sábado, 14 de abril de 2012

AZOTES DE NUESTRO TIEMPO: RACISMO ANTIBLANCO

Esta entrada del blog fue la primera versión para el capítulo correspondiente del libro "Azotes de Nuestro Tiempo" publicado en 2017. Se dejan algunos párrafos como muestra.

El tema de esta entrada, uno de los Azotes con pleno derecho, es algo que mucha gente ni siquiera reconocerá. Intoxicada por una cierta propaganda, la mayoría asocia en primer lugar la palabra racismo con la maldad de los blancos y el trato vejatorio de éstos hacia otras razas, especialmente los morenos. En efecto, hemos sido condicionados a pensar que los “malos” son siempre los blancos y los “buenos” son todos los demás.

[...]

Puede parecer simplista de entrada hablar de blancos, morenos, asiáticos, y toda la variedad de tipos y razas humanas, e incluso mal fundado o directamente absurdo querer distinguir entre razas que cada vez están más mezcladas. ¿Quién hay que definir como blanco y quién como moreno, árabe,etc…? ¿No se nos dice además que somos todos iguales?

Objeciones inconsistentes porque resulta que -como siempre- algunos son más iguales que otros. Se nos dice que hay que tratar a todos como individuos sin que importe el color, pero cuando se trata de definir quién tiene el certificado de Minoría Oprimida, quién es merecedor de privilegios y ayudas que no se merecería como individuo, se sabe muy bien quién es blanco y quién no.

También resulta que cuando se trata de señalar quién es el malo y quién es el bueno según la caricatura grotesca de la historia y la sociedad que nos ofrece  la mentalidad progresista, ahí se acaban los individuos y empiezan las razas: se sabe perfectamente quién es blanco y quién no.

[...]

El concepto de discriminación es uno de los más manipulados por la demagogia progresista e igualitaria, hasta el punto de que se ha hecho irreconocible. Discriminar es en su significado original distinguir, establecer criterios para separar y manejar diferencias, tratar de manera distinta personas y grupos distintos. Uno discrimina cuando se trata de elegir una persona para una tarea o como compañero, uno discrimina entre grupos por ejemplo a la hora de establecer un programa de atención sanitaria por grupos de edad o por sexo, basándose en las diferencias entre tales grupos.

El sentido negativo de trato inferior hacia un grupo determinado, y sobre todo su connotación peyorativa, es una perversión del significado que viene directamente del prejuicio igualitario, según el cual todos los grupos son iguales por naturaleza. O también viene, en un igualitarismo menos ingenuo y pocas veces expresado abiertamente, de considerar las diferencias como inmorales. Por tanto deben ser, si es posible, eliminadas, pero en cualquier caso no se debe hablar de ellas y se deben ocultar. De aquí que toda discriminación sea considerada como inmoral. La palabra, el mismo concepto se vuelven algo a condenar.

[...]

Aquí se les ve claramente el plumero, aparece el odio de fondo contra la raza blanca que anima a los antirracistas. Éste es evidente en cuanto nos damos cuenta de que según sus mismas definiciones el racismo en primer lugar es el suyo. Pero la manipulación funciona porque se han apropiado de esa palabra, como de tantas otras; racismo es a estas alturas una palabra de propaganda, que sirve sólo para culpabilizar y demonizar a quienes no comulgan con el progresismo y el racismo antiblanco.

[...]

Se trata de una directiva en toda regla: un crimen o una agresión se califica de racial cuando el perpetrador es blanco y la víctima no. En caso contrario es un crimen como cualquier otro. La pauta es tan clara que da risa, en estos temas como en muchos otros, oír hablar de medios y periodistas independientes, cuando tan evidentemente siguen una línea dictada desde arriba.

[...]

También podríamos hablar como un fenómeno relacionado, de la exaltación de todo lo que no está en la tradición de los pueblos blancos. Tal exaltación no está en realidad asociada a un interés genuino por esas culturas, sino que es, en primer lugar, un culto de lo extranjero en función de rechazo por lo blanco. En segundo lugar es también una exaltación de la idea sentimental y superficial que ciertos intelectuales blancos progresistas de salón tienen de las otras culturas. Culturas que en realidad rechazarían horrorizados si se las tomaran en serio, si fueran más allá de la música –inauténtica por lo demás-, la comida étnica y en general la versión soft de la multiculturalidad para el consumo de turistas y oenegetas de buenas intenciones.

[...]

Concluyendo ya e intentando abarcar el cuadro global, existe sin duda una conexión profunda entre las ideologías de izquierdas, el marxismo cultural en general y el racismo antiblanco que corroe y debilita las naciones que han sido la cuna de nuestra cultura. Se trata de una campaña de largo alcance que representa ni más ni menos que la inoculación de una enfermedad. Una infección de culpabilidad racial que debilita ese organismo que es la sociedad, portadora y vehículo material de una tradición  que sin ella está condenada a desaparecer. Esto es lo que está en juego.

[...]

Seguramente merece una indagación más en profundidad esta traición de las clases dirigentes europeas contra su propia gente, que aún es la raza mayoritaria en Europa, la que ha construido la tradición y la cultura en que nos reconocemos. Tema complejo y sobre el que hay varios puntos de vista, seguramente cada uno con su parte de verdad.

Según un cierto punto de vista el hombre blanco ha representado la Historia, en palabras de Giorgio Locchi, y la tendencia igualitaria, de la cual el marxismo cultural es una expresión, que persigue el fin de la historia, su anulación y final, la inmersión de la Humanidad en un eterno presente. Sigue de ello la lucha contra todo lo que es blanco y europeo.

Según otros el quid de la cuestión puede estar en otro lugar, en la mezcla de razas o en la imposición de mentalidades extrañas al modo de ser europeo. O puede depender de una multitud de factores contingentes. Pero estas cuestiones tan amplias requerirían un libro entero.

Sin embargo es indudable, volviendo a lo concreto y a lo que tenemos cerca, la existencia de un racismo antiblanco que es política de Estado de unas élites traidoras.

15 comentarios:

León Riente dijo...

Magnífico ensayo.

existe sin duda una conexión profunda entre las ideologías de izquierdas, el marxismo cultural en general y el racismo antiblanco que corroe y debilita las naciones que han sido la cuna de nuestra cultura.

Hoy casi todo el mundo piensa en marxista (cultural), aunque no lo sepa. Inmigracionismo, multiculturalismo, mesticismo, "antirracismo" = racismo antiblanco, etc., son tantas formas de marxismo, ideología de resentidos sociales que ahora quieren cobrarse su venganza contra las naciones blancas por no haber querido hacer su revolución.

Frel dijo...

El mismo sistema se contradice ya que se nos da a entender que racismo es igual a discriminación, por lo tanto existen tal como insinúa el texto de la entrada numerosas formas de racismo que están a la orden del día y que todos aunque de forma inconsciente hemos ejercitado alguna vez, por lo tanto la conclusión es que "todo el mundo es racista", es algo propio de la naturaleza humana sin distinción obviamente de razas. Esto es algo que la propia naturaleza como he comentado impone, por lo tanto las manipulaciones del sistema quedan en ridículo.

Anónimo dijo...

Imitando la frase de un conocido historiador hispanista afirmo que los más racistas son los más antirracistas.

Anónimo dijo...

Ser consciente de la discriminación racial del hombre blanco en sus propios territorios, en oposición con la ideología "integracionista" y "diluyente" actual, me parece un paso muy importante para tomar una posiciónn identitaria, cabal y honesta. Compruebo, con satisfacción, a través de éste blog -y otros afines- que cada vez hay más personas que van tomando conciencia del asunto.

Pero el "peso social" de los que defendemos nuestra propia identidad racial es muy reducido, y no es infrecuente que se entremezclan algunos obtusos con actitudes desmadradas y vandálicas que causan un enorme daño al movimiento identitario.

Pero, la defensa de nuestros valores -perfectamente defendibles ante cualquiera que sea capaz de razonar con un mínimo de coherencia- queda notablemente limitado al no tener apenas salida hacia el entorno social.

Una proyección más abierta hacia éste medio, "dejándonos ver" en charlas, debates, conferencias, seminarios, etc. creo que potenciaria nuestra posición con mayor eficacia. Aunque no dejo de ser consciente de las dificultades que entrañaria tal proyecto, al menos a corto plazo.

En fin, no deja de ser nada más que una idea personal, aunque creo no ser el único en haber pensado en ella.

Buen artículo Oso. Saludos LEG

Anónimo dijo...

Hablais de pureza de raza"spaniola" y Todos teneis sangre arabe en las venas jajaja, NAZIS OSCUROS DE PIEL QUE KIEREN SER COMO JESULIN DE UBRIQUE!! JAJAJAJ a que aplaudis al futbolista extranjero de turno o al jeque que visita marbella y da trabajo a españoles???
Sois desechos humanos jajaaj

Frel dijo...

Al último anónimo decirle que cuando se exprese tenga un poco de educación y cultura. Para empezar le diré que sólo el 5% aproximadamente de la población española tiene genes del fenotipo árabe, la sangre árabe no existe inculto,ya que cuando la dominación de una gran parte de la península por parte de los árabes, tanto árabes, como cristianos y judíos no solían emparejarse y reproducirse genéticamente. Esto por un lado, por otro lado comentar que los árabes que invadieron la península procedían mayoritariamente de Siria, precisamente un país que tiene un porcentaje elevado de su población con orígenes indoeuropeos, con un componente racial caucásico importante. Si en España hay españoles autóctonos que son un poco morenos de piel es más que nada por su origen íbero-mediterráneo, es cuestión de estudiar un poco la antropología de los españoles y cualquiera se dará cuenta de ello. Por cierto en esta entrada no se discrimina a nadie por su raza y nadie habla de la pureza de la "raza española", primero porque la raza española no existe(somos de raza blanca) y segundo nadie ha realizado apología semejante en sus comentarios.
Deja de alucinar y exprésate con coherencia.

Frel dijo...

Por cierto el único deshecho humano que hay eres tú, además de inculto y descerebrado.

Oso Solitario dijo...

Hola a todos

He tenido que descuidar un poco el blog últimamente pero en breve voy a publicar una serie de entradas nuevas y volver a la cadencia normal.

Gracias a los comentaristas, también al anónimo segundo por su envidiable capacidad de síntesis pues en pocas frases ha conseguido trazar un cuadro completo de sí mismo, y a Frel por responderle, más que nada por la información que aporta, porque vale poco la pena molestarse en responder a cierta gente.

Anónimo dijo...

Perdón, pero el "marxismo cultural" en realidad es antimarxismo.

El marxismo, (digo el de Marx, no la progresía culturizada del PSOE, que se llama "socialista y obrero" cuando en realidad es capitalista y burgués) no considera la raza más que como lo que es: un accidente. Incluso hablar de "cultura" referida a una raza es proponer una equivalencia muy débil.

las diferencias entre razas y comunidades existen

Lo gracioso de esta frase es que la puede suscribir cualquier progre de esos "marxistas" culturales. Y no es que niegue que existan diferencias, lo que digo es que son políticamente irrelevantes: Obama no es ni mejor ni peor que Bush, y en todo caso no lo es por su raza.

Que el racismo sea antiblanco culpógeno o antinegro esclavista importa poco. Todo racismo tiene un sólo efecto: hacer olvidar al individuo sus intereses reales.

En latinoamérica se ha machacado mucho: primero con los blancos buenos y los indios malos, y luego con los blancos malos y los indios buenos. Pero resulta que los europeos sólo tenían una tecnología bélica más avanzada (no necesariamente una "civilización" más avanzada, que no es lo mismo). Los aztecas eran esclavistas, los incas eran conquistadores, etc. No eran "mejores" que los europeos, ni tampoco peores, sólo perdieron.

El entusiasmo demencial por lo "étnico", las reivindicaciones nacionales, las queridas memorias de las tribus y las culturas, las banderitas, los escudos y las selecciones de fútbol sólo sirven para hacer olvidar a la gente que su interés concreto puro y duro es de clase, su posición frente a los medios de producción.

Eso es marxismo, y lo que me interesa defender. Zapatero, el PSOE, IU y toda esa caterva no son marxistas ni nada parecido. Marxismo es socializar los medios de producción, piénsese lo que se quiera de eso, pero llamar "marxista" a esa gente es un chiste.

Tu percepción del racismo antiblanco no es errada, pero no haces más que retomar el mismo argumento racista "a favor" de la raza blanca, cuando estar "a favor" o "en contra" de una raza es absurdo, y por eso mismo el racismo antiblanco es tan ridículo y perjudicial como cualquier racismo.

Salud.

Jack Celliers dijo...

Perdón otra vez: el comentario de arriba es mío.

Salud

Oso Solitario dijo...

Jack

Puedes llamarlo o no marxismo cultural, progresía o más precisamente la tendencia igualitaria llevada hasta el final, pero esa gente son los herederos de la izquierda de los "tiempos de oro" en que el marxismo era realmente la lucha de clases, y el trasfondo ideológico, espiritual es el mismo, la destrucción de los valores tradicionales y la nivelación universal en el hedonismo de la economía.

Tarea que por otra parte el capitalismo ha llevado a cabo mucho mejor que el marxismo donde éste ha triunfado (por cierto exclusivamente en países atrasados y pobres, contrariamente a al ortodoxia marxista) y es por ello que la izquierda se ha debido reciclar en marxismo cultural ,revelando así de paso su auténtico significado.

Sobre la raza, no creo para nda que sea un accidente sino un factor determinante en la formación de la sociedad. Es la materia prima que, sin agotar ni determinar las culturas y sociedades que se modelan sobre ella, tiene una importancia fundamental.

Esta materia prima ya desde el principio es radicalmente inegualitaria, y socialmente los efectos son totalmente relevantes no apenas los individuos tienen libertad para desarrollar su potencial. De ahí que el fenatismo igualitario y antirracista ante todo tenga que quitar a las personas su libertad.

Dicho esto, en este blog no mantengo posiciones racialistas ni supremacistas, limitándome a denunciar lo que son abusos e injusticias evidentes como el racismo antiblanco y la discriminación positiva. La raza biológica para mí no es más que una base, un substrato por encima del cual está la "raza del espíritu" que es lo que realmente cuenta.

Sobre los intereses reales del individuo, no me parece que se satisfagan en una sociedad de individuos iguales y sin identidad, con o sin capitalistas malvados. Sin pretender agotar el tema, una necesidad básica del ser humano es saberse parte de una comunidad que le proporcione un lugar, un sentido y una identidad diferenciada de las demás, es decir lo opuesto a una masa uniforme en la cual siendo todos iguales no somos nadie en realidad.

Anónimo dijo...

quiero ser un poco abogado del diablo,y ser imparcial,pues hay varias cosas rescatables de la cultura amerindia y tambien de la europea,ahora eso que los blancos son los malos si es risible,pues en el incanato los incas consiguieron aumentar su territorio acabando con otros pueblos,y el inca era casi un dictador que hacia trabajar como bestias al pueblo,que hubiera sido de estos pueblos si no hubieran sido adoctrinados como cristianos,seguramente seguirian adorando al sol

Anónimo dijo...

Hacía mucho que no leía un artículo tan bien expresado.
Y la frase del primer comentario:
"ideología de resentidos sociales que ahora quieren cobrarse su venganza ..."
Yo vivo en Argentina, y cada día que pasa, más resentidos están los resentidos..
Acá el racismo anti-blanco está en todas partes, todo lo Europeo es denigrado, más toda la moda de la decadencia marxista...
Ni hablar de la educación, que en los centros públicos da pena, no solo porque adrede colocan "maestras" que no tienen capacidad, que escriben con faltas de ortografía, que han venido a mi muchas veces a tomar clases "para dar clases" ante mi espanto, porque ni siquiera saben potenciación o regla de tres, (que tampoco aprenden) y están por mero acomodo, sino que se exalta todo lo "indígena" y se muestra todo lo blanco y lo europeo como si fuere el mismísimo diablo. Hace un tiempo, en una escuela, en un acto del "día de la raza" un niño rubio, hizo el papel de "Cristóbal Colón" y luego fue golpeado por sus compañeros. Es un ejemplo, pero ser rubio o blanco, portar un apellido que no sea "latino" puede generar muestras de odio, mas en sectores de clase baja o media. Lo he vivido en carne propia varias veces. Y ni hablar de que mis padres, (padre italiano, madre latina, pero ambos extranjeros) hace años, cometieron el craso error de enviarme a un colegio de "latinos" porque creían en la "integración"....Que jamás ocurrió, ni va a ocurrir, a Dios le doy gracias. No pudieron, como querían, convertirme en una "mujer latina con carácter" (digamos en castellano, una mona con ropaje).
Saludos.

Oso Solitario dijo...

Gracias por tu comentario. Ignoraba que en Argentina el racismo antiblanco estuviera tan extendido. En España tenemos también esta ignorancia arrogante en el poder y en la educación.

La exaltación de lo indígena y la denigración de lo europeo está en la misma línea de ataque contra la cultura blanca que en España y Europa, no teniendo indígenas, asume la forma de terdermundismo.

Argentina tiene una cultura muy rica que está a años luz de la mayoría de otros países sudamericanos y es un país que ha funcionado siempre mejor (con Chile) que el resto de Sudamérica.

Desde aquí puedo sólo decir que estamos en la misma barca y que para mí los argentinos que aprecian su herencia europea son mis hermanos, más que mucha gentuza con la que comparto el pasaporte.

Anónimo dijo...

tenganmos fe en dios los blancos sólo buscamos el progreso dios nos protege el sabe que los blancos no hacemos mal y ve que los negros son llenos de resentimientos por un error de nuestros antepasados hace más de 200 años dios mío protegenos somos blancos que tenemos culturas europeas en america europa y oceanía que merecen todo el respeto