miércoles, 1 de mayo de 2013

LAS LESBIANAS Y SU HIJO ADOPTIVO, HORMONADO Y CASTRADO






Aunque lo parezca, no es el título de una película porno-horror de bajo presupuesto sino la realidad del Occidente actual. Una sociedad que se demuestra capaz de desfondar cualquier límite de degradación y una realidad en la cual con episodios como éste, destinados a repetirse, la degeneración alcanza y supera el límite del horror.


Dos lesbianas adoptan un niño de dos años e inmediatamente le lavan el cerebro a conciencia para que se sienta una niña. El niño en efecto “espontáneamente” les dice que es una niña y con siete años intenta mutilarse los genitales. Después le empiezan a dar hormonas para que no desarrolle su masculinidad y finalmente, ahora que tiene once años le van a someter a una operación de cambio de sexo extirpándole el pene.

Eso sí, las “madres” dejan claro que nunca lo han presionado pero siempre quisieron que fuera una niña. Y al final como era de esperar han conseguido su propósito. Las dos lesbianas odiadoras del varón van a cortar por lo sano – valga el mal gusto del juego de palabras – y quitarse de en medio ese miembro viril cuya presencia en casa tanto les molestaba. Porque esta y no otra es la cuestión.

En efecto es todo demasiado claro y demasiado triste en este auténtico crimen contra la infancia, perpetrado en la persona de un niño inocente y en odio a la masculinidad. En un crescendo de violencia y avasallamiento se le ha robado al niño su identidad sexual; primero a nivel psicológico con el lavado de cerebro, luego a nivel hormonal, y finalmente a nivel físico con la castración.

Pero no debemos fijarnos sólo en el hecho aberrante, que representa sólo la consecuencia lógica de un camino comenzado mucho antes. En efecto no está de más pasar revista a los cómplices, responsables indirectos de violencia.

Y precisamente estos cómplices del crimen son quienes han permitido adoptar niños a parejas de desviados sexuales. Los que legitimaron tales parejas como “matrimonio”  y también quienes en primer lugar envenenaron la mente de las personas para que no distinguieran entre normalidad y desviación, entre salud y patología. Sin olvidar la legión de mentecatos que cacarean la palabra homofobia cuando alguien se resiste al lavado de cerebro y simplemente distingue entre comportamiento desviado y no desviado.

Y es que no se puede legitimar la desviación y darle derechos al mismo nivel que la normalidad. Porque la anormalidad antes o después revela su carácter, prevarica e intenta imponerse a toda la sociedad. La homosexualidad es una desviación que ha estado siempre presente en el comportamiento humano, y como tal puede ser tolerada pero nunca legitimada. Porque – hablemos claro – cuando se les deja el campo libre se comportan como una serpiente venenosa, que puede ser tolerada cuando está bien sujeta o encerrada, pero en cuando escapa o siente que se afloja la mano que la retiene se revuelve y muerde revelando su verdadero carácter.

Empiezan pidiendo que no se les persiga y terminan persiguiendo a los demás, imponiendo la policía del pensamiento y la tiranía de la corrección política; comienzan haciéndose las víctimas para terminar destruyendo las estructuras del matrimonio y la familia normal – la única que merece tal nombre -  de la que están excluidos; empiezan baboseando contra la discriminación que sufren y terminan llenando de hormonas y castrando a un niño de once años, para destruir en su persona la masculinidad que tanto odian.

Esto tiene un nombre. Se llama anormalidad y perversión al poder.

Naturalmente, lo anterior no significa que haya que colgarlos de las grúas como hacen en Irán  -lejos de mí defender tales posiciones - pero sí que lo mejor es que se queden dentro de su famoso armario; porque cada vez que tienen libertad de acción demuestran infaliblemente saberla utilizar sólo como libertad de degradar y de corromper.

Concluyendo ya, me resulta difícil encontrar palabras para calificar el nivel de podredumbre y perversión de una sociedad que impide a los padres educar a sus hijos, que considera “violencia” un simple bofetón para corregir a un niño, y sin embargo no sólo permite, sino que avala y fomenta, formas de violencia contra la infancia tan repugnantes como la comentada en este artículo.

23 comentarios:

Lector dijo...

Por misteriosos motivos California se ha convertido desde hace unas décadas en capital espiritual del mundo. La creación de mitos populares mediante el cine, el espiritismo, la "singularidad", el porno y la subversión de la identidad mediante la cirugía plástica tienen su Meca allí. No me extraña que el caso se haya producido en California. Se conoce que la Costa Este es muy aburrida.

El bebé a la carta es un pecado de hybris, según el cual los padres, o las "madres", saben más que la Naturaleza.

Puro fingimiento. Dos tías solteronas de libro fingiendo ser madres y un niño fingiendo ser niña, a base de contaminación hormonal y de bisturí, que no podrán cambiar su cromosoma 23.

Anónimo dijo...

Bueno tanta inhumanidad y degeneración son muestra de la calidad moral de todos estos humanitarios políticos demócratas de hoy en día.
Otra perla de humillación al varón en Suecia: quieren obligar por ley a los hombres a urinar sentados. Y no es broma: http://www.lefigaro.fr/international/2013/04/26/01003-20130426ARTFIG00685-les-suedois-bientot-forces-d-uriner-assis.php
Suecia está totalmente podrida y Noruega totalmente alucinada le sigue los pasos...
Noticia encontrada en: http://thuleanperspective.com/2013/04/26/fornstora-dagar/

Max Romano dijo...

Lamentablemente, aunque no puedan cambiar los cromosomas, habrán torcido para siempre su desarrollo con las hormonas y pasada la etapa de crecimiento eso tiene mal remedio. Por no hablar de la extirpación del pene.

En efecto lo de Suecia es alucinante. Próximamente publicaré una entrada sobre Suecia, como país laboratorio de la degeneración social y la tiranía del mundialismo.

A Toda Costa dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=WYPFmmwFQsI

A Toda Costa dijo...

Este es el link, por si antes me equivoqué.
https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=WYPFmmwFQsI

DΛOR dijo...

La homosexualidad es una desviación que ha estado siempre presente en el comportamiento humano, y como tal puede ser tolerada pero nunca legitimada.

Bien dicho Oso.

En realidad no tengo nada que rebatirte, todo es un darte la razón. En este asunto, estamos, como se dice, en sintonía.

Bravo!

Un abrazo, Max.

Hasta pronto.

Anónimo dijo...

Pura degeneración contranatura, adoptan al niño para cambiar su identidad natural, un experimento aberrante, es lamentable que esto esté permitido.

Anónimo dijo...

El hecho de que un niño sea legalmente adoptado, es el único rezago que permite a la gente emitir leves o ásperas críticas. Pero cuando el hijo es biológicamente concebido por el/la homosexual, nadie puede opinar nada, de la misma forma que los heterosexuales no admitimos que alguien aparezca con la pretensión de conducir nuestras vidas familiares.

¿Por qué hago esta salvedad? Pues porque la adopción es ya una antigualla del siglo pasado. La degeneración está mucho más actualizada. Pido se recuerde la siguiente noticia:

http://www.lanacion.com.ar/1495103-anotaron-al-primer-bebe-con-dos-padres

Lo interesante es la MAÑA empleada. La fotografía muestra que el bebé es netamente blanco; pero, ¿cómo es posible, si la "madre" era india? El homosexual aportó el espermatozoide, pero, ¿de quién procedió el óvulo? Pensemos, pensemos; el asunto es mucho más multicultural, multirracial y multidepravado de lo que se lee.

Anónimo dijo...

Veo como a los Estados Unidos, que hasta hace poco mantenían una fuerte oposición, el menos en sus sectores más conservadores, se les está yendo el asunto de las manos.El poderio del lobby gay ha conseguido legalizar el "maricomonio" en varios estados de la unión, dos de ellos (California y Nueva York),los más representtivos politica y demográficamente.

Con el paso del tiempo la oposición a "ese movimiento" se debilita cada vez más. En latinoamérica paises como Mexico, Argentina y Colombia (entre otros), ya lo han legalizado.

Creo que por el momento la única alternativa capaz de presentarles batalla es el Islam.

Lamentablemente, no veo otra.

Saludos. LEG

Anónimo dijo...

Buen texto Oso, claro y contundente ante esa atrocidad que esta fuera de los parametros mas elementales de la naturaleza.

Anónimo dijo...

Si haceis click en los enlaces, llegareis a esto

http://u.jimdo.com/www100/o/se0e6000863be59df/img/i52f553da9490b386/1366955886/std/image.jpg

http://www.2kcom.net/2013/04/26/deux-lesbiennes-transforment-leur-fils-adoptif-en-fille-vid%C3%A9o/

!Que raro!

Anónimo dijo...

Al margen no esté de acuerdo con lo que han hecho las madres adoptivas... ¿no es utilizar un único ejemplo un modo de generalizar injustamente a un colectivo? ¿Tal vez la razón por la que han hecho semejante atrocidad no es que sean lesbianas, sino que puede venir determinado (o influido) por el contexto en el que han sido educadas, o el maltrato, o una constante inmersión en malas experiencias, o en que no se han criado en el respeto?

En ningún caso eso lo justificaría, ni pretendo que sea motivo de perdón (no soy quién), pero tal vez deberíamos reflexionar si utilizar como única explicación para su acción su lesbianismo, sin tener en cuenta otras circunstancias, es pecar de simplistas, y cuánto interés hay en sostener esa posición.

¿O acaso no hay heterosexuales que hacen barbaridades con sus hijos que, aun de otra índole, también son deleznables?

Max Romano dijo...

Intentaré responder al último comentario.

Yo pienso que esta barbaridad en particular deènde y de qué manera de la homosexualidad de las madres adoptivas.

Ya lo peor que le puede pasar a un hombre, para el desarrollo de su masculinidad, es ser educado por mujeres, aunque sean sexualmente normales y en un contexto de familias normales. Infinitamente peor es ser educado por lesbianas o por feministas, cuya elección de vida se basa en el rechazo al varón.

¿Cómo puede un niño crecer sano en semejante ambiente?

Es cierto que se trata de un caso particular, pero destinado a ser cada vez más frecuente de una u otra manera. Simplemente estas dos mujeres han llevado hasta el fondo el odio a la masculinidad que caracteriza la sociedad occidental.

Infinidad de otros niños varones, quizá sin llegar a ser castrados físicamente como en este caso, se ven privados de su masculinidad o de un correcto desarrollo, con todas las graduaciones posibles de "familia", desde las "madres" lesbianas a las madres solteras por elección, a las familias donde no está el padre o cuenta menos que un cero a la izquierda.

Todas estas situaciones privan al niño de un correcto crecimiento como varón. Y también a la niña hacen daño, aunque menos.

Todo ello al margen de la historia de vida que tengan detrás las lesbianas. No podemos conocerla evidentemente pero se trata de desviadas sexuales que jamás deberían tener entre las manos un niño para educar, ni fémina ni mucho menos varón.

Es un poco lo que sucede con los pederastas y los pedófilos. Muchos sufrieron abusos de niños, peor eso no quita que sea un peligro social y que se deba proteger a los menores de ellos.

Sobre los homosexuales en general, como he escrito es una desviación que puede ser tolerada si no se intenta corromper a la sociedad. Pero las infames lobbies homosexuales justamente lo que están haciendo es corromper y degradar. Y por "corromper" entiendo exhibir la desviación, hacer propaganda de ella, intriducir a menores a la homosexualidad y borrar la distinción entre comportamiento nirmal y anormal.

Un homosexual que no tenga estas actitudes (los hay en el movimiento francés contra el "matrimonio" homosexual)que vive su inclinación con discreción y sin corromper a nadie, no tiene porqué gustarnos pero ciertamente merece un respeto que los "maricones unidos" no merecen.

Nicolás Sepúlveda dijo...

Y lo peor, amigo mío, es que la gente cada vez más apoya eso. Ahora dicen que no existe el género, que los homosexuales deben andar en la calle como cualquier persona con su pareja, que no importa que a un niño se le inculque la homosexualidad, etc. El mundo se degenera a pasos agigantados, cada vez somo más pocos los que estamos en contra de esas aberraciones. Y los medios de comunicación juegan un rol importante, es como si quisieran homosexualizar a la gente, masificando tanto esa moda, esa tendencia psicológica que cada vez tiene más adeptos. Espero que la gente pueda despertar pronto, aunque lo dudo. Pero al menos me siento contento de saber que aún quedamos muchas personas conservadoras. Saludos amigo!

A.J dijo...

Nicolas Sepúlveda, así es, en política nada pasa pro casualidad(y esto no lo digo yo, lo dijo un conocido expresidente de Estados Unidos)
Quieren homosexualizar la sociedad por el control poblacional demográfico y también para hacer de la masa(población mayoritaria) una cosa amorfa ,acrítica y maleable, como cerdos contentos de revolcarse en sus propias heces.

Son los tiempos que nos han tocado vivir, pero la naturaleza -al quebrantarse sus normas- pondrá todo en su sitio tarde o temprano.

Aryan dijo...

Aquí se evidencia como la adopción homosexualista no es más que una excusa de unos pervertidos politizados para imponer su sectarismo particular, pues sino hubieran adoptado una niña desde el principio, pero no: querían un varón, para poder retorcerlo pervertidamente, enfermarlo y finalmente mutilarlo para satisfacer su grotesco morbo. Esto es casi brujería satánica y esas zorras deberían ser juzgadas por la Fe y ejecutadas por lapidación: que nadie se preocupe que yo como sacerdote tiraré la primera piedra a cada una. La lástima la tengo por el pobre crío, que es una víctima inocente de un lavado de cerebro abominable y seguramente irreversible. Tal vez lo más piadoso sería eutanasiarlo narcotizado después de que se convierta a Cristo y así se salve su alma por la Gracia, ahora que aún conservará algo de inocencia natural. Sino, podría convertirse en una criatura grotesca como esos chaperos transexuales que pululan por las calles y por la telebasura: monstruos de perversión irredenta estilo Carmen de Mairena.

Saludos cordiales.

josep casas dijo...

esto demuestra que estamos viviendo en una sociedad enferma , y lo mas lamentable es que cada vez estamos peor , esta degeneracion es la respuesta a la falta de valores que han provocado los politicos en su defensa del estado laico y la aprovacion en los cambios de roles promovido por los grupos feministas

josep casas dijo...

esto demuestra que estamos viviendo en una sociedad enferma , y lo mas lamentable es que cada vez estamos peor , esta degeneracion es la respuesta a la falta de valores que han provocado los politicos en su defensa del estado laico y la aprovacion en los cambios de roles promovido por los grupos feministas

Anónimo dijo...

Este blog es una mierda y su creador esta claramente enfermo, hacete tratar.

Anónimo dijo...

Oso celebro tu claridad en el pensamiento y tu critica sobre esta aberracion que relatas en el articulo,lo haces desde un lugar donde prima el raciozinio ,sin dudas que el mundo naufraga lenta pero inexorablemente hacia un desastre ,esto no es una opinion ,basta sentarse durante diez minutos a mirar las noticias,lamentablemente todo este tipo de leyes liberales acarrean riesgos como este derivado de estas dos basuras ,por llamarlas de manera simpatica ,y no utilizar adjetivos mas apropiados,estas dos mujeres que claramente odian a los hombres y que han llevado a cabo su fantasia de castrar a un hombre en la persona de este inocente niño no son mas que resultado de la falta de respeto que existe actualmente por el genero masculino y el acompañamiento que estas leyes y otras hacen atentando contra la igualdad y la integridad de los hombres.Este hecho criminal no hace otra cosa que demostrar que la maldad de las mujeres no conoce limites,sirva de muestra los comentarios de las mismas cada vez que una mujer es victima de la violencia masculina ante cualquier hecho el castigo debe ser la castracion la tortura y la muerte ,en contrapartida ante una atrocidad cometida por ellas la reciben con indiferencia ,justificando lo hecho o burlandose y festejando su accionar .Yo tampoco estoy de acuerdo con que los homosexuales tengan la posibilidad de adoptar ,pienso que no son las condiciones en las que debe crecer una criatura,independientemente de que quiero creer que todas las lesbianas no son como estas y para cerrar si bien ellas son las principales culpables de esta monstruosidad no son las unicas,la sociedad que lo permite es complice...Me gusta tu blog ,saludos desde Argentina.

Anónimo dijo...


Toda esta "moda" de que los niños eligen", ya está llegando a las familias "bien constituidas" (formalmente hablando), es decir, recientemente en Argentina, los padres decidieron cambiarle el nombre a su hijo varón - modificando el documento y la partida de nacimiento, porque resulta que el niño, con sus seis añitos, es una "nena trans" por lo tanto decidió que quería "ser nena". Y las autoridades accedieron al pedido, en pos de la "inclusión de nuevos derechos". Saludos

Angela Perez dijo...

Esto no tenia que estar permitido.es una aberracion,pero realmente la culpa no es de ellas si no de quien lo a permitido

Raul dijo...

¿que la culpa no es de ellas? "pobrecillas", ahoran son victimas, y victimas se creerán,... patético... estos engendros, no solo quien lo permite, en especial ellas tienen toda culpa, y toda responsabilidad de tal atrocidad y aberración.