domingo, 20 de marzo de 2016

DÍA DEL PADRE Y OCCIDENTE ANTIPATERNO


Repugnante cartel de colaboracionistas en la guerra feminista contra el varón y contra el Padre


Medios de comunicación como espejo de la sociedad: de la incalificable manera de tratar el Día del Padre en el los despreciables medios de comunicación donde se forma la opinión pública.

Ayer fue el día de San José, Día del Padre. Es la ocasión en fiesta tan entrañable e importante de felicitar a los padres; a los que aún quieren serlo o les dejan serlo, que son cada vez menos. Pero menos numerosos aún son los que entienden el papel del Padre y su importancia. Del Padre verdadero quiero decir; símbolo de autoridad, contrapeso y complemento de la Madre, fuente de orden y disciplina, primer forjador del carácter viril en el muchacho y ayuda indispensable en la formación del carácter femenino en la muchacha.

El Padre de toda la vida. El de verdad. No la mierda pinchada en un palo que nos venden como el padre moderno y la nueva paternidad: los tristes padres igualitarios, los siniestros padrazos políticamente correctos, los trágicos fantasmas que reivindican como un ideal la carencia de hombría, los que no existen sino como un apéndice de la madre; en una palabra, todos los infelices con el cerebro lavado por esa alianza impía de feministas, medio-hombres y fracasados en la masculinidad que, con negro odio se ha propuesto acabar con la figura del Padre. El mismo odio que destila, desde hace más de dos siglos, el progresismo occidental contra la figura del Padre.

No toda la culpa, sin embargo, es de los infelices con el cerebro lavado. La paternidad, su significado auténtico, su valor, son continuamente denigrados y cubiertos de fango por la alianza impía de chusma antes mencionada. Se presentan modelos de paternidad  miserables, ridículos o aberrantes, con el objeto preciso de intoxicar las mentes y borrar cualquier noción de la misión y el valor de la paternidad, toda representación de una figura digna y válida de Padre, para sustituirla con una colección de modelos que van desde lo grotesco a lo abyecto. Así se destruye la figura paterna, así se pudre la sociedad. Y entre todos los eunucos mentales servidores del monstruo parricida que quiere destruir al padre, los juntaletras de los medios de comunicación ocupan un lugar de privilegio.

Ya los conocemos en su agitprop dedicada al Día del Odio Antimasculino y al Día del Privilegio Femenino (“día contra la violencia de género” y “día de la mujer” en la jerga mentirosa de la secta) pero pensé que sería interesante verlos en acción en el Día del padre, ver qué atención le han reservado y qué importancia le han dado. Naturalmente ya sabía de antemano lo que me podía esperar de los órganos de opinión de una sociedad como ésta: no sólo que al tema se le prestara una atención infinitamente menor que a los dos infames días anteriormente mencionados (que en realidad son semanas completas dedicadas a la agitación feminista) sino también que los artículos publicados fueran de una extrema indecencia.

Aun a sabiendas del estercolero que me iba a encontrar, pues, decido pasar un mal rato y consultar los artículos dedicados en los tres principales diarios españoles al tema de la paternidad en este día tan señalado.

En el primero hay dos textos, de pequeño tamaño (los textos son siempre de pequeño tamaño, en todos los diarios, al contrario de lo que sucede con los rebuznos feministas en los días dedicados a su propaganda). Uno es una felicitación del Día del Padre a los dos “papás” de una de esas niñas víctimas de adopciones homosexuales, esa locura de gente maldita que se va imponiendo cada vez más en  nuestras sociedades enfermas. Por lo visto así la niña disfruta doblemente del día del padre. Luego otra vomitiva pieza defendiendo la patética figura del padre feminizado que no es más que un pobre pelele. En otro diario encontramos un asqueroso muestrario de padres políticamente correctos, amos de casa, mequetrefes que educarán a sus hijos para que no tengan actitudes sexistas, otros que cogen parte del permiso de maternidad de la mujer, seres que están contentos porque la maternidad ayuda a su mujer a reorientar su carrera.

Tras leer tales cosas como celebración del Día del Padre, a duras penas logramos reprimir las arcadas y los conatos de vómito cada vez más violentos, no obstante nos obligamos a continuar con la cobertura mediática para encontrar más de lo mismo y siempre en la misma tesitura. Para el final, sin embargo,  hemos de dejar el peor de todos, publicado en el diario oficial de la izmierda española. Para celebrar la festividad de San José no han encontrado nada mejor que un artículo para decir que la figura del padre en la cultura mediterránea es la de un personaje “torpe, marginal e inútil” que no pinta nada y compensa su insignificancia doméstica con una fachada de superhéroe en la arena pública. Todo ello desde tiempos inmemoriales.

Debo decir que la lectura me ha devuelto el buen humor, estimulado por un rebuzno tan sonoro cuya carga de ignorancia es sólo comparable al odio contra el padre, y a toda civilización virilmente orientada. He aquí de un plumazo liquidado el mundo griego y romano, que como todos sabemos fue obra de varones fracasados porque contaban como un cero a la izquierda en su casa; lo mismo para las demás civilizaciones mediterráneas y –se deja entrever- cualquier otra civilización. Menciono esto no porque valga la pena detenerse sobre esta insignificante pieza de basura escrita por un indocumentado, sino por el valor de símbolo que tiene.

Y es que, aun en el poquísimo espacio reservado al Día del Padre, la sociedad occidental (de la cual España es alumno tardío pero aventajado, porque ha querido recuperar el tiempo a marchas forzadas) no pierde la ocasión de vomitar su odio y desprecio por la figura paterna. Esta conclusión la sacamos de muchas otras fuentes y hemos llegado a ella ya por muchos otros caminos, porque es la misma atmósfera malsana que se respira en la sociedad de hoy. El tratamiento en los basurmedios de comunicación es un signo importante y –para los que aún no se han dado cuenta- una señal clarísima, pues los periodistas son los voceros de la mentalidad común y los ejecutores de las directivas de quienes nos están envenenando y pudriendo por dentro.

Pues bien, que lo oiga bien toda la canalla antipaterna, todos los analfabetos y consumidores de basura intelectual, todos los hombres fracasados y mujeres fallidas que han conseguido lavar los cerebros en gran escala, todos los imbéciles que tragan la cultura basura de la sociedad actual y forman sus opiniones en los diarios, todos los mentecatos que berrean contra el patriarcado. El patriarcado es la fuente de toda civilización superior; el principio de orden y jerarquía, masculino y patriarcal es lo que nos eleva sobre el primitivismo y el nivel de los animales, mal que les pese a los semideficientes mentales que babosean y berrean contra el patriarcado. Pandilla de hijos degenerados de una civilización decadente, ceros a la izquierda espirituales, culturales y mentales que no valen para nada, no son nada más que la pus y los líquidos malolientes que segrega esa pústula repugnante, maligna y destructiva que llamamos Occidente moderno, degeneración de la civilización de Europa.

En la misma Grecia y Roma, que están en los mismos orígenes de Europa, y según el indocumentado de antes creadas por varones inútiles y frustrados que no valían para nada, el parricidio era un crimen capital. Y como crimen capital merece la pena capital.

El Occidente moderno ha matado al Padre, en la familia, en la conciencia de las personas, en la psique de los hijos y en muchos otros sentidos. Como sociedad parricida, por tanto, merece morir y morirá.

Max Romano

8 comentarios:

John Steven De Bedout Ordoñez dijo...

No dejes de escribir porque a pesar de no comentar simepre, muy pendiente si estoy Bendiciones, Dios bendiga a Colombia pais hijo de España, Dios bendiga a España padre de la america civilizada.

Anónimo dijo...

El patriarcado se ha aliado al capitalismo para la creación de la pornografia y la trata (esclavitud sexual, prostitución, etc.).

Los violadores no son enfermos, son hijos sanos del patriarcado.

DeeDee

Anónimo dijo...

Es ese mismo patriarcado el que hace que haya tanto padre violento y feminicida (es muy patriarcal eso de matar a la esposa y luego suicidarse el padre), además de violadores de sus hijas.

DeeDee

Anónimo dijo...

El patriarcado impide ver a las mujeres como personas, las hace ver como bienes de consumo o adorno. Pretenden que la mujer sea solo incubadora y ama de casa.

Deberías agradecerle a una mujer (Ada Lovelace) que ahora tienes computadora e internet.

DeeDee

Max Romano dijo...

Dee Dee

Vaya sarta de chorradas.

No repites más que lugares comunes y estupideces de la propaganda feminista. El patriarcado ha construido la civilización, la destrucción del patriarcado es la putrefacción social y la decadencia.

Ya el uso del término grotesco "feminicida" deja bien claro tu ínfimo nivel mental y la contaminación de tu cerebro por el uso regular del lenguaje políticamente correcto.

En cuanto a los ordenadores y la informática, es una GILIPOLLEZ grande como una casa que se los debemos a Ada Lovelace. Si acaso se los debemos (y sólo en parte) a Alan Turing que fue el verdadero iniciador dela computación. Ada Lovelace fue una precursora nada más cuyo trabajo, aunque interesante ciertamente, no desembocó en nada.

Pero como buenas falsificadoras profesionales de la realidad, las feministas (y los payasos con el cerebro lavado por ellas) exageran hasta lo inverosímil las realizaciones modestas o insignificantes de cualquier mujer del pasado, por motivos ideológicos. Y se entiende: son pocas y hay que coger lo que hay.

La tecnología y la ciencia han sido creadas por varones en su práctica totalidad, si las mujeres quieren contribuir que lo hagan en vez de quejarse siempre de discriminación y exagerar, falsificando la realidad y exagerando la importancia de figuras secundarias del pasado.

Anónimo dijo...

Otr@ comentarista apologeta del radicalismo feminista, empeñado en culpabilizar al patriarcado de todos los males que aquejan a nuestra sociedad. Resulta grotesca su argumentacion, de la que da acertada y contundente respuesta el autor del blog.
Mentalidades asi son las que ayudan a crear el magma de una sociedad cada vex mas desintegrada y decadente.
Felicito a Max por su acertadisimo post, pleno de coherencia y lucidez.

Anónimo dijo...

D.D. repite como una cacatua todos los slogan de una sociedad sumida en la falta de valolores morales, discriminatoria hacia la masculnidad, que solo fomenta una ideologia feminista, decadente y corrupta.

Enhorabuena a Oso por su blog

Anónimo dijo...

Una estudiante graduada de Meana realizó un experimento en el que estudiaban la atención visual de hombres y mujeres mientras veían unos videos eróticos. Los sujetos portaban unas gafas especiales que permiten seguir en qué parte de la escena que aparece en pantalla se están fijando realmente. Los hombres miraban mucho más a las mujeres, sus caras y sus cuerpos, que a los hombres. Las mujeres miraban igualmente a los dos sexos, sus ojos eran atraídos tanto por las caras de los hombres como por los cuerpos de las mujeres, las caras de deseo, de necesidad de los hombres y el encanto y arrobo sexual de las figuras femeninas. Meana ha tratado muchos casos de dispareunia y ha visto que las mujeres informan de menos dolor si hay más deseo. El problema es cómo aumentar el deseo. Meana dice que , a pesar de que se diga lo contrario eso tiene poco que ver con tener una relación muy guay con muy buena comunicación. Cuenta el caso de una pareja donde él colaboraba muy bien, preguntando: “¿así está bien?”, y cosas por el edstilo, muy empático y demás pero sin ningún resultado. No había urgencia popr parte del hombre, un deseo fuera de su control. Según Meana, las mujeres quieren ser objeto de admiración erótica y necesidad sexual, las fantasías sexuales femeninas se centran en recibir placer, no en darlo, el deseo de la mujer, según ella, es menos relacional que el del hombre.

Meana plantea que el deseo sexual femenino es menor que el del hombre y se necesita un estímulo mayor para encenderlo. Si a mí me gusta menos que a ti el pastel me tienes que poner un pastel superespecial para que me anime a comerlo. En una relación de las maravillosas el hombre pierde interés y se convierte en una rutina. La mujer no siente que es elegida. Meana plantea una fantasía en la que una mujer es inmovilizada contra la pared en un callejón y es asaltada sexualmente. El violador está tan desbordado por su deseo, por su atracción por esa mujer concreta, que no se puede contener, se salta todas las normas por ella; ella se siente el único objeto de su deseo y se siente electrificada. Meana se disculpa por el tono antifeminista de la fantasía. No se trata de plantear que las mujeres quieren que las violen, se trata de entender la parte de las fantasías de violación que es la que excita a las mujeres que las tienen. Meana dice que las mujeres quieren algo contradictorio, están ante una especie de dilema. Quieren cuidado, protección, atención, empatía y cariño, pero a la vez quieren ser lanzadas contra la pared sin que haya verdadero peligro. Quieren un troglodita comprensivo, todo a la vez. Dice mena que si tuviera que pensar en alguien que encarnara todas esas cualidades y contradicciones a la vez sería Denzel Washington, que comunica a la vez esa clase de poder y que es un hombre bueno.
Extraído de https://evolucionyneurociencias.blogspot.com.es/2013/07/los-misterios-de-la-sexualidad-femenina.html.
Para D.D. Esta claro que le falta ciencia y le sobra ideología.