domingo, 3 de febrero de 2013

APLICACIONES RACISTAS, ACOMPLEJADOS Y MAJADEROS



Creo que muchos de nosotros de niños hemos jugado a hacer de chinos presionando ligeramente las comisuras de los ojos para aparentar ojos rasgados; quizás nos hayamos pintarrajeado alguna vez para jugar a los indios. En el desfile de los Reyes Magos, si no hay negros disponibles para hacer de Baltasar, se coge a uno y se le tizna de negro la cara. Cuando se hace un bosquejo rápido de un negro, se le pone la cara negra, a un indio americano se le ponen plumas y rayajos en la cara, a un blanco se le pinta blanquito y sonrosado.

Todo esto es muy banal, el lector pensará, y todos estábamos tan contentos hasta que llegaron los imbéciles de la corrección política para decirnos que todo esto son estereotipos racistas y que no deben ser tolerados. No pudiendo por ahora censurar los garabatos que hacen los niños, censuran las aplicaciones racistas…


Uno se pregunta qué es lo que hace la aplicación racista. ¿Denigra a grupos humanos? ¿Hace un llamamiento a la violencia? ¿Es un juego shoot and kill con puntuación diferenciada en base a la raza? Nada de todo ello. Lo que hace la aplicación racista es esto…




Si el lector se está retorciendo en su sillón de la risa lo comprendo perfectamente. Pero hay gente que se toma estas cosas muy en serio; en este caso un americano de origen chino que se ha sentido ofendido por el estereotipo de Fumanchú y ha recogido miles y miles de peticiones de acomplejados y mentecatos como él para solicitar la retirada de la aplicación, cosa que al final han conseguido.

Esto no es un caso particular sino que se está volviendo la norma hoy en día; es el fanatismo de una sociedad que aplica hasta el final sus principios básicos, el fetichismo de la igualdad y de los derechos individuales. Una sociedad donde se niega la existencia de la diversidad humana, racista hasta el límite y en el peor sentido porque quiere anular y eliminar las diferencias humanas. La dictadura de una masa sin rostro de gilís acomplejados y majaderos, que se sienten insultados por cualquier cosa y se creen con derecho a prohibir a los demás todo lo que ofende su pequeño ego hipersensible.

Es como vivir dentro de una pesadilla en la cual los idiotas y los deficientes se han hecho con el poder, o dentro de un manicomio donde los locos han encerrado a los cuidadores. Pero todo es, por desgracia, perfectamente lógico y consecuente. Es la sociedad del igualitarismo y el individualismo masificado pensada y vivida hasta sus últimas consecuencias. Después de miles de años de sociedad humana, hemos superado la ley del más fuerte para caer en la ley del más tonto.

4 comentarios:

Shock dijo...

Una aplicación muy ofensiva, desde luego, no sé cómo no empezó la Tercera Guerra Mundial justo después de salir a la venta.

Frel dijo...

Otra absurda situación contranatura generada por los entes globalizadores que se empeñan en implantar la ley del más tonto y acomplejado, lo cual es muy peligroso también.

Winston dijo...

Hola Oso

Me ha encantado el artículo, no he podido evitar acordarme de la absurda acusación de racismo vertida por periódicos como The Guardian o The New York Times contra la selección española de baloncesto cuando en las olimpiadas de Pekín del 2008 se fotografiaron achinando sus ojos con los dedos. Como bien dices esto empieza a parecer una pesadilla en la que los tontos se han hecho con el poder.

Un saludo

DΛOR dijo...

Reconozcamos que tiene su punto humorístico. La absurdidad se ha apoderado de todas las esferas de la vida.