sábado, 8 de abril de 2017

EL ESTADO ISLÁMICO AGRADECE A ESTADOS UNIDOS SU APOYO AÉREO




Esta, naturalmente, sería la noticia en un mundo imaginario donde se llamaran las cosas por su nombre, a diferencia del mundo donde las maquinarias de la mentira de los medios fabrican una realidad a base de imágenes y desinformación.

Vaya por delante que no me creo ni por un momento lo del ataque químico del gobierno sirio contra su población. No me lo creí hace tres años cuando la acusación fue la misma, buscando usarla como pretexto para una agresión militar en gran escala que fue detenida sólo por la oposición de Rusia. Mucho menos lo voy a creer ahora que el gobierno sirio está ganando la guerra y gracias a apoyo ruso está consiguiendo derrotar a las fuerzas rebeldes apoyadas por Occidente.

Fuerzas que además de oposición política genuina al gobierno de Assad, incluyen también mercenarios, degolladores con turbante y toda clase de fanáticos que en su tiempo libre se pasan por Europa para hacer algo de turismo yihadista y enriquecernos culturalmente a su manera: atropellando a la gente por la calle, acuchillando a los viajeros en los medios de transporte, pegando cuatro tiros aquí y allá. Estos son los que reciben el apoyo aéreo americano, los que agradecen la lluvia de misiles de crucero Tomahawk sobre las instalaciones militares de Siria.

Pensemos lo que pensemos del presidente Assad, no es un estúpido sino un hombre de Estado, capaz de valorar la situación las fuerzas en juego y los riesgos. Está ganando la guerra y militarmente no tiene nada que ganar con un ataque de gases contra su población.

Los ataques con armas químicas no tienen un efecto decisivo a menos que sean usadas de manera masiva. Como hizo Saddam Hussein contra los rebeldes kurdos gaseando la ciudad de Halabja conde murieron unas 5.000 personas, y  contra los pasdaran iraníes cuando a fuerza de sangre y muertos estaban a punto de conquistar Basora. E hizo uso de ellas con la benevolencia de Occidente y de la Unión Soviética, porque el enemigo a batir era el Irán islámico de Jomeini.

Si no es con este uso masivo de gases, el resultado militar de un ataque con armas químicas es limitado y de ninguna manera decisivo. Por tanto Assad no tiene prácticamente nada que ganar usando armas químicas contra su población. Sí, en cambio, tiene mucho que perder políticamente y sobre todo cuando está ganando la guerra. Es por ello que considero la acusación pura propaganda de guerra. Lo que está claro es que no se ha investigado ni se ha dado tiempo para valorar o decidir: encontrado el pretexto de ha pasado inmediatamente a la acción.

Con ello el Presidente Trump ha demostrado ser, en política internacional, la enésima marioneta de Israel, a pesar de lo bueno que pueda tener en otros aspectos. Es bastante sorprendente porque hace apenas tres años se opuso con fuerza al intento de la anterior presidencia de atacar a Siria. ¿Qué ha pasado? Una de dos: o es un papanatas que se deja manipular emotivamente por los niños muertos que ve en la televisión (y como sabemos hay niños muertos más iguales que otros: quien controla la televisión controla los niños muertos que aparecen y cómo aparecen) o la lobby sionista americana ha conseguido agarrarle por las pelotas, y bien agarrado. Lo que está claro es que de una u otra manera Israel, a través de sus grupos de presión, le ha ordenado al Presidente de los Estados Unidos que ataque a Siria.

¿Qué sucederá ahora? Se abren escenarios de conflicto sobre todo con Rusia. Siria es muy débil militarmente pero Rusia no se quedará de brazos cruzados. Dependerá de lo que se hable entre bastidores, pero difícilmente se llegará a un enfrentamiento directo. Rusia no se lo puede permitir porque Siria está aislada geográficamente y sus fuerzas no podrían nunca en esa área enfrentarse con éxito a las que tienen Estados Unidos, Turquía y (llegado el caso) Israel.

Por tanto, si de verdad Israel aprieta el botón de guerra total en su monigote teledirigido americano, Estados Unidos puede derribar a Assad  y destruir Siria. Rusia no puede impedirlo. Pero el coste sería encender un conflicto global que se puede fácilmente extender a muchos otros teatros. Un conflicto que va clarísimamente contra nuestros intereses y que nos perjudicaría enormemente, todo ello en nombre de y por voluntad de Israel.

Esto es indecente e inadmisible, como indecentes e inadmisibles son nuestras clases dirigentes de perrillos falderos de Israel y en general el poder de las lobbies sionistas. Es vital para nuestro futuro como españoles y europeos preguntarse si debemos tolerar esta aberración, que las lobbies sionistas nos impongan la política exterior, una política que es perjudicial para nosotros. Como es aberrante, en otro orden de cosas, que tengan un poder tal que les permita cerrar las librerías y prohibir los libros que no son de su agrado, que hayan logrado imponer en toda Europa, por medio de sus lacayos en la política, una repugnante legislación liberticida que elimina la libertad de expresión, de pensamiento y de investigación histórica.

Entre los problemas de nuestro tiempo y las amenazas al futuro de Europa, el poder de la lobby sionista ocupa una de las primeras posiciones. 

Max Romano

1 comentario:

Rob dijo...

Y no descartemos un ataque de falsa bandera contra si mismos (EEUU) culpando a Rusia, o bien, que consigan que Putin abandone a Siria. Subestimamos la capacidad de persuasión de los sionistas que, como estamos viendo, suelen salirse siempre con la suya.