballos, unos arcos y su ingenio: la infantería pesada solo es eficiente si logra forzar un cuerpo a cuerpo cerrado, y por eso hasta la invención de las armas de fuego el arquero a caballo asiático fue el verdadero hegemón de la guerra, reduciendo a los otros pueblos a atrincherarse y a replegarse a la defensiva.
...

Aryan dijo...

Lo cierto es que incluso los germanos conocían la existencia de un Dios Perfecto llamado Teut o Allvatir, pero nunca tuvieron contacto con él ni le rendían culto, ya que en su visión era algo parecido al deísmo: se había desentendido de Su Creación y por tanto los que dominaban eran los “dioses” nefilim como Thor y compañía. La realidad es que ellos fueron engañados por la inteligencia superior de los ángeles caídos, y que Dios no los eligió a ellos sino a los hebreos (y secundariamente a los persas) para revelarse en tiempos post-diluvianos: fue el hombre de Atlantis el que abandonó la fidelidad a Dios, y por esto Dios le abandonó a él y a sus descendientes hasta que halló un pueblo que a largo plazo sería capaz de hacer renacer la Verdad Primordial. Lo siento si hiere el “orgullo racial” germánico pero es así, y debemos entender que como humanos nuestra superioridad hacia las bestias (incluyendo los negros behemah -bestias bípedas parlantes-) es vanidad en comparación con la Perfección de Dios, y que sin Él estamos a merced de los superiores Primeros Nacidos (los ángeles).
Lo de Constantino ya lo he explicado, así como el tema de la decadencia, si quieres seguir echándole la culpa al cristianismo de todos los males y viendo judíos hasta debajo de las piedras allá tú. No niego que los talmúdicos hayan sido una de las influencias antioccidentales, pero vincular eso al cristianismo o hacer a los judíos unos overlords omnipresentes me parece propio de una paranoia enfermiza: entre las élites mundialistas hay blancos, asiáticos y hasta algún negro inteligente (raros pero los hay, por ejemplo el psicópata que dirigió la masacre antiblanca de Haití), y entre los mismos judíos hay discrepancias graves (con respecto a si seguir financiando a Israel o no por ej -en EEUU la mayoría está en contra, y de hecho los neocon son en su mayoría WASP), no son una raza alienígena con poderes telepáticos como tácitamente dan a entender los conspiranoicos: que alguien me explique cómo puede pensar que Bar Rafaeli y Whoopi Goldberg pertenecen a la misma raza. Es una guerra espiritual contra el satanismo, y secundariamente racial (dado que según la profecía de Noé Dios eligió a Jafet habitando en la tienda de Sem -Occidente cristiano- para ser Su Paladín mundial): no al revés, como pretende el materialismo nazi.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Vamos a ver, lo de Constantino desde un principio he afirmado que hay gente que sostiene dicha teoría, yo no he afirmado qie la apoye, como tampoco apoyo el razonamiento que usted tiene sobre el tema, demuestra que tiene razón, de momento no lo ha demostrado.
Referente al cristianismo vuelvo a repetirlo, desde un principio he afirmado que es la teoría que sostienen algunos, tampoco he afirmado que la apoye con rotundidad, eso lo está diciendo usted, lea mejor mis mensajes.
Por otro lado y como consecuencia de mi anterior explicación yo no culpo al cristianismo de todos los males ni tampoco veo judíos por todas partes como usted afirma, encima lo afirma con mala educación, diciendo que lo mío es producto de una paranoia enfermiza, pero viendo su forma de razonar creo que dicha paranoia le afecta a usted en vez de a mí.
Ya le he comentado en anteriores mensajes que la cuestión del cristianismo y sus orígenes es una cuestión polémica, donde hay personas que opinan que dicha religión tiene sus raíces en el judaísmo, o tiene una fuerte influencia(la llamada judaización del cristianismo), usted nombra a Nietzsche, afirma que era ateo y además lo identifica con el ateísmo y el anarquismo más puro, simplemente porque el filósofo en cuestión rechazaba el cristianismo y cuestionaba sus orígenes(usted ya me entiende), aquí puede haber otra equivocación por su parte, simplemente porque por otro lado ensalzaba los valores del islam y la función tan importante(según él) que realizó en la España mora, así lo define en su obra "El anticristo", obviamente esto último es una cuestión bastante más subjetiva que el tema del cristianismo.

Un saludo.

Aryan dijo...

Veamos, es cierto que ud en un primer momento lo dijo así (y seguramente sé donde lo leyó), pero a partir de ahí ud no ha cesado de defender esa tesis de forma tan sistemática que resulta difícil creer que no la defiende como propia. ¿? Yo he argumentado con datos históricos, pretender equiparar la validez de estos con las paranoias de la propaganda nazi (que ni sus propias élites se creían, sino por qué tenían que tirar de registros de sinagogas, apellidos, circuncisiones y poniendo el broche de la estrellita cuando según su tesis los judíos eran una raza de enanos rechonchos con frente huidiza, nariz enorme y labios de negro: obvio que una cosa era lo que decían al populacho para animarlos y otra la realidad con la que operaban que es que un judío no es distinguible de un blanco de otra religión) es sencillamente absurdo.
Le he leído muy bien, es ud el que con su defensa constante de esa tesis da a entender que guarda simpatías con ella.
Disculpe si le he ofendido, pero difícilmente uno puede extraer otra conclusión lógica de párrafos como este “Referente a Constantino, el hecho de convertirse al judaísmo(o mejor dicho destapar su judaísmo) en sus últimos días no significa que su mandato no consistiera en fomentar la decadencia de dicho imperio, no hace falta convertirse para ello, de hecho a través de la historia los judíos han permanecido en sociedades ajenas de forma oculta e incluso haciéndose pasar por credos religiosos ajenos y alabando las enseñanzas talmúdicas por otro” Y por cierto, el “y tú más” no es un argumento serio.
Conozco esa polémica desde hace años, y dado que como le he indicado he llegado a tener problemas personales por su causa, me he molestado en conocerla a fondo (pues solo así se la puede combatir), y lo cierto es que en esencia es un fenómeno con un auge relativamente moderno, cuyo catalizador fue el citado Nietzsche (cuya amoralidad inspiró a toda clase de indeseables, desde socialistas hasta neocons). El problema acá es entender que significa judaísmo hoy (y en tiempos de Jesús) y que significaba judaísmo en tiempos de los profetas: hay 400 años de diferencia, 10 tribus perdidas Dios sabe dónde, una infiltración edomita-babilónica que usurpó el levirato (por eso los esenios tuvieron que esconderse en una ciudad secreta) y la corona (Herodes fue llamado “el Idumeo” por su origen), así que, y esto viene confirmado por el deicidio, podemos afirmar que son dos religiones diferentes habiendo la actual usurpado el nombre y los símbolos de la original (igual que siglos después el Islam usurpó incluso al mismo Jesús, y Mahoma mintió diciendo que tenía sangre de profeta). A Nietzsche realmente esto le daba igual, solo le importaba manipular la Historia para justificar sus ideas (igual hizo con Zoroastro en una de sus obras, cuando este profetizó al Cristo y los hebreos fueron muy bien tratados por los persas, prueba de todo son los magos que fueron a la Adoración, probablemente discípulos de Daniel profeta): Nietzsche empleó una retórica pagana “guerrera”, usando cuantos ejemplos se le ocurrieron, pero no era una persona espiritual, despreciaba a los sacerdotes y nunca rindió culto a ninguna deidad fuera del signo que fuera, de hecho en sus obras alaba el deicidio (se vanagloriaba de “matar a Dios” el muy necio), creó una fe atea en el superhombre (antropocentrismo materialista llevado a su máxima capacidad), y aunque ideologías de todo tipo hayan tratado de arrimar el ascua a su sardina lo cierto es que Nietzsche nunca defendió otra autoridad que la de la fuerza, lo cual conduce por lógica al anarquismo puro (sin esas bobadas de cooperar o eliminar la p. privada), de hecho yo siempre he sostenido que el anarquismo nietzscheziano es el único realmente posible de llevar a cabo. Así que tengo muy buenas razones para lanzar las críticas que le lanzo a Nietzsche, de hecho lo considero junto a Darwin, Freud y Marx 1 de los 4 Jinetes de la Modernidad (todos los demás son herederos de estas 4 influencias: evolucionismo, sexualismo, ateísmo y socialismo).

Un saludo.

Alan Christian dijo...

Muy buena entrada. Da bronca cómo puede haber gente así que se burle de civilizaciones verdaderamente superiores. A esta clase parasitaria habría que eliminarla para siempre de la faz de la tierra. Son piratas, son esclavos del dinero, son escoria...

escudo dijo...

pena de hilo que chafaron el anonimo y el aran ese

Unknown dijo...

Filosofo simpatizante del fascismo y preso en carcel de Girona carga contra oportunismo del MSR

""El MSR en especial representa un grave obstáculo para el desarrollo de un proyecto NR en España porque USURPA ese espacio político PARA BIEN DEL SISTEMA, operando como plataforma giratoria y terminal infectada de lo (supuestamente) NR con todo el universo de la ultraderecha (por no hablar de otras cuestiones "policiales" más graves todavía). ""

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2013/07/por-una-condena-tajante-del-racismo-y.html?showComment=1373137910692#c2107004315549674619

Anónimo dijo...

Para Aryan:

Primeramente yo no comparto esas tesis de las cuales usted habla, no se salga por la tangente, si he comentado el tema de Constantino y su relación con el imperio romano lo he comentado como una teoría que es manejada por otros para justificar el motivo de la decadencia del imperio romano, no venga con historias de nazis y demás, eso lo está diciendo usted.
Por otro lado las críticas a Nietzsche puede usted ejercerlas porque está en su derecho a cuestionar al filósofo en cuestión, pero afirmar que dicho filósofo representa lo que usted entiende por anarquía por el simple hecho de ser ateo(según usted) es algo creo yo con poco fundamento, calificar de actitud anárquica y caótica el no creer en religión alguna recuerda las peores herejías que han habido a lo largo de la historia, en este caso parece usted un fundamentalista religioso(cristiano en su caso)).
Por otro lado es mejor zanjar el tema puesto que no nos pondremos de acuerdo.

Aryan dijo...

Para Anónimo:

¿Tangente? Deje ud de escurrir el bulto, y no se queje tanto si los demás deducimos lo que UD previamente ha dado a entender: ¿podría explicar SU postura, entonces? Porque por lo que dice parece que solo se ha dedicado a exponer y defender la de otros. ¿Historias? Perdone pero respecto a los neonazis sé de lo que hablo y es muy fácil encontrar pruebas de ello.
No es lo que yo “entiendo”, es lo que objetiva y etimológicamente ES la anarquía: pretender sublimar la libertad y a la vez su opuesto (la igualdad) es absurdo porque ambas se anulan mutuamente, por eso los “anarquistas” convencionales se basan en fábulas sobre la supuesta “bondad natural del hombre” que en su delirio les llevaría a cooperar pacíficamente ante la supresión del estado: por esto el “anarquismo” convencional JAMÁS ha funcionado de verdad, a diferencia del anarquismo nietzscheziano, que no es otra cosa que la ideología de la naturaleza teorizada por un hombre. No es por ser ateo, aunque es cierto que el ateísmo, seguido con coherencia hasta sus últimas consecuencias lleva bien a la anarquía bien a la tiranía (anarquía personal o autodeificación): es lo que la lectura de Nietzsche da a entender a cualquiera que no sea un tramposo interesado en arrimar el ascua a su sardina a costa de la verdad (léase neonazis, neocons, progres, neopaganos, ateos, satánicos y demás anticristianos), o un ciego que no quiere ver. No, el ateísmo per se solo implica materialismo, pero la aplicación política COHERENTE de Nietzsche lleva a la anarquía. ¿Fundamentalista religioso? Bien, si ud entiende por eso la defensa firme de la propia espiritualidad entonces sí, y me siento honrado por ello. Pero creo entender (aunque luego niegue sus palabras como ya ha hecho varias veces) que ud se refiere a la inquisición y barbaridades similares: de ser así, no sabe ud lo equivocado que está y lo poco (nada) que me conoce, y hay muchos que pueden testificar que yo siempre he defendido la libertad de culto (a diferencia de muchos de sus hipócritas regímenes ateos).
Estoy de acuerdo en zanjarlo de forma civilizada: esta decisión al menos demuestra un punto de honradez por su parte, que como verá no dejo de reconocerle: soy un hombre de honor.

Anónimo dijo...

No quiero discernir más sobre el tema, obviamente no estoy de acuerdo en algunas de sus opiniones expresadas en su último texto(especialmente en su parte final, lo cual usted lo ha entendido a su manera).
Zanjamos el tema y acabamos con las polémicas.

Saludos cordiales.

Boadicea dijo...

Primero un placer leer la entrada
Despues,para Aryan:los identitarios irlandeses celebran las raíces celtas,no lo dudes.Los demás pues como en todos los países
se dejan llevar por el sitema.

Aryan dijo...

Boadicea: lo de Irlanda no lo dudo, ya que allí es incluso un símbolo de resistencia hacia el dominio anglo. Pero me llama la atención la fobia inglesa hacia lo celta: para mí es un poco como si los españoles (que hablamos una lengua romance) nos avergonzáramos de nuestro origen celtíbero y renegáramos de él en pro de añadidos posteriores. Quizás esté artículo pueda esclarecer el asunto:

http://democratic-republicans.us/library/normans-englands-blessing-and-curse-john-de-nugent.pdf

Lo cierto es que explicaría bastante bien muchas cosas: por qué el inglés moderno es un pidgin de francés y anglosajón, por qué el clasismo está tan arraigado en Inglaterra, por qué ese desprecio a lo celta, por qué ese cierto sadismo de "pérfida Albión"... y por qué un patriota inglés como Tolkien estaba tremendamente desencantado con la sociedad en la que vivía.

El último de Filipinas dijo...

Si es que esto no podía acabar bien cuando para imponer algo tan artificial como el euro eliminaron una moneda milenaria como el dracma griego.