jueves, 10 de marzo de 2011

BRECHA SALARIAL

Con una cierta regularidad las feministas nos machacan la cabeza con el asunto de la brecha salarial

Esgrimen estadísticas para demostrar que las mujeres ganan menos que los hombres y presentan esto como una injusticia. Injusticia que debe ser combatida con políticas de paridad, cuotas, discriminación positiva, es decir cada vez más privilegios para la mujer. Se sostiene que hasta que no desaparezca la brecha salarial no se alcanzará una verdadera justicia.


Hay que repetir regularmente la misma falsedad para que entre en los cerebros y se acepte como una verdad evidente que nadie cuestiona. Y en efecto no faltan artículos cada semana como éste:


Se nos dice que hasta que no desaparezca esta diferencia estadística no habrá justicia. La realidad es diametralmente opuesta: la brecha salarial es un falso y demagógico argumento utilizado para favorecer a la mujer. Es mentira que represente un trato vejatorio hacia ella. Al contrario, inicua e injusta es cualquier política que favorezca a la mujer por el mero hecho de serlo. Injusticia radical y escandalosa  sería que no existiera esta diferencia estadística.

Para empezar, es difícil saber con precisión la entidad de esta diferencia entre salarios medios. Cada vez nos dicen una cosa distinta, lo que ya indica que son estudios sectarios y con una clara intención manipuladora. Pero no es ésta la cuestión: seguramente los salarios medios de hombres son superiores a los de las mujeres y mujeres en la sociedad en conjunto, o en una gran organización o en muchas profesiones. Esto no voy a negarlo, aunque no voy a aceptar ninguna cifra precisa procedente de esta basura de estudios pilotados al servicio de la propaganda feminista.

No constituyen los porcentajes manipulados o las trampas de la estadística el engaño esencial. La mentira principal, insidiosa y venenosa, consiste en sostener que esta diferencia implica que hombres y mujeres perciben salarios diferentes por realizar el mismo trabajo. Esto es falso, lisa y llanamente como sabe cualquiera que trabaje en una organización. Hace tiempo hablé del tema en esta entrada


Lo esencial del tema es que hombres y mujeres tienen en media sueldos diferentes porque realizan trabajos diferentes, por motivos generacionales, porque son ellas que dan a luz, porque eligen distintos lugares y condiciones de trabajo.

Porque a los sitios peligrosos, incómodos y duros son los hombres que van. Porque las horas extras cuando hay que quedarse más de la cuenta a trabajar son realizadas sobre todo por hombres. Por mil motivos más que cada uno podrá sacar de su experiencia personal y profesional.

Estas disparidades seguirán existiendo a menos que desaparezcan todas las diferencias entre hombres y  mujeres y nos convirtamos en una humanidad triste y miserable de seres asexuados todos iguales.

Los mentecatos igualitarios consideran injustas las diferencias naturales. Pues bien la realidad es diamtralmente opuesta: es radicalmente injusto y perverso negarlas, intentar eliminarlas, fingir que no existen o son irrelevantes.

Naturalmente las hienas feministas saben perfectamente que su argumento es más falso que Judas y tienen claro que quieren aplastar al hombre y someterlo a un régimen de iniquidad. Baste para ilustrarlo este párrafo del primer artículo mencionado:

“La Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, por su parte, indicó que la diferencia salarial "parte de los convenios colectivos, donde se permite distinta nomenclatura para el mismo puesto de trabajo dependiendo de si es mujer o varón", y "de los pluses, ya sean de nocturnidad, toxicidad o peligrosidad, que normalmente perciben los varones".

Notemos especialmente la última frase, que condensa en pocas palabras y con rara sinceridad toda la iniquidad que hay detrás de las políticas de igualdad. Como he apuntado antes, estos pluses no se los regalan a nadie por su cara bonita: hay que ganárselos. Para esta gentuza –porque no tiene otro nombre- lo injusto no es que sólo los varones estén dispuestos a trabajar en condiciones especialmente duras, sino que cobren más por hacerlo. Lo que esta canalla feminista querría, evidentemente, es que los hombres que trabajen en tales condiciones no cobraran estos pluses. O bien que los cobraran mujeres que están cómodamente en su oficina y no pueden –o no les sale de los ovarios- trabajar de noche o en situaciones de riesgo.

Sobran las palabras. Saludos del Oso

8 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Encima las muy cabronas dicen lo de los hijos como si fueran una carga.

Anónimo dijo...

He aquí una de las contradiciomes de la sociedad capitalista actual. El sistema en que se sustentaba durante años: "a mayor o mejor trabajo realizado, mayor gratificación económica", parece que tambien ha entrado en crisis. Subvertir éste equitativo principio ha sido la piedra angular del feminismo, con sus "igualitarismos ventajistas" y prevendas de todo tipo.

Los resultados no están tardando en llegar: pérdida de la calidad del trabajo, puestos laborales en manos de incompetentes, discriminación sexista, deterioro de la producción, , desmotivación para los profesionales masculinos más capaces, etc. Es curioso que, la empresa privada, que durante años basaba su éxito en la calidad y competividad de su producción haya caido en esa estúpida tranpa.

De la ya secular improductividad de la empresa pública, con un porcentaje de mejeres que roza el escándalo, es mejor ni mencionarlo.
LEG

Oso Solitario dijo...

Efectivamente para la mujer moderna todo es una carga...los niños, la pareja, el trabajo.

Recibir todo a cambio de nada, que los hombres dediquen su vida a servirla, todos los derechos y ninguna obligación. Este es el ideal de vida de la mujer moderna que el feminismo està impniendo con sus leyes aberrantes.

De acuerdo también con los efectos nefastos de la igualdad a la fuerza y la discriminación hacia los hombres. Es el triunfo de la imbecilidad y la incompetencia. No hay más que ver el espectáculo bochornoso de los que mandan en el país.

Pero antes o después pienso que nos daremos de bruces con la realidad, y entonces la hostia va a ser fenomenal.

A.J dijo...

Volvemos a lo mismo, marxismo cultural, guerra de razas y sexos, varón heterosexual y europeo malo, culpable de todos lo malo , el buen salvaje y la mujer, buenos y oprimidos...

Ingenieria social basada en una ideología totalitaria que asola occidente(marxismo cultural), todo ello con unos claros intereses: acabar con la tradición y la familia con objetivos claros, controlar la poblacion numericamente y aumentar aún mas el enfrentamiento y la heterogeneidad social.

Con este percal sumado a los malos sueldos y bombardeo mediático de la cultura relativista extrema, cualquiera se siente desmotivado para ser padre o formar una familia...Es curioso que mientras esto sucede , a los inmigrantes-la mayoria de otras razas- se les subvencione la maternidad con diversidad de ayudas"sociales".

Es impresionante el nivel de borreguismo de la gente, les discriminan de una manera escandalosa en sus narices y les da igual...
Vivimos,seguramente, en el borreguismo mas extendido y acusado de toda la historia reciente, ni Orwell o Huxley lo podrian haber plasmado mejor, de hecho creo que alucinarian.

Atridas dijo...

Lujo, pompa, igualdad, ovarios, histeria, libertaaz, indiferencia, estrogenos, individualismo, bacanales, hipersexualismo, homosexualidad, confusion, estridencia, confort, anti-arte, attention whores, exibicionismo, horterismo, mestizaje, son caracteristicas tipicas de civilizaciones decadentes orientales-matriarcales, tipo Minos,tipo Babilonia, tipo Etruria, tipo Cartago, tipo Grecia y Roma contaminadas y moribundas.

Por todo ello y sabiendo que estamos en el acto final de la patética y fracasada "civilización moderna" que empezo a fraguarse dos siglos ha con eso que los pedantes llamarón "Las Luces", ya hace tiempo que no me interesa la politica (por que simbolicamente ya no me siento parte de la "polis", esta "polis" no es la mia ya...), me interesa la metapolitica, osea el replanteamiento absoluto de todo el edificio. "Dinamita" a este esperpento y a levantar algo que sea digno, y mientras tanto a cabalgar el tigre como se pueda.
La crisis energética puede acelerar las cosas mas, uniendose a la inmigración y a la casa-putas feminista que fomenta una suicida selección social inversa que, gracias a Dios o a los Dioses, hará esta farsa completamente inviable en mas bién poco tiempo.

Por cierto, es hora de que los lobos empiecen a morder, hay que sabotear alguno de sus actos. El tema de la capilla de la Complutense del otro dia me ha tocado especialmente los cojones y eso que no soy cristiano. Desde las provincias de momento no podemos hacer gran cosa, es en Madrid donde esta la salsa. Su sensación de arrogante impunidad debe ser erradicada cuanto antes.

Saludos

León Riente dijo...

Me ha gustado especialmente eso de hienas feministas y te lo pido prestado para usarlo en alguna ocasión.

En las líneas finales has sugerido un asunto que es también interesante. La complementariedad y lo funcional que resulta el feminismo para este tipo de capitalismo que padecemos. Hace 30 años un hombre con su trabajo fuera de casa era capaz de mantener a la familia. Hoy la mantienen a duras penas hombre y mujer trabajando ambos fuera de casa. Casi con el mismo dinero hoy los empresarios pueden comprar el doble de fuerza de trabajo que hace 30 años y eso es, en parte, un logro pro-capitalismo salvaje (¿existe otro?) del feminismo.

Oso Solitario dijo...

Ciertamente esta "polis" tampoco es la mía y la "política" de los grandes partidos actualmente no es más que un teatro donde todos están de acuerdo en lo esencial y totalmente dentro del sistema.

La lucha metapolítica, el plantear alternativas reales y poner en discusión radicalmente el sistema actual, es lo único que tiene sentido si es que uno no quiere retirarse totalmente en sus intereses privados.

Este blog se coloca en esta perspectiva, con el objetivo modesto de utilizar noticias cotidianas para ver desde este punto de vista la degeneración y decadencia de nuestra sociedad. Si dedico una atención especial al feminismo es porque estos fenómenos de decadencia y destrucción cultural están ligados a un nivel muy profundo con las fuerzas que persiguen la gradual imposición de una sociedad matriarcal y ginecocrática. Aconsejo leer a J.J. Bachofen y también lo que ha escrito Evola sobre el tema.

Estos temas sin embargo son demasiada carne en el asador para este blog. Quizás en proyectos futuros.

Si a alguien parece oportuno utilizar expresiones o fragmentos del blog para defender ideas afines me parece estupendo. No soy de la SGAE y desde luego no voy a hacerme rico con un blog como este :)

El comentario de León Riente es muy acertado. Desde el punto de vista del sistema capitalista se puede resumir en "Dos al precio de uno" porque en términos de salarios reales, comparados con el coste de las necesidades básicas de la vida, trabajando los dos no se vive mejor de lo que se vivía trabajando uno solo hace cincuenta años. Esta es la "liberación" de la mujer moderna.

Anónimo dijo...

La "liberación" de la mujer viene con su incorporación al mundo laboral. La ecuación es fácil de resolver para el capitalista. Doble número de asalariados = mitad de salario = mitad de costes salariales = doble beneficio.
Aaaah! bendita liberación e igualdad.
Esto es simplificando al extremo, pero no tengo ninguna duda de que responde bastante bien a la realidad. Los daños colaterales son la destrucción misma de la familia. Obvio, aunque no tanto para la masa idiotizada.