martes, 19 de abril de 2011

LA EDUCACIÓN DEVASTADA (II): Madres tigre e informáticos indios

Terminamos la entrada anterior hablando de los daños provocados en la enseñanza por una nefasta mentalidad y una serie de ideas profundamente equivocadas, frutos envenenados del marxismo cultural aplicado a la educación.

Esta caída de nivel no presagia nada bueno para nuestro futuro. La base de la prosperidad de una nación a largo plazo es el nivel educativo y el carácter de sus habitantes y si esto falla empezará después a fallar todo lo demás. La devastación producida por la pedadogía moderna no dejará de pasarnos factura. Es el preludio a la decadencia económica y política que vendrá después.

Los países de Occidente necesitan ya hoy en varias áreas cerebros procedentes de otras partes del mundo donde vige una severa selección y el principio de la meritocracia. La carencia de profesionales preparados y especialistas de nivel en España es notoria, y algo parecido sucede en muchas otras partes. Ciertos perfiles técnicos simpemente no existen en número suficiente en nuestro país, a pesar de tener tropecientas universidades y una oferta de cientos de titulaciones para la generación más preparada de la  historia. No sólo esto, sino que los que realmente valen encuentran innumerables trabas en su camino y son penalizados por una mentalidad que en el fondo odia la excelencia.

Pero esto de ningún modo es así en todas partes. Los asiáticos tienen una concepción totalmente distinta de la educación. Hace poco salió en Estados Unidos un libro de una profesora de origen chino que ha provocado mucha indignación, reacciones rabiosas de las familias y condenas de los especialistas, porque les dice a la cara a padres modernos y expertos educativos verdades que no quieren oír: a los primeros que su manera de educar a los hijos es una mierda, y a los segundos que sus ideas no tienen la menor validez y son otra soberana mierda:
Los comentarios del artículo y las opiniones de los expertos recogidas en él desacreditando las opiniones de esta madre china no son más que el típico blablabla de la pedagogía progresista, que niega la realidad aunque la tenga delante de los ojos.

Podemos considerar que hay varios aspectos excesivos y discutibles en las recetas de la ‘madre tigre’, pero lo cierto es que su punto de vista es infinitamente superior a la blandengue y enfermiza hiperprotección de la autoestima que domina entre nosotros. Quizás valga la pena examinar las reglas propuestas para valorar si son ideas tan equivocadas o no:

Una madre tigre no permite a sus hijos:

1.Dormir fuera de casa.
¿Para que pasen la tarde y la noche comiendo patatas fritas y chucherías a granel, haciendo lo que les sale de los cojones y enganchados a la telebasura, jugando con el ordenador o viendo guarradas por internet, que es lo que harían en la típica happy family americana? ¿O para que pasen la noche en orgías animalescas  y poniéndose ciegos de alcohol y droga si son adolescentes? Totalmente de acuerdo en esto.

2.Asistir a fiestas.
En la misma línea que lo anterior aunque quizás un poco demasiado estricto.

3. Participar en una obra de teatro del colegio.
4. Protestar por no estar en una obra de teatro del colegio.
Actitud algo unilateral y que no comparto porque el teatro puede ser formativo. Pero habría que ver qué teatro y de qué manera.

5. Ver la televisión o jugar en el ordenador.
Muy sabia política proteger a los propios hijos de la telemierda y la manipulación que inunda la programación infantil. En mi caso particular lo que ven mis hijas lo decido y selecciono yo personalmente. Raramente coincide con programas regularmente emitidos en la televisión que a menudo son vomitivos y saturados de adoctrinamiento oculto. Los juegos de ordenador son más de lo mismo.

6. Elegir sus propias actividades extracurriculares.
Seguramente es justo escuchar su opinión y observar si actividad es o no adecuada a su manera de ser y sus necesidades, pero la decisión la deben tomar siempre los padres y no los niños.

7.Sacar una nota por debajo del sobresaliente (A).
¿Excesivo? Quizás pero no mucho. Para mí cualquier cosa por debajo del notable es como un suspenso y merece una reprimenda, porque en la escuela de los contenidos facilitados y la protección de la autoestima los simples aprobados no valen un pimiento y las notas ‘buenas’ poco más.

8. No ser el número uno en todas las asignaturas (excepto gimnasia y teatro).
Según el punto de vista puede ser algo excesivo pero análogamente al punto anterior, con la escuela blanda y facilitada de hoy, ser de los primeros significa simplemente haber aprendido algo. La poca importancia dada a la educación física es una actitud unilateral y poco justificable.

9.Tocar un instrumento que no sea el violín o el piano.
Algo maniática también en este caso la madre tigre, pero el fondo de esta idea es enseñarles la seria disciplina que se requiere para dominar estos instrumentos, que son posiblemente los más difíciles. Claro que si todos hicieran esto las orquestas se quedarían sin personal…

Como vemos se trata de ideas, que sin duda en ocasiones merecen ser matizadas y que delinean un tipo concreto de educación orientada ante todo a la competición. No es por supuesto la única elección válida y no hay que alcanzar por fuerza este nivel de rigor, pero el espíritu que anima estas ideas es totalmente correcto: preparar a los hijos para la vida y formar su carácter, más que ser ‘agradables’ y ‘simpáticos’ con ellos cediendo siempre ante sus caprichos y educándoles a la debilidad interior, que es lo que hacemos nosotros. La severidad, cuando está basada en reglas claras y no en el arbitrio, ni genera hastío ni es incompatible con el afecto.

Si acaso podemos criticar un excesivo racionalismo y énfasis en la competición a toda costa, descuidando otros aspectos. Pero el excesivo rigor como mucho genera una reacción y la búsqueda de una válvula de escape que ayuda a encontrar un equilibrio, mientras lo contrario produce deformaciones del carácter que es muy difícil o imposible enderezar.

Todos los psicólogos y educadores de este mundo pueden decir lo que les plazca, pero es una realidad que sus recetas producen sólo niños malcriados, ignorantes y arrogantes, mientras que la “superada” educación basada en ideas exactamente opuestas a las suyas es la que consigue resultados. Por tanto las opiniones de estos expertos no valen ni siquiera el papel en el que están escritas por muy expertos que sean.

También e la época de Galileo los expertos de la época negaban la existencia de las manchas solares y –según una leyenda- se negaron a mirar por el telescopio. Multitud de expertos hace poco más de cien años negaban la importancia de la higiene para prevenir infecciones. Multitud de expertos de hoy minimizan las diferencias en los seres humanos ligadas al sexo o a la raza porque no las quieren aceptar. Realmente no hay peor ciego que el que no quiere ver.

No es sólo una cuestión de severidad y disciplina sino también de transmisión cultural y tradición. Es conocido por ejemplo que India produce muchísimos matemáticos e informáticos del más alto nivel. Ello es debido no sólo a factores raciales, sino también a las características de su lengua clásica de raíz indoeuropea, el sánscrito. Compleja y con gran capacidad de abstracción, enseña a pensar y prepara soberbiamente la mente para este tipo de actividad. Lengua muerta en la práctica cotidiana pero conservada por la casta de los brahmanes y que ha educado sus mentes durante milenios.

Naturalmente el pensamiento preciso y claro no es monopolio de los indios. La ciencia moderna y la técnica se han inventado en Europa y también nuestras lenguas clásicas, el latín y el griego, enseñan a pensar con precisión y claridad. Pero los mentecatos de la pedagogía fácil a cualquier precio y de mentalidad groseramente utilitaria las han eliminado porque son inútiles. Como es inútil saber historia o expresarse correctamente en la propia lengua.

Todavía podemos atraer cerebros del exterior con dinero, todavía podenos mantener nuestra posición de poder económico y militar en el mundo viviendo de las rentas, del patrimonio técnico y cultural que forjaron nuestros padres y abuelos y que hoy estamos echando a perder. Pero desde luego no va a durar para siempre.

Saludos del Oso.

7 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Esa mano de obra muy cualificada seguramente vendrá de China e India, por citar un par de ejemplos de países en vías de desarrollo con fama de formar a "cerebritos".
Mientras tanto, en España exportamos (¡que cojones, dejan irse!) a los profesionales cualificados a países como Alemania, Francia o Gran Bretaña.

A.J dijo...

El problema de "la fuga de cerebros" solo tiene un origen:
la mala remuneración salarial, el excesivo enchufismo y la inestabilidad laboral(tambien es importante la problematica de la hipertitulitis que hay en España, tenemos el doble de licenciados que en Alemania siendo un país que tiene una economía basada, en gran medida, en sectores que no los necesitan, de ahi la saturación y las malas condiciones)
Con este panorama, chinos e indios no vendran, ya estarian viniendo si por eso fuera...a cambio nos vienen mafietas de chinos a montar sus tiendas(con el dinero que les prestan sus mafias) y a hacerse con los bares saltandose todo tipo de legislación y jodiendo , aun más si cabe, al comercio autoctono.

España , a no ser que sufra una abducción inexplicable, va a tener (de hecho ya la tiene) una sociedad formada por una minoria propietaria y dueña del capital, a sus funcionarios con los privilegios que no poseen los trabajadores del sector privado y una clase media y trabajadora que camina deprisa y sin freno hacia la proletarización, en esto, la inmigración ha sido un gran arma del capital empresarial.

Eso de las clases medias del franquismo es historia, la sociedad española lleva ya bastante tiempo proletarizandose, pero el trabajo sumergido y el abundante credito-hasta ahora- han ido engañando a la realidad creando un espejismo de cierta prosperidad.

A.J dijo...

¿Solución a esto?
En un mundo globalizado dificil, pero el mundo globalizado tiene fecha de caducidad, el dia que sea más caro traer buques cargados de China , por el coste del petroleo, que producir aquí, habrá terminado la globalización.
Aun así, la lucha contra la globalización no debe de cesar, la globalización no es solo económica.

Oso Solitario dijo...

En España los profesionales cualificados encuentran sólo dificultades, por los conocidos vicios que tenemos y que habéis descrito.

Pero es que además profesionales cualificados vamos a producir cada vez menos por los motivos que comento en el artículo.

El problema no es tanto que vengan chinos e indios a ocupar aquí trabajos de alto perfil técnico. Es al contrario que en los sectores de punta de la tecnología y la industria vayan a dominar ellos y nosotros volvamos a ser un país atrasado de mano de obra barata, turismo y pandereta.

Gran parte de la industria y capacidad técnica que se había construido se está perdiendo en España porque la infame clase política que tenemos lo ha permitido, y porque una masa enorme de parásitos, chorizos y vividores vive a costa de la parte del país, cada vez más reducida, que trabaja de verdad.

León Riente dijo...

Los países de Occidente necesitan ya hoy en varias áreas cerebros procedentes de otras partes del mundo donde vige una severa selección y el principio de la meritocracia. La carencia de profesionales preparados y especialistas de nivel en España es notoria, y algo parecido sucede en muchas otras partes. Ciertos perfiles técnicos simpemente no existen en número suficiente en nuestro país

Esto es cierto, Oso, pero me huelo que también hay algo más detrás de esto. Admitiendo, y hay pruebas sobradas en mi opinión, que la mayor parte de gobiernos europeos no son sino marionetas de un gobierno mundial plutocrático-financiero en ciernes, y en su obsesión por acabar con el estado-nación clásico europeo conformado sobre la homogeneidad racial, el introducir inmigración con alta formación contribuye a esta estrategia pues dota a los grupos inmigrantes de los líderes naturales de los que normalmente carecen (excepto musulmanes y chinos, que sí los tienen) y multiculturaliza ciertas élites en las estructuras económicas europeas.

Respecto a la "madre tigre", obviando los excesos que tú mismo has señalado, decir que esto explica muy bien parte del éxito general de los chinos a cualquier nivel que se considere. Es curioso, pero bien comprensible, cómo los pueblos de naciones dominadas por el marxismo político-económico clásico (R.P. China, Europa del Este) son los menos contaminados por el marxismo cultural, fenómeno posterior y que las oligarquías comunistas consideraron innecesario e incluso contrario en parte a sus intereses momentáneos, dado que ya tenían el poder y no necesitaban debilitar más a sus respectivas sociedades con esta variedad de marxismo que nosotros sufrimos.

José Antonio del Pozo dijo...

Lo de las madres tigre, en efecto, se presta a la crítica facilona, pero en el fondo, como bien señalas, les asiste la razón y el desprestigio de la educación y la indisciplina es lacra principal de nuestras sociedades.
Saludos blogueros

WWW.INFOCONTINENTAL.COM dijo...

Una vez la gente decida informarse podremos optar por una sociedad mas evolucionada. Pienso que lo más importante a tratar en el panorma nacional actual es la inmigración, pero siempre es bueno estar alerta de cualquier otro tema.

Por cierto, magnifico blog!!