miércoles, 17 de abril de 2013

LA EDUCACIÓN FEMINIZADA



Es un fenómeno cada vez más observado la mayor incidencia del fracaso escolar en los varones y en general los mejores resultados escolásticos de las chicas. Cuando se llega a la educación superior se observa también una mayor presencia de mujeres, aunque aquí hay una fuerte connotación sexual según los estudios. En Medicina y Derecho por ejemplo hay fuerte mayoría femenina, mientras lo contrario sucede en estudios técnicos como Ingeniería. Aunque en parte estos resultados puedna estar viciados por propaganda y falsificación –como cualquier tema donde metan mano las feministas- en general parece una realidad incuestionable que exista un cierto desnivel entre los resultados de los dos sexos.

Hay quien subraya que las chicas tienen una maduración más rápida que los chicos, con un cierto tono de triunfalismo, como si esto implicara que son superiores. A estos rebuznos feministas cabría replicar con Schopenhauer que cuanto más noble y elevado es algo o alguien, más tiempo necesita para madurar. Pero en cualquier caso, si las mujeres en una cierta etapa crecen más rápidamente que los hombres se deduce, si acaso, la conveniencia de una educación separada.

Lo cual es conveniente desde muchos otros puntos de vista porque las diferencias fisiológicas, caracteriales, de aptitudes y –como parece establecido- de maduración hacen totalmente aconsejable que unos y otras tengan por lo menos un espacio reservado en el cual están con alumnos de su mismo sexo, que al menos haya una parte de su educación en que no estén mezclados. Pero claro, esto va contra la nefasta ideología de los mentecatos igualitarios, que se empeñan en imponer una igualdad a la fuerza que no existe y es perjudicial para todos.

¿Perjudicial para ambos sexos? Ciertamente, pero aquí como en todo algunos son más iguales que otros. La igualdad a la fuerza en la educación se termina resolviendo, en la práctica, en una educación feminizada, cortada a medida para el sexo femenino, con un cuerpo docente feminizado en su mayor parte y –aun en el caso de maestros varones- frecuentemente de ideas progresistas, lo que quiere decir antiviriles, antipaternas, antimasculinas. Una educación castrante en la cual las tendencias masculinas naturales son reprimidas en una homologación al punto de vista femenino. Este es el ambiente general, pero es que además, para empeorar las cosas, las numerosas víboras feministas presentes en el cuerpo docente, activa y deliberadamente inculcan un sentimiento de inferioridad en los varones en cuanto tienen la ocasión de hacerlo. Esto último es algo que el lector puede creer o no, yo lo creo porque es el resultado de testimonios de varias personas a lo largo del tiempo, que merecen o merecían mi confianza.

Por todos estos motivos no es sorprendente que el fracaso escolar sea prevalentemente masculino, que muchos niños se vuelvan incontrolables porque les han robado su derecho a tener la referencia de figuras masculinas válidas, para confrontarse con ellas, ser educados por ellas, tomarlas como modelo. Nadie les ha enseñado realmente a educar su masculinidad, y menos aún un cuerpo docente feminizado e imbuido de las necedades dañinas de la pedagogía moderna.

Entonces no extrañará a nadie que esta masculinidad no educada correctamente se vuelva incontrolable. Ante las consecuencias de ello, puesto que el sistema educativo y la ideología perversa que lo inspira no reconocerán jamás sus errores, para ocultar su fracaso se sacarán del sombrero explicaciones peregrinas o enfermedades inventadas como la hiperactividad, auténtico fraude y mina de oro para los bandidos de la industria farmacéutica, cuya “solución” es drogar a los niños y adolescentes con psicofármacos cuando ya no se les puede controlar.

La gentuza feminista, por tanto, va consiguiendo poco a poco su objetivo que es aplastar a los varones. Puesto que naturalmente se trata de esto. No de la presunta inferioridad natural de los hombres de la que berrean las feministas, sino las campañas feministas de castración mental, de feminización de la enseñanza, de propaganda antimasculina, de represión de la masculinidad, de construcción de un sistema educativo cortado con un patrón femenino, y por último de una activa, consciente, infame voluntad por parte de las feministas en la enseñanza de crear un complejo de inferioridad en los niños varones.Esta es la realidad. Pero como buenas marxistas, si la realidad no cuadra con la ideología se interviene sobre la realidad aunque sea en modo brutal.

Como los hombres deben ser inferiores a las mujeres porque así lo quiere el dogma y el proyecto feminista, a este punto es necesario hacerles inferiores atrapándolos desde la más tierna edad.

Estas son las mujeres feministas, que lamentablemente hoy son en mayor o menor medida el prototipo de mujer moderna, que tras una fachada de arrogancia, independencia y agresividad antimasculina esconde un fracaso de profundidad abismal, con el cual antes o después deberá confrontarse. La mujer segura de sí misma y de su feminidad no intentará anular al varón; sólo la mujer fracasada como tal será una odiadora del varón, porque no puede triunfar más que de esta manera.

Y este es el fruto envenenado que ha cosechado la mujer moderna con su apoyo al feminismo. Perjudicar a sus propios hijos, castrarlos mentalmente, criar una generación de medio-hombres destinados a ser ciudadanos de segunda categoría. 

Sin extenderme más, doy este enlace a un excelente artículo proveniente de Francia. Ojalá fueran más las mujeres que, como la autora, comprenden el daño que a sus propios hijos está haciendo la nefasta ideología que domina nuestra sociedad.


Es digno de nota, en referencia a una frase citada en en este artículo, cómo la siempre repugnante Comunidad Europea no tenga nada mejor que proponer que esto:

"Únicamente los docentes (hombres y mujeres) que cuestionan su propio papel de género y el de sus alumnos pueden generar un cambio”.

Es decir más de la misma basura que está en el origen del problema.

La realidad es exactamente opuesta y hay que decirlo fuerte y claro. La degradación y la decadencia actual, en todo este ámbito de cuestiones, vienen de la ideología de género y del feminismo, y sobre todo vienen de la eliminación del Padre. Este es el crimen capital del Occidente moderno. El parricidio. Delito por el que esta sociedad perversa y decadente pagará antes o después, de una manera u otra.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Si se dijese que el centro de la Tierra lo constituye el jarabe de uvas, todos empezarían a imaginar si de las Riesling o de las Malbec.

http://www.youtube.com/watch?v=yCahFgNzcKU

Lo que asombra del vídeo es que ninguno de los hombres encuestados CUESTIONA la afirmación del "estudio".

Anónimo dijo...

Bueno, el caso es que en Noruega por ejemplo ya existen carreras universitarias y Másters dedicados por entero a los "Estudios de Género" Carreras enteras destinadas a fomara a los buenistas "educadores" del mañana dispuestos a subvertir la identidad sexual de infantes y párvulos por mor de la no discriminación, tolerancia, feminismo, pacifismo, etc...
http://www.uio.no/english/studies/programmes/genderstudies-master/index.html
http://www.uio.no/studier/program/kjonn/index.html
Ojito al dato.

Anónimo dijo...

1)Quisiera saber a qué se refiere lo de la "fuerte connotación sexual". ¿Tiene algo que ver con lo de este lejano ejemplo?:

http://www.youtube.com/watch?v=uemAScXdSWk

Con las alumnas secundarias paseándose en minifaldas, no debe extrañar que los IDIOTIZADOS varones fracasen. ¡¡Viva la educación unificada!!

2)Si aseguran que somos iguales, ¿cómo pueden tener "una maduración más rápida"?

Aryan dijo...

Gran artículo, Oso, solo haría algunas precisiones:

1- Lo de las diferencias de maduración es relativamente cierto, pero no ocurre siempre y además tiene una consecuencia final que las feministas ignoran o callan deliberadamente: una vez concluído el desarrollo, el hombre medio supera a la mujer media en madurez, así que no hablamos de una mayor madurez femenina sino de una ocasional precocidad femenina que no es lo mismo. Es una condición temporal que afecta básicamente a la adolescencia y que se desvanece a partir de los 20 años, con lo cual al final es el varón el que tiene la ventaja.

2-Yo hace años hubiera suscrito lo de la educación diferenciada pero a día de hoy no estoy tan seguro, aunque mis motivos no tienen nada que ver con las idioteces progresistas: primero pienso que sin una segregación racial esta carece de sentido, ya que científicamente hay muchas más diferencias entre dos varones (uno blanco y otro negro subsahariano con un CI medio de retrasado mental) que entre un varón y una mujer de la misma raza y cultura. Segundo las aseveraciones de que los varones son mejores en ciencias y las mujeres en letras podrán tener un cierto valor estadístico, pero no es aplicable a una escala individual: en España hemos tenido grandes literatos hombres como Quevedo, y ha habido grandes científicas mujeres como Curie. Por esto creo que en lo que se refiere a materias debe priorizarse la individualización por encima del colectivo genérico. Tercero porque con el carácter puede pasar otro tanto, no necesariamente todos los varones son como perros de presa a los que conducir como el líder de una manada ni todas las mujeres gatas mimosas a las que conducir a través de la cooperación. Y por último está el argumento sexual, pero la separación de sexos no anula la lujuria ni la inmoralidad, y de hecho bien puede llevar a aberraciones aún mayores que la fornicación. Lo que quiero decir es que me opongo a todo igualitarismo, tanto el absoluto como el intra-colectivo.

3-Por otro lado, la razón del auge de las licenciaturas femeninas no tiene tanto que ver con particularidades caracteriológicas (que en última instancia son individuales, no grupales, y han existido desde siempre) sino más bien con el método de enseñanza: hoy en día se premia la mediocridad del chapador profesional, y no la genialidad del librepensador reflexivo. Esto, dada la naturaleza pasiva y constante de las mujeres, las beneficia mucho más que a los varones proporcionalmente hablando. Por tanto, no tiene tanto que ver con los campos o el carácter sino con el método, obviamente si hablamos de materias y no de asignaturas absurdas de adoctrinamiento como EPC.

Un cordial saludo.

PD: ya te respondí a tu interesante réplica en el correo.

Max Romano dijo...

Lo de la fuerte connotación sexual es simplemente que se tienen preferencias distintas según el sexo.

Efectivamente los varones están idiotizados pero no solo en la escuela sino a todos los niveles y por identicas razones.

Los idiotas sesenteros pensaban que la revolución sexual era una maravilla porque los hombres iban a fornicar a todas horas. El significado REAL es que iban a ser dominados totalmente por la mujer.

Eso naturalmente las mujeres lo comprendieron perfectamente, los idiotas de las flores y la paz no lo entendieron jamás, y sus descendientes siguen sin entenderlo.

La igualdad naturalmente no existe ni existirá, es sólo una mentira instrumental para débiles mentales, utilizada cuando es útil para perjudicar al varón.

Max Romano dijo...

Aryan

Es claro que se habla de tendencias estadísticas cuando se tratan estas diferencias, pero representan diferencias precisas entre los sexos. Luego los casos individuales presentan naturalmente un amplio abanico.

La educación diferenciada, aunque sea en parte, la creo buena porque los varones necesitan ambientes masculinos para formarse correctamente, y análogamente las féminas. No es que deban estar siempre separados, pero deben tener un espacio reservado a la camaradería con el mismo sexo.

No es una casualidad que las formas de camaradería y asociación masculina sean cada vez más escasas y se vean con hostilidad, como es intencionada la ridícula denigración que ve homosexualidad encubierta en ellas. Todo esto, como la guerra contra el padre, tiene la intención precisa de evitar el desarrollo de una sana masculinidad.

Sobre la lujuria y la inmoralidad, la separacion de sexos no sólo no la anula sino que potencia la atracción introduciendo una sana separación, pero al mismo tiempo ayuda a que el sexo tenga su lugar y su momento, que no sea pandémico y presente en cada instante.

El Lector dijo...

Hola, enhorabuena por el blog.

Vaya por delante que las diferencias de CI deben tomarse con pinzas. A mi entender el movimiento se demuestra andando, como han demostrado todos los varones brillantes que Europa ha dado, y la inteligencia es una cualidad lo bastante rica y escurridiza como para encuadrarla con tests de triangulitos y figuritas.

El mensaje es claro: "la sociedad no puede permitirse el lujo de perder el gran capital intelectual de la mujer en tareas tan bobas y banales como administrar un hogar y criar hijos sanos". El panorama tradicional, que un salario dé para tener una buena casa y sacar adelante dos hijos, es de pesadilla para quienes viven en su torre de marfil gracias a que ahora trabajan los dos cónyuges y sus dos salarios dan para tener una hipoteca de tres décadas y sólo un hijo.

Lamento no tener link a un estudio que demostraba que, sí, a los 9-10 años las niñas están más desarrolladas y espabiladas que los niños en todas las materias .... pero si a las niñas se les pide que dibujen el mecanismo de una bicicleta no saben, mientras que los niños lo representan a la perfección.
La ventaja de las niñas pudiera deberse a un proceso de feminización biológica que sufre Occidente hoy, debida a la contaminación con disruptores endocrinos, y que arroja unas cifras que aterran: por ejemplo, en Dinamarca la primera menstruación se ha adelantado 2 años en una generación. Tal vez eso explique su ventaja, que si fuera natural no me quitaría el sueño.

Un saludo.

Anónimo dijo...

-“inculcan un sentimiento de inferioridad en los varones en cuanto tienen la ocasión de hacerlo”: De forma sutil, por supuesto. No llamándoles directamente inútiles, sino decirles “aprendan cómo lo hacen Ana y Beatriz”. Comparación ésta que no es exclusiva de profesoras, el vicio proviene, además, de las propias madres en la cotidianidad.

-“la referencia de figuras masculinas válidas”: Nada raro es ver hoy a futbolistas celebrar sus goles dibujando corazones con sus manitas juntas.

Aquí el bailecito de un ídolo:

http://www.youtube.com/watch?v=s-iQcsuTqxM

La payasada anterior no tiene nada que ver con esto:

http://www.youtube.com/watch?v=83GpTllfpkU

¿Debemos deducir que el nivel de masculinidad en Nueva Zelanda es pronunciado? ¿O será únicamente parte del show? Como sea. Pronto ellas exigirán que se suprima este varonil rito, o, mejor todavía, no pasará mucho tiempo hasta que las veamos imitándolo.

Anónimo dijo...

Muy acertado el comentario sobre el ptototipo de mujer contemporánea, tras la cual se esconde un fracaso tanto personal como sentimental de enormes dimensiones y busca una compensación para no ver la realidad de su vida desahogándose mediante el odio hacia los hombres, triste, pero es así.

Max Romano dijo...

Efectivamente la feminización de Occidente es un fenómmeno a todos los niveles y merecería ser analizado exhaustivamente. Gracias por vuestras aportaciones.

En efecto las figuras masculinas válidas son casi inexistentes, y todo lo que se le parezca algo es sistemáticamente denigrado.

Esto es parte del fracaso femenino que está llegando ¿Qué harán las mujeres en un mundo feminizado?

Por cierto que en mi comentario anterior la redacción del último párrafo es desafortunada. No quería decir que la educación separada es buena porque aumenta "la lujuria y la inmoralidad" sino que ayuda a poner el sexo en su lugar y que no ocupe toda la atención.

Manuel León López dijo...

Suscribo buena parte del artículo. Tampoco hay que dejar de señalar que buena parte de las responsabiidad de lo que está sucediendo lo tienen los propios hombres, al haber asumido ese "pecado original" con el que las mujeres (ya no hablo sólo de feministas) nos pretenden inculcar, y por un complejo de inferioridad no denunciar en voz alta y públicamente toda esta presión y violencia que ellas ejercen con todo el reconocimiento y aparente legitimidad. El tema desde luego, no se agota en un artículo, aunque tengo la intuición que como sociedad, al menos aquí en España, vamos hacia el abismo y ¿sabeis quienes serán los responsables?, muy fácil: "el hombre y su patriarcado", porque ya sabemos, "que si el mundo fuese gobernado por mujeres, éste sería un lugar mejor", y ésta como cientos de mamarrachadas similares son asumidas por una inmensa legión de meapilas, que llevados por su pulsión sexual o simplemente para ser aceptados, proyectan sobre la mujer virtudes, que realmente no tienen.

Anónimo dijo...

“Ojalá fueran más las mujeres que, como la autora, comprenden el daño que a sus propios hijos está haciendo la nefasta ideología que domina nuestra sociedad”: ¡¡A buen santo nos encomendamos!! Su espíritu de gremio (como también lo describe Schopenhauer), sumado a su actual predilección por el Derecho, las proporciona el blindaje perfecto.

Tal vez, y solo tal vez, las mujeres (nótese que no digo feministas) no deseen el fracaso del varón, pero ha resultado ser provechoso: la inversión del roles.

Recuerdo aquella teleserie de los años ochenta, Who’s the boss?, en la que el amo de llaves era un italiano. Adefesio de hombre que, para “no perder el único resto de masculinidad”, desarrollaba su musculatura en el sótano de la casa.

Frel dijo...

Buen texto, estoy de acuerdo con su contenido, el modelo educativo es contranatura, intenta alterar las leyes de la naturaleza, lo cual es totalmente contraproducente, los efectos ya los estamos viendo. Las estúpidas teorías igualitaristas sólo conllevan a aumentar más la descomposición social que actualmente padecemos ya que lo que pretende en el fondo es someter al género masculino y reducirlo al mínimo.

Anónimo dijo...

Creo que la base del problema está en la educación secundaria. Es decir, el partido socialista se cargó el mérito que conllevaba la EGB-BUP-COU por la eso y el bachillerato. Las consecuencias todo el mundo las conoce. A partir de ahí se crea un tipo de enseñanza para favorecer a las mujeres que en aquella época prácticamente no tenían presencia en carreras técnicas, medicina, matemáticas, etc. El resultado de todo ello es una enseñanza de carta blanca femenina cuyas consecuencias se verán en el futuro. Cuidado, también el partido popular tiene culpa en no cambiar el modelo, el problema es que la presión mediática y social sería brutal. A mi me parece lamentable. Mi generación, soy del 79, tuvimos que hincar los codos para estudiar. Ellas los hincan menos y tienen entre 2 y 3 puntos de diferencia que les permite acceder a las carreras que les de la gana. Intolerable. Y para rematar, algo que ha ocurrido en la universidad de valencia: una profesora le puso una matricula de honor a una alumna en...¡ una revisión !, cuando por ética o por ley debería estar prohibido. Así está el panorama. Y cambiar no lo va a hacer. Primero haría falta una renovación total en TODA la clase política, y lo segundo poner de patitas en la calle al profesor / a que actúe ilícitamente.

A.J dijo...

La feminización masculina va a la par de la masculinización femenina.
El objetivo(como todo en la ideología totalitaria de nuestro tiempo) es el igualar a todo, la alienación.


Al sistema le interesa una sociedad feminizada ya que el consumismo y la sumisión son carácteres más típicamente femeninos.
El carácter viril es combativo y problemático y eso no interesa para nada al sistema, es decir, a las élites occidentales del capitalismo global y sus mamporreros liberales y progreesistas.

Nicolás Sepúlveda dijo...

Es terrible ver ahora cómo se ha ido degenerando el concepto de género, hasta el punto que hay quienes llegan a decir que el género no existe, como Simone de Beauvoir, ídola de las masas feministas, que afirma que "No se nace mujer, se hace". Qué estupidez más grande, basta ver el aberrante experimento John/Joan para darse cuenta que el género sí existe, que hombre y mujer son diferentes y complementarios, y si han actuado de una forma diferente cada uno a través de toda la historia no es por azar. Ahora se ve a mujeres practicando Boxeo, Fútbol, Artes Marciales, etc. Disciplinas esencialmente masculinas. Y esto en conjunto con la hipersensibilidad de la sociedad respecto a estos temas, cualquier comentario y eres un "machista de mierda". Lo peor es que ahora hay hasta hombres feministas, increíble. Ahora las mujeres ven como algo negativo depender de un hombre, y como dices, tienen esas ansias de superioridad, y como siempre los medios masivos apoyan este desastre. Como dice A.J. el espíritu guerrero, poderoso, revolucionario del hombre quiere ser disminuido por todos estos poderes, entonces, feminizándonos, es decir debilitándonos a todos, se crea una sociedad de estúpidos y cobardes. Esta propaganda ha funcionado tan bien, que ya es imposible sacarle las ideas feministas de la cabeza a una mujer e incluso a un hombre. Espero que podamos detener esto algún día antes de que sea tarde y hacer despertar a las masas tan débiles de mente que se han dejado dominar por esta propaganda y esta absurda idea. Saludos.